Índice

Verdad: analítica o reactiva

Grupo Elron
Sección Autoconocimiento y Salud - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

 

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.

 

Somos más sinceros cuando estamos iracundos

que cuando estamos tranquilos.
Marco Tulio Cicerón.

 

 

Se dice que cuando la persona está reactiva lo que hace es descargar su dolor, sea éste físico o espiritual. Por lo tanto, sus palabras no deben ser tenidas en cuenta, porque la persona reactiva solo busca  herir al otro. En cambio, la persona que está analítica, tiene la mente clara dice lo que en verdad siente en ese momento.

Pero... ¿esto es tan así?

La persona que está dominada por la mente reactiva y solo se rige por sus impulsos... ¿puede dilucidar claramente como para generar una mentira? ¿No está sepultado su análisis bajo una montaña de esos impulsos? Por el contrario, la persona que está totalmente analítica... ¿no tiene la lucidez necesaria como para preparar una mentira?

Razonemos: Una persona que actúa dominada por impulsos... ¿puede expresar lo que no siente solo para lastimar? ¿O en ese momento, presa de su mente reactiva, lo que hace es volcar su veneno, acumulado en períodos donde se presumía que la persona estaba analítica cuando, en realidad, su mente reactiva en estado pasivo manejaba todo, haciendo que junte en su interior, lo que consideraba una agresión o una ofensa?

Se debe tener en cuenta que el Ego, fruto nefasto de la mente reactiva, hace que la persona disfrace sus roles. Y mucha gente confunde a la mente reactiva pasiva (pero que sigue trabajando) con la mente analítica. Esta última logra que el ego esté integrado casi en su totalidad y, de esa forma, la persona no está susceptible, no se ofende, no "junta" como si fuera un tacho de residuos y así, tampoco "escupe" después ningún veneno... porque no tiene nada acumulado adentro.

Conclusión: ¿Quién dice la verdad? ¿La persona que está dominada por sus impulsos, bajo el poder de la mente reactiva? ¿O aquella que se mantiene analítica, sin ningún impulso que la domine?

 

Parte 2

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: Te escribe un colaborador para aclararte el tema de la verdad en ambas mentes, la reactiva y la analítica.
Tú sabes que soy profesor de la anterior técnica (mi guía espiritual es Ruanel) y conozco cómo actúa cada mente.


Es importante aclarar el funcionamiento de la mente reactiva y la mente analítica. Si una mujer tiene un engrama cuyo contenido verbal es: "Todos los hombres son pervertidos", (hay mujeres que están llenas de ese tipo de engramas) razonará sobre esta base y como no sabe de dónde proviene esta idea sobre los hombres (no puede saberlo porque el engrama entra subrepticiamente en la mente reactiva, es decir, no pasa por la mente consciente o analítica), tiene que computar o razonar forzosamente con esa idea.


¿Qué hace entonces? Racionaliza o justifica de cualquier manera la idea (reactiva y por lo tanto irracional, obviamente) de que todos los hombres son pervertidos.
¿Y qué sucede si esa mujer no tiene absolutamente nada en contra de los hombres y muy por el contrario siempre se han portado bien con ella? Pasa que ella entonces los aprecia. 
Naturalmente, allí se está produciendo un conflicto, pues tiene que computar necesariamente con ese engrama que le dice que todos los hombres son unos pervertidos. Entonces inventa un motivo para que no haya conflicto. Por ejemplo:
"Todos los hombres son pervertidos y a mí me trataron bien porque seguramente quieren acostarse conmigo".


Esto se ha visto siempre en las sugestiones hipnóticas: cuando a una persona se la hipnotiza y se le da una orden completamente idiota, como sacarse las medias y colgarlas de la lámpara cuando despierte, la persona lo hará, pero justificará de alguna manera esa actitud idiota: -Me voy a sacar las medias porque hace mucho calor aquí y las colgaré de la lámpara porque allí se les va a secar la humedad que traían.
La justificación o racionalización de las actitudes llamadas irracionales, impulsadas por los engramas reestimulados es una constante de la dramatización.
La persona que dramatiza un engrama cree sinceramente que sus ideas parten de su libre razonamiento, ya que si descubre que su idea proviene de un engrama, el mismo se libera de esa carga y no afecta más a esa persona.


En Dianética existe una técnica llamada Auditación, que tiene la clave de llevar a la persona hasta el suceso donde se grabó la orden hipnótica y que conscientemente examine el contenido del engrama, en cuyo caso se efectúa una duplicación y, por una ley física, se produce de esa manera una desaparición (el ejemplo de la línea de lápiz a la que se le pasa una goma de borrar). De esa forma la persona queda clear o libre de engramas.
Pero volviendo a lo que tú decías, si el engrama es una orden hipnótica, la persona engrámica no miente ni dice la verdad, simplemente actúa irracionalmente.

Parte 3

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Estimado colaborador: Es muy interesante tu conclusión sobre los engramas, pero independientemente de eso, cuando una persona reactiva te agrede de palabra. Ej.: ¡Eres un inservible! ¡Lo que haces no sirve para nada! - Y al día siguiente, ya analítica, esa persona comenta: - Debe ser interesante lo que escribes...
¿No? - Yo no le creo sus halagos. Pienso que dijo en verdad lo que pensaba cuando estaba reactiva y manejada por los impulsos. Y no ahora, cuando tiene su ética totalmente analítica y habla diplomáticamente.
Entiende que si hay un impulso reactivo, la persona no está preparada para mentir. No hablo de datos falsos o no, de órdenes hipnóticas implantadas y todo eso. Hablo de cuando la persona está dominada por sus impulsos y te insulta o te agrede de palabra con adjetivos descalificadores. ¡Ahí dice lo que siente!
Es cierto que el engrámico dramatiza y crea roles de control, pero también es cierto que lo que dice "le sale de adentro" y ahí no hay engaño posible.
Analicemos directamente a quienes nos rodean y, por diversas razones justificadas para ellos), nos agreden... lo dicen en forma espontánea, es lo que sienten en verdad.
Supongamos que, hipotéticamente, yo me enojara contigo, tuviera merd acumulada y te espetara:- ¡Siempre el mismo fracasado! ¡Nadie te tiene en cuenta! - Y cuando estoy analítico comento en tono conciliador: - Discúlpame, creo que estuve desubicado. En realidad, no quise decir eso. - Si lo dije, es que dentro mío (de mi ego) lo sentía. Y no mentía. Por lo menos, no me mentía a mí. Seguro que era un concepto aquí, si fue para descargarme, para herirte, etc. Solo sé que en ese momento no me mentía.

Parte 4

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: Hemos llegado a un punto, profundizando tanto, que todo es blanco, con ligeros matices de blanco, apenas perceptibles. No sé si se entiende lo que quiero decir.
Lo que tú me comentas está perfecto, pero tratemos de dilucidar algunas cosas que siembran duda. Es sumamente importante que nosotros tengamos las ideas claras para luego poder transmitirlas sin dudas de ninguna naturaleza. Fíjate que en tu ejemplo hay dos egos distintos que toman el mando: uno te tira toda la merd y el otro, más tarde, te pide disculpas y te dice todo lo contrario del ego anterior. Esta persona del ejemplo es obvio que no tiene integrado los yoes, ya que según qué ego toma el mando, así actúa.

Sabemos que hay muchos egos: Hay un ego que siempre miente, hay un ego que no puede dejar de decir la verdad, hay otro ego que siempre insulta, un ego que siempre es contemporizador. ¿Qué valor tiene entonces lo que dice uno de los egos que puede asumir cualquiera de los roles? Ninguno, como no lo tiene ninguno de los egos. La pregunta que te hago es: ¿Por qué le vamos a dar valor a uno de los egos en desmedro de los otros, si ningún ego vale nada? Porque solo es un rol que dura hasta que otro ego tome el mando. Solamente tiene valor lo que dice la persona cuando la misma tiene el ego integrado. No solo piensa de otra manera... actúa de otra manera. Pongo como ejemplo a una persona cercana a mí que, como todos, tiene varios yoes. Uno de los cuales es una máquina de decir sandeces, otro es un yo amoroso, otro es un yo mentiroso, otro siempre me da consejos, otro me culpa de todo... ¿Cuál rol es en verdad el que asume esta persona? ¡Ninguno, porque todos los yoes egoicos son máquinas! 


En conclusión, si alguien me dice hoy que soy un fracasado y mañana me dice todo lo contrario, pienso que nada de lo pueda comentar esta persona tiene valor... ni cuando dice que soy un triunfador ni cuando afirma todo lo contrario.

 

Parte 5

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Estimado colaborador: Sé que el rol del ego es odioso, amoroso, pedante, humilde, soberbio, engreído... y no terminaríamos más de enumerar los roles. Pero sí sé que el ego nunca pasa inadvertido, porque es protagonista, aunque sea en el rol de víctima.
Dejando de lado los roles, cuando la mente está reactiva y la persona te ataca, no creo que sea dulce, zalamera, amorosa, humilde y obsequiosa, sino todo lo contrario. Va a ser agresiva... y ahí está la clave: ¡Va a ser difícil que mienta! No creo que mienta para herir. Doy un ejemplo: Sabe que tú eres un triunfador y te dice fracasado para molestarte. Eso no es válido en la persona reactiva. Lo que te diga lo va a sentir. Va a estar convencida de ello. Si te cree un triunfador te va a incomodar espetando: - ¡Triunfaste a costa de otros! - pero no se va a mentir a sí misma.
Acá no hablo de roles... hablo de impulsos, de instintos.

 

Parte 6

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: A veces damos por sentado que estamos hablando de lo mismo, cuando no es así. Es decir, si yo hablo de casa y pienso en la casucha del perro, y tú hablas de casa y piensas en un palacio, el entendimiento se hace difícil. Esto lo aclaraba muy bien Gurdjieff.
Tú comentabas que "la persona reactiva es rarísimo que mienta cuando está fuera de control". Voy a demostrar que esa frase no tiene sentido. Veamos por qué: Recurramos primero al Diccionario de la Real Academia y veamos qué significa "mentira" y qué, "verdad".

Mentira: Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, cree o piensa.
Verdad: Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o piensa.

De estas definiciones surge que, por definición, tanto la mentira como la verdad, son conceptos analíticos. Es decir, propios del razonamiento consciente. Por lo tanto, decir que una persona reactiva puede mentir o puede decir la verdad es un contrasentido, ya que decir la verdad o decir una mentira, es patrimonio de la mente consciente (analítica) y no de la mente reactiva.
Pasemos ahora a la mente reactiva y a los engramas. Un engrama no es experiencia (experiencia es la enseñanza que se adquiere con el uso, la práctica o el vivir que permite actuar racionalmente), sino acción impuesta imperativamente.
Voy a repetir esto último porque es de importancia extrema: el engrama es acción impuesta al organismo o a la mente analítica en forma imperativa.

Como conclusión, una persona reactiva que tiene como contenido engrámico: "todos los psicólogos mienten", cada vez que ese engrama se re estimula reaccionará (observa que no dije "pensará") así: "Jorge + psicólogo + mentiroso". En este caso, la persona reactiva ni dice una vedad ni dice tampoco una mentira, porque estos conceptos, como dije, solamente los puede verter una persona que está consciente (analítica), ya que la persona reactiva tiene una disminución considerable de la conciencia o del poder analítico, por lo que no tiene la menor idea de lo que está diciendo. Solo es un actor recitando un papel aprendido.

Por otra parte, deseo aclarar algo muy importante. Observa que las definiciones del Diccionario de la Real Academia sobre mentira y verdad, no tienen nada que ver con la mentira y la verdad como realidad objetiva, ya que se trata de meros juicios (realidad subjetiva) de la persona, los cuales pueden estar totalmente equivocados, sea por tener datos falsos o por tener pocos datos.
Por ejemplo, si mi pareja me dice, estando bien analítica (tiene momentos analíticos) que soy un escritor fracasado porque no tengo una prosperidad económica estable, está procesando datos falsos o pocos datos, porque no pone en el programa que se puede ser exitoso en lo popular, aún no habiendo un respaldo económico total.
Y si me dice lo mismo estando reactiva, simplemente está dramatizando uno o varios engramas, que la fuerzan imperativamente a decir que soy un fracasado. Y si llego a auditarla, con seguridad llegamos a un engrama en el cual su madre le decía lo mismo a su padre. Y ella me aplica el contenido de dicho engrama como si fuera un loro.
Pero el asunto es más complejo aún de lo que parece, pues en materia de engramas todo es impredecible, ya que el mismo engrama opera en cada persona de forma distinta.

 

Parte 7

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Estimado colaborador: Tu argumento brilla por lo exacto, pero así como dijiste que en materia de engramas todo es impredecible, también lo es en los diálogos que estamos teniendo. Hay una mente reactiva que tiene como contenido distintos tipos de engramas. Uno es el equivalente a una acción que fue impuesta en forma imperativa. Otro puede ser el engrama "instintivo", basado solo en los impulsos internos de cada ser humano.
Por eso, aunque exista el dato estable de que la mente reactiva ni miente ni dice la verdad, sé que una persona engrámica "va a decir lo que siente". Hablo de la persona que está dominada por sus impulsos.
Esto es independiente de lo que pueda decir una base de datos. La persona impulsiva no va a dar cabida a la mentira. Estamos tirando de una madeja de 10 Km. de largo. Recuerda que no se aprende al final de la tarea, sino durante la misma.

 

Parte 8

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.

Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: La mente reactiva es, por definición, una máquina que reacciona como una máquina. Y una máquina no es responsable: aprietas un botón y anda, aprietas otro botón y se para. Tú, al decir: "sé que una persona engrámica va a decir lo que siente", me estás diciendo en realidad que una máquina va a decir lo que siente. Y eso es absolutamente imposible. La mente analítica puede decir lo que siente. La otra mente, la mente reactiva, siendo una máquina, no puede decir lo que siente. Nunca. No puede haber confusión en esto.

El Thetán o espíritu encarnado forma parte de la mente analítica. Esa es la mente que razona. Pero si hablamos de la mente reactiva y los engramas, estamos hablando de una máquina en todo el sentido de la palabra. Y cualquier cosa que le atribuyamos que no sea de una máquina, como eso de "sentir", es un error. Tú le estás atribuyendo a la mente reactiva cualidades que solamente tiene la mente analítica. Ten en cuenta que si dices "persona engrámica" estás diciendo en realidad "persona - máquina", y a una persona que actúa como una máquina, en el verdadero sentido de la palabra máquina, no se le puede atribuir sentimientos, ni mentiras, ni verdades, ni nada... pues esa persona obra como una máquina, camina como una máquina, habla como una máquina.
Esta diferenciación es fundamental, porque si hablamos de mente reactiva, hablamos de máquina y si hablamos de mente analítica, hablamos del alma, Yo Superior o Thetán, que es el que verdaderamente piensa.

 

Cuando la persona está reactiva, el Thetán o Yo superior no puede manifestarse, porque la mente analítica se encuentra desconectada, total o parcialmente. Ha "tomado el mando" la mente (máquina) reactiva, que no piensa, no siente y no razona, pues reacciona exactamente como lo haría una máquina.

 

Parte 9

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Estimado colaborador: Ya sabemos que la casualidad no existe y logro entender (de verdad) que engrama = máquina. Y una máquina no siente, no miente, no nada... pero ¡Qué casualidad! Cuando la persona está reactiva "dice" lo que siente. Me corrijo: Lo que no siente, pero piensa. Me corrijo: Lo que no piensa, pero sabe. Me corrijo: Lo que no sabe, pero cree... y ahí llegamos al quid de la cuestión. Creo que el Thetán o Yo Superior sí participa de la mente reactiva, porque el Thetán PUEDE ser reactivo. ¿Los espíritus del error no son reactivos acaso?
Es un tema complicado, pero la persona reactiva CREE lo que está diciendo. Por lo tanto, no miente. Según Dianética, cuando la persona tiene engramas, ES una máquina. De acuerdo. Entonces, las máquinas no mienten. ¿Y si las programas para mentir? ¿No van a mentir acaso? Entonces llego a la conclusión (lo ratifico) que hay dos mentes reactivas y dos tipos de engramas: La mente reactiva automática, que canaliza engramas mecánicos y la mente reactiva instintiva, que tiene engramas impulsivos. Ambos engramas son nocivos.
El engrama mecánico es el tradicional, el descubierto por Ron Hubbard, el creador de Dianética. Y el impulsivo es el que detecto yo a través de diversas investigaciones. Este es un engrama instintivo, producido por la mente reactiva "antigua", esa mente que acompañaba a los primeros primates (hay un artículo sobre esa mente reactiva que se basa en los instintos primarios en la sección Notas), cuando la mente analítica no existía.

 

Parte 10

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: Estoy completamente de acuerdo con las conclusiones a las que llegaste. Como tú no cambiaste de postura desde el principio y yo tampoco, creo que se ha producido lo que Gurdjieff advertía, que dos personas pueden polemizar creyendo que opinan distinto y, sin embargo, están perfectamente de acuerdo. ¿Por qué puede pasar algo así? Simplemente porque, como se dice esotéricamente, "las palabras velan". Nunca reflejan con exactitud la verdadera idea. Si yo hablo de blanco y tú también hablas de blanco, puede ser que yo me esté refiriendo al blanco normal del papel carta y tú, al blanco puro de la nieve.


Cuando hablamos de la palabra mentira, mientras yo pensaba en la definición del Diccionario, en el sentido de que solo los seres vivos pueden mentir o decir la verdad, tú hablabas (o pensabas) que una máquina puede programarse para mentir. ¡Y ambas posturas son perfectamente válidas! Por eso es tan importante establecer las bases de la discusión, porque se puede profundizar hasta el infinito, haciendo diferencias cada vez más sutiles... Con respecto a que hay dos tipos de engramas: el mecánico y el impulsivo, creo que tenemos que llegar a la esencia de lo que estamos debatiendo, porque el engrama, por definición, es mecánico. ¿Y el impulsivo, a su vez, no es mecánico?


Y observando la mente reactiva y la analítica, creo que hay mucho que estudiar en ellas todavía. Es probable que tengan muchísimas funciones que ignoramos. Y todavía queda por resolver el rol de la mente analítica, porque si es el espíritu el que analiza y transmite los conceptos, y el cerebro es el que los decodifica para convertirlos en lenguaje, habría que darle una nueva denominación: Mente decodificadora (de los pensamientos del Thetán, obviamente).

 

Parte 11

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Estimado colaborador: Es muy buena tu conclusión sobre la "mente decodificadora".
Lamentablemente, la mente analítica tiene interferencias para decodificar conceptos del propio espíritu. El que interfiere permanentemente en la "transmisión" es el ego, ese lastre que casi todo espíritu tiene en forma de diversos yoes. Hay gente que vive en forma permanente interpretando roles, tratando de manipular a sus semejantes, ya sea con el papel de inquisidor o con el rol de víctima. Esos roles son los que evitan una traducción exacta de un concepto espiritual y así, la gente no escucha "la voz de su conciencia".
Entonces, si el concepto de un espíritu es una idea que interpreta una verdad y ese concepto es "falseado" o mal decodificado, debido al ego... ¿cómo sabemos si lo que dice la persona analítica es una verdad?
Claro, - me responderás - pero en el instante que la persona no traduce fielmente los conceptos que le dicta su conciencia, esa persona deja de estar analítica y se transforma en reactiva.
Las conclusiones a las que estamos llegando son atrapantes, pero no creo que seamos más sabios por ello. El hecho de ir adquiriendo conocimientos (y trabajar sobre los mismos) nos da la posibilidad de ir elucubrando nuevas ideas. Y así llegamos a nuevas conclusiones.
Pasa lo mismo con la ciencia. Ahora se avanza sobre la genética a pasos agigantados, porque HAY UNA BASE SOBRE GENETICA. Antes era todo más dificultoso, más lento.
Por eso nosotros avanzamos sobre los engramas... porque tenemos una base.
Gurdjieff hablaba del hombre autómata y no tenía un conocimiento previo de los engramas. Ron Hubbard tenía en claro qué era un engrama, mas no conocía en profundidad el rol del ego. Imagínate a esos dos grandes Maestros con una base sólida sobre temas que podrían haberlos enriquecido aún más. ¿Cuánto más hubiera avanzado Ron si en aquella época hubiera asociado el ego a la mente reactiva?

 

Parte 12

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: Tiene razón Gurdjieff cuando dice que el hombre es una máquina y que las máquinas no cambian. El camino del que hablaba Elanio en "Mundos desconocidos" -donde mueren los hombres y nacen los dioses- comienza precisamente cuando uno se da cuenta que es una máquina y quiere dejar de serlo. Pero... ¿quién acepta fácilmente que es una máquina y que nada hace, sino que todo le sucede? Y sin este primer paso no hay evolución posible. Recuerdo que hace poco leí un comentario respecto del hombre-máquina al que hacía alusión Gurdjieff y me pareció completamente atinado. Lo que sucede es que en la época de Gurdjieff se consideraba que el hombre tenía una sola mente y a ella se le echaba la culpa de todos los desatinos que cometía el hombre. Así como Juan Zebedeo, al relatar el Apocalipsis, hacía alusión a "los pájaros de hierro que desovan huevos de fuego", que en esa época no se sabía a qué se estaba refiriendo (hoy cualquiera sabe que son los aviones que arrojan bombas que incendian poblados), así también Gurdjieff tenía que hablar en forma simbólica y decir que los hombres eran máquinas y las máquinas solo hacían acciones mecánicas.


El descubrimiento de la mente reactiva y de los engramas estaba previsto para más adelante. Gurdjieff también decía que el hombre no hacía nada y que todo le sucedía. Eran palabras muy duras para la época, porque... ¿qué peor cosa se le podía decir a un hombre que comparar sus acciones con las de una máquina? Hoy, sin embargo, sabemos a qué se refería Gurdjieff. Lo que el Maestro llamaba "acciones mecánicas" hoy las llamamos "dramatizaciones". ¿Qué es dramatizar? Dramatizar es repetir en forma mecánica, automática, lo que a uno le ha sucedido en otra oportunidad (engrama). La dramatización es una acción irracional, porque se realiza fuera de tiempo.
Pongo por ejemplo a un hombre que, cuando era pequeño, lo mordió un perro y le causó una impresión negativa (esto es técnicamente un engrama, una grabación de este suceso a nivel celular, como si fuera una orden hipnótica). A medida que va creciendo, cada vez que ve un perro, manso o aún enjaulado, este hombre se asusta o en algunos casos, se aparta en forma automática de allí.


Éste es el sentido que le quería dar Gurdjieff a sus palabras: el hombre actúa como una máquina, sin darse cuenta que su accionar es totalmente irracional. Si el contenido de un engrama es: "las mujeres son todas traicioneras", la persona que tiene dicho engrama razonará sobre la base de que no se puede confiar en ninguna mujer. Si esto no es un pensamiento mecánico, no sé entonces cómo se lo puede llamar.
Cada prejuicio, por ejemplo, tiene como trasfondo el contenido de un engrama que dicta ese prejuicio (contra el color de piel, contra determinada religión, contra un físico obeso o delgado, contra los hombres, contra las mujeres...). Y la persona opinará prejuiciosamente sin siquiera darse la más mínima cuenta de que está siendo impulsado en forma imperativa a pensar así. Una máquina (la mente reactiva) dirige sus actos y sus pensamientos.


Solamente un clear, es decir, el que está libre de engramas, puede opinar por sí mismo, racionalmente. Un clear no tiene acciones mecánicas. Puede actuar estúpidamente, pero siempre será luego de evaluar las posibilidades, y se equivocará porque evaluó mal y no porque actuó de forma reactiva (irracionalmente).
No obstante, aunque una persona no sea clear, el solo hecho de saber que existe la mente reactiva, que existen los engramas y que éstos pueden re estimularse como si fueran órdenes hipnóticas y hacernos "dramatizar" (es decir, pensar o actuar irracionalmente), ya es una ayuda. Quiero dejar en claro que la conducta aberrada es enteramente dramatización de engramas. El grado de dramatización está en proporción directa al grado de reestimulación de los engramas que la causan. El engrama se graba en la mente reactiva, a nivel celular, con lo que sucede en el exterior, y no importa si es real o ficticio: la mente reactiva no se pregunta eso antes de grabar. Graba y listo, similar a un grabador, que es una máquina y no piensa. Los grandes Maestros también tenían mente reactiva y no podían evitar ese tipo de grabaciones. Todo espíritu tiene mente reactiva. Solo aquel que tiene integrado su ego puede ser inmune a los engramas.

 

Parte 13

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Jorge Olguín: La mente reactiva es inherente al espíritu. El secreto está en lograr que sea campo yermo para que los engramas no puedan ser implantados.

Colaborador: No es tan sencillo integrar el ego, el lastre que permite a los engramas grabarse a nivel celular. Quiero comentarte algo que me llama mucho la atención: Las acciones mecánicas o dramatizaciones hacen que el ser humano parezca "dormido".

Jorge: Es cierto, las entidades de Luz saben que hay un núcleo reducido de personas que han despertado. Y esas personas tienen la enorme responsabilidad de despertar a los demás, tarea por demás ardua, porque nadie cree estar durmiendo.

Colaborador: Ouspensky, en su libro sobre Gurdjieff: "Fragmentos de una enseñanza desconocida", relata una experiencia que ejemplifica lo que hablamos. "Mientras caminaba por la calle Trotsky, de repente vi que el hombre que venía hacia mí, estaba dormido. No podía existir la menor duda. Aunque sus ojos estaban abiertos, caminaba manifiestamente sumergido en sus sueños. Después vino otro, igualmente dormido. Un cochero dormido pasó con dos clientes dormidos. Y de repente me vi en la situación del Príncipe de La Bella durmiente. Todo el mundo a mi alrededor estaba dormido. Era una sensación precisa que no dejaba lugar a duda alguna. En el momento en que mi atención decaía, cesaba de ver a los dormidos porque, evidentemente yo mismo me había hundido en el sueño".

Jorge: Los filósofos de cada época, que han despertado, siempre han tratado de alertar a esa humanidad dormida. La tarea continúa. Hay gente que todavía confunde el ego con la autoestima. Otros están cómodos protagonizando el rol de víctima. No todos quieren ser despertados, pues desean continuar con ese papel protagónico.

Colaborador: Para finalizar, te hago esta pregunta: La verdad... ¿Es analítica o reactiva?

Jorge: La verdad es el Amor. Si amas de verdad no cabrá en ti la mentira. El Amor no da cabida al ego y sin ese lastre, no hay implante engrámico. Sigo sosteniendo que esa mente instintiva no podía elucubrar mentiras y la mente analítica sí puede hacerlo.
Solo el Amor puede lograr que la verdad sea también analítica.

 

Parte 14

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Querido Jorge: Con las explicaciones que daré a continuación espero traer más luz a la cuestión sobre si la verdad es analítica o reactiva. Supongamos que mi esposa, durante los 30 años de matrimonio, ha formado un concepto de que yo soy un marido trabajador. Luego va al dentista a hacerse una cirugía bucal, la anestesian totalmente y la enfermera, conversando con el dentista, le implanta un engrama que dice: "Todos los maridos son vagos". Más tarde, a mi esposa se le re estimula este engrama, lo dramatiza y me acusa de ser un vago. En este caso la mente reactiva no dice la verdad, sino que "miente", porque dice que soy un vago cuando, en realidad, ella piensa que soy un marido trabajador.

Veamos el caso contrario: Mi esposa tiene el concepto de que soy un vago, va al dentista y le implantan un engrama que dice "todos los maridos son trabajadores" y lo dramatiza diciéndome que me considera un marido trabajador. Aquí también la mente reactiva está mintiendo, porque ella piensa (cuando está analítica) que soy un vago.

Pero veamos un ejemplo más: Mi esposa tiene el concepto de que soy un vago, va al dentista y le implantan un engrama que dice que "todos los maridos son vagos" y luego lo dramatiza diciendo que soy un vago. Ahora coincide la mente reactiva con el concepto que tiene ella de mí. La mente reactiva está diciendo la "verdad".

En conclusión, la mente reactiva a veces dice la verdad y otras veces miente.
Como la mente reactiva y su mecanismo de dramatización son máquinas y nada más que máquinas, no se puede opinar que dicen la verdad o que mienten, porque las máquinas no dicen mentiras ni verdades, porque para decirlas tendrían que pensar y sabemos que las máquinas no piensan, sino que sólo que reaccionan.
Y
o me resisto a hablar de que a una máquina se le puede enseñar a mentir, por ejemplo. Yo considero que las máquinas solamente se pueden programar. Lo digo porque la mentira o la verdad implican conciencia y la máquina no la tiene. Tú puedes programar una máquina con un martillo para que me dé un golpe, pero no puedes hacer que la máquina me "golpee con intención", porque para ello se requiere mente analítica, aunque sea en cierto grado. Tampoco puedes programar a una máquina para que sufra, se deprima o se angustie. De la misma manera no puedes programar a una máquina para mentir, porque la mentira implica "intención". Cuando la mente reactiva se encuentra en la parte más baja de la escala tonal, prácticamente no se distingue de una máquina, por lo que su actuación (mejor dicho su reacción) es totalmente artificial.

Ahora supongamos que, en el último ejemplo que te di, mi esposa va a la Asociación Dianética, se audita y le borran ese engrama. ¿Qué sucede? ¡Ya no me va a decir que soy un vago porque no tiene ese engrama, pero como es clear (por lo menos respecto a este engrama) me va a tratar con respeto y consideración y se va a guardar su verdadera opinión! Aquí sí coincido plenamente con lo que tú dices. O SEA, QUE LA DRAMATIZACIÓN PUEDE COINCIDIR O NO CON LO QUE PIENSA LA MENTE ANALÍTICA.

 

Hay un video de Dianética que coincide con estas apreciaciones: Una mujer que estaba subida a una escalera sacando utensilios de un mueble de cocina, es atropellada por sus dos hijos que estaban jugando y cae al piso, quedando inconsciente. El esposo dice que no la muevan hasta que venga la ambulancia, que tiene que quedarse allí porque la ve mal, que es un idiota por no haber advertido la situación. Luego, ella se recupera y su mente analítica (que estaba desconectada durante el desmayo) no recuerda nada. Pero la mente reactiva seguía en actividad e implantaba engramas. Por eso, tiempo después, cuando el esposo la invita a cenar afuera ella le responde: “tengo que quedarme aquí” e interiormente piensa de sí misma: "soy una idiota", "me veo mal". ¿Qué "verdad" o que "mentira" estaría diciendo? ¡Ninguna! Y la prueba se ve cuando tiempo después, al auditarse, el engrama se borra. ¡La mujer termina riéndose de esas "verdades" o "mentiras", porque provenían de su máquina reactiva y no de ella!

¡Pero tampoco voy a rechazar tu punto de vista! A lo que tú te refieres es al caso puntual de que alguien opine mal de otro (por ejemplo, que es un mal amigo) pero por respeto no se lo diga... ¡mientras está analítico! Pero puede suceder que un día esa persona sufra un fuerte dolor de cabeza o esté abrumada por otros problemas y entonces deje de estar analítica y caiga en un estado reactivo. En este estado reactivo puede decirle a su supuesto amigo todo lo que realmente piensa de él, algo que en estado analítico nunca haría. Y la virulencia con que le diga que es un mal amigo dependerá también del grado descendente reactivo en que se encuentre en la escala tonal, por ejemplo, en el punto de "antagonismo". En este caso lo que tú dices es absolutamente exacto y válido, y no hay nada más que debatir porque es la verdad. Solo restaría unificar las dos teorías.
Un gran aprecio.

 

Estimado colaborador: La respuesta a este gran debate está implícita, porque la mente reactiva impulsiva es “la que dice la verdad”, pues en ese momento la persona no razona y el ego la “obliga” a decir lo que realmente piensa. Y la mente reactiva automática (la descubierta por Ron) es la que responde de acuerdo a los engramas implantados y en este último caso la persona no miente ni dice la verdad, pues se comporta como una máquina.

Un abrazo cordial: Jorge Olguín.

 

Parte 15

Nota realizada por el Prof. Jorge Olguín.
Comentarios de un colaborador.

 

Deseo aclarar el error de concepto que se posee sobre la mente reactiva. Cuando tú hablas de que el ser humano se comporta como una MÁQUINA (que no miente ni dice la verdad) te refieres a la mente reactiva automática, cuyos engramas son los que responden EN FORMA MECÁNICA.
Ron Hubbard descubrió la mente reactiva automática hace medio siglo y fue la ÚNICA mente reactiva conocida hasta que con mis investigaciones logré descubrir la 2ª mente reactiva que afectaba a la persona: La mente reactiva impulsiva, la que dice la verdad.
La mente reactiva impulsiva NO ES una máquina y el que responde (cuando la persona pierde el control de sí misma) es el EGO.

La primera mente reactiva es canalizadora de engramas y la segunda, raíz del EGO. Los engramas (en la mente reactiva automática) no razonan, no tienen sentimientos, no mienten, no dicen la verdad... la persona es como un robot. En la segunda mente (la IMPULSIVA), la persona SIENTE (en realidad siente su Ego).
La mente reactiva impulsiva es generadora de muchos conflictos y TODO lo que diga la persona en el momento que esa mente entra en crisis, es lo que va a SENTIR como auténtico.

Finalmente, sabemos que eliminando los engramas, la persona vuelve a estar clear y la mente analítica toma el control. También debemos tomar conciencia que al integrar el Ego, la mente reactiva impulsiva pierde el poder que tenía y la persona vuelve a estar plena, para poder brindarse a los otros.

Jorge Olguín.

 

 

 

 

 Ir a:  Mente Reactiva Depresiva