Índice

Diálogo entre karina y Johnakan, 23/8/11

Grupo Elron

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Karina.

Entidad que se presentó a dialogar: Johnakan Ur-El

 

Inicialmente hablaron sobre el estado de Johnakan y su 10% Jorge Olguín. A continuación Karina explicó diversas vivencias e impresiones personales y Johnakan ayudó en su interpretación. Se trató sobre vivencias en el mundo espiritual, percepciones, dones, Servicio…

 

Sesión en MP3 (5.301 KB)

 

 

            Karina: Bienvenido...

 

            Johnakan: ¿Qué tal, querida hermana?

 

            Karina: Todo bien. Te hemos llamado en forma sorpresiva porque no estaba programado hacer esto pero es un gusto que vengas aquí y que estés con nosotros.

 

            Johnakan: Bien.

 

            Karina: ¿Cómo te encuentras?

 

            Johnakan: Me encuentro perfectamente estando en Servicio, mancomunado con otras entidades de Luz del plano 5º. Es un gusto departir contigo a través de este receptáculo que me alberga -que es mi 10% encarnado- y siempre me contacto en el plano suprafísico con tu Thetán, Kar-El.

 

            Karina: Me gustaría saber si hay algo que te preocupe.

 

            Johnakan: ¿Particularmente? Bueno, a nivel personal, mi 10% encarnado tiene mucho que investigar todavía y, de alguna manera, es como que le mando energía violeta a mi propio 10% para que pueda estar bien de salud. A veces es como que me inquieta ver que tiene oscilaciones en su escala tonal, oscilaciones que quizá años atrás no tenía. Mi 10% encarnado se cuestiona muchas cosas y es como que no debería hacerlo.

 

            Karina: ¿Es feliz?

 

            Johnakan: Sí, sí es feliz. Es feliz y sigue teniendo inquietudes. Quizá más inquietudes que antes.

 

            Karina: Yo necesito que lo ilumines mucho desde donde tú estás, como espíritu, para darle mucha fuerza.

 

            Johnakan: Acuérdate que quien tiene inquietudes está sano mentalmente. O sea, ya lo he dicho muchas veces en distintos mensajes que el gran obstáculo del amor es la indiferencia pero quien tiene inquietudes, quien siente esta picazón a nivel mental es como que tiene mucho para brindar todavía.

 

            Karina: Yo quisiera hacerte unas preguntas, a ver si puedes ayudarme.

De repente me cuestiono porqué. Me resulta todavía extraño. Puedo percibir los pensamientos, puedo percibir en demasía las cosas. Hasta, a veces, puedo comunicarme casi telepáticamente y me gustaría saber por qué, por qué me pasan esas cosas.

 

            Johnakan: En realidad no percibes los pensamientos. De alguna manera es como que percibes las sensaciones de pensamientos, no el pensamiento en sí. No tienes telepatía, no existe la telepatía en el plano físico tal como la conocéis vosotros. Pero es como que sí que tienes una capacidad distinta en tu decodificador. De la misma manera la tiene mi 10% encarnado como Jorge, quizá no tan desarrollada como la tuya pero es una capacidad del decodificador que permite, de alguna manera, visualizar intenciones aunque el rostro de la persona no exprese nada. Y eso es un don.

 

            Karina: Por ejemplo: Yo puedo, mentalmente, estar cantando una canción, recuerdo una canción e inmediatamente la persona que tengo al lado empieza a cantarla en voz alta o, a veces, hasta textuales palabras. A veces me adelanto a lo que la persona va a preguntar y ya le estoy respondiendo esa pregunta que me va a hacer. No será telepatía pero realmente me resulta extraño porque es como que a medida que va pasando el tiempo es como que todo eso se va desarrollando aún más. Y estoy sorprendida, también, porque si bien hace ya tres años tuve un viaje astral revelador y sabía por ahí lo que iba a suceder, bueno, ahora está sucediendo, y me resulta extraño. En ese viaje astral Dios me mostró que estaba en mí y sentí que en algún momento iba a poder hasta sanar físicamente a las personas. Y esta semana he tenido la experiencia con uno de mis hijos y, bueno, alguno podrá pensar que es sugestión, pero de forma inmediata he curado a nuestro perro, o sea, que no puede saber lo que estoy haciendo. Empecé a usar, a transmitir energía y sacar energías malas que hay en el cuerpo. Inclusive puedo visualizar mentalmente cuándo hay un dolor y puedo cerrar los ojos y, a medida que se va sanando, visualizo ese cambio de color en el organismo.

 

            Johnakan: Hay algo que voy a revelarte que quizá tú lo ignorabas como 10% encarnado. Lo voy a explicar de una manera muy básica para ser entendido. Mi 10% tiene un tercer gen, de la misma manera que lo tenía Ien-El encarnado como el Maestro Jesús. Ese tercer gen sanador permite incluso hasta resucitar a una persona -estoy hablando de un ser humano- hasta poco más de un minuto de muerto. Obviamente que -los milagros no existen- si hay un cuerpo en descomposición no hay tercer gen sanador que lo pueda resucitar.

            Tú portas ese tercer gen sanador y tienes el don -porque no se llama poder sino don- de sanar, de la misma manera que lo tiene este receptáculo que es mi 10% encarnado y quien, como tú sabrás, ha resucitado años atrás a su padre que estuvo cuarenta y cuatro segundos muerto clínicamente.

            Tú, como 10% encarnado, has presenciado cómo ha sanado a un pequeño felino este 10% encarnado. De la misma manera, tú tienes ese mismo don y portas ese gen sanador. Eso por un lado. Con la ventaja que, en tu caso, ese gen no es que se siga desarrollando. El gen no se desarrolla sino que, de alguna manera, transmite en tu ADN un crecimiento potencial sanador, o sea, que cada vez lo desarrollas más. Y no debes tener temor de ello porque lo utilizas para el bien.

 

            Karina: Muchas veces, cuando me siento desgastada, me siento sin energía y lo que hago es poner la mente en blanco y trato de percibir las energías libres en el cosmos. Para que me entiendas, soy consciente de que no quiero tomar energía de ningún ser vivo. Entonces, es como que visualizo y tomo la energía de las estrellas y eso, a veces, siento que me da fuerzas cuando me faltan...

 

            Johnakan: Al fin y al cabo, la luz de las estrellas es la energía del Padre.

 

            Karina: Es justamente eso. En el nombre del Padre, cuando pido reponer mis energías lo que hago es eso -porque el Padre es todo- pero no lo hago con seres vivos porque no quiero hacerle daño a nadie. Por eso se lo hago a las estrellas.

            Y muchas veces me cuestionaba por qué cuando fallecí a los seis años recorrí el universo y seguí hasta los confines del universo y llegué a ver la Nada. Ese camino es como que mentalmente quedó grabado, como que no puedo olvidarlo. He hecho viajes astrales, dos exorcismos -entre comillas- porque yo sé que tu 10% encarnado lo llama de otra manera. En esta misma habitación donde estamos hablando nosotros me contacté con el espíritu de un joven que había fallecido y que estaba en ese lugar y no podía irse. Por viaje astral me contacté con él, dialogué con él y ahora está en paz. Así que no hay energías en este lugar. A eso le llamo un exorcismo pero, bueno, no es en realidad un exorcismo. También he librado lugares de energías negativas.

 

            Johnakan: Este receptáculo le llama exorcismo a expulsar un demonio o un espíritu del error del cuerpo, por así llamarlo, de un ser encarnado. Y, en realidad, eso no es posible puesto que hasta el mismo demonio tiene libre albedrío. Lo que tú haces es librar de energías negativas, ya sea a un ser encarnado o a un lugar.

 

            Karina: Tuve una experiencia mucho más fuerte en una casa donde si bien estaba vacía había sido durante muchas décadas víctima -entre comillas- de distintos trabajos... Y, bueno, el lugar estaba lleno de espíritus del error...

 

            Johnakan: Que venían atraídos por los distintos rituales.

 

            Karina: Exacto. Y fui a ese lugar en viaje astral. O sea, cuando estoy en viaje astral puedo ver no solamente los seres encarnados sino los que no están encarnados. Realmente lo que vi me echó un poco para atrás porque en el primer instante algo me asusté, me sobresalté. Inmediatamente sentí que Dios estaba respaldándome, que estaba detrás de mí. Su fuerza, su energía me decía: -No tengas miedo, estoy yo contigo. Y tomé confianza.

            Tu 10% encarnado me enseñó los poderes sanadores de los colores y de la Luz y demás. Yo lo que hice es transmitir mi Luz, le enfoqué, le transmití mi Luz hacia ese lugar y se fueron los espíritus del error pero no puedo decir que es un exorcismo.

            Ahí entendí la frase que se me dijo cuando yo había desencarnado: "Donde hay Luz no puede haber obscuridad". Entonces, fue por ese motivo que el lugar quedó libre de espíritus malignos. Por eso digo exorcismo entre comillas, porque algunos quizá no lo entiendan. No es que yo hice un ritual para exorcizar: envié Luz, y donde hay Luz no hay obscuridad.

 

            Johnakan: No es que los expulsaste en contra de su libre albedrío, simplemente ellos de alejaron de la Luz. Con esa herramienta, que es la Luz del Padre, el Amor, directamente ellos optaron por su propio medio, por seguir en la obscuridad. Lamentablemente optaron por eso.

 

            Karina: A veces, cuando estoy en viaje astral, puedo ver cierto color en mi espíritu y fue que hace dos días mi hijo menor me dice que él muchas veces sueña y que se ve con un color. Y ahora te consulto porque ese mismo color con el que yo me veo es una luz luminosa pero de color con cierta tonalidad verde clara.

 

            Johnakan: En realidad, tú sabes que en los planos suprafísicos tanto espirituales como angélicos los colores son relativos porque nosotros, como entidades suprafísicas, no vemos sino que percibimos con nuestra mente conceptual. Entonces, lo de los colores es algo aleatorio. De alguna manera, esa vibración que nos rodea como entidades suprafísicas podría detectarse como colores, entre comillas.

 

            Karina: Porque, ¿siempre el mismo tono?

 

            Johnakan: Claro. A tu thetán, Kar-El, lo rodea una vibración que se puede interpretar en tu decodificador como color verde, de la misma manera que a mí me rodea una vibración que se puede interpretar como color violeta. Sabemos que los rayos, en realidad, no son colores sino que son vibraciones que se interpretan de alguna manera como colores. Pero está bien.

            Una cosa que quiero aclarar para que no quede en el camino. Nosotros sabemos que no hay ninguna entidad que sepa el futuro pero como tú te has conectado de una manera “especial” con el Padre -el Padre es un eterno presente- él, de alguna manera, al estar conectado contigo, permite y te transmite cierta percepción del futuro para que puedas modificar algo. Y eso no lo hace con todo el mundo. No lo hace con casi nadie. Ni siquiera lo hace con mi 10% encarnado. Utilízalo siempre en beneficio de los demás.

 

            Karina: Siempre lo uso en beneficio de los demás. Volví en beneficio de los demás porque, realmente, allá arriba era todo muy lindo, muy bello pero no podía quedarme cruzada de brazos y más sabiendo que el Padre me necesitaba a mí y a otros seres. Como que me dijo: “¿Ves esas estrellas? Cada uno de ustedes es como una de esas estrellas pero mira cuanta obscuridad todavía falta”. Me sentí que era necesaria y por eso volví.

            A veces puedo cerrar los ojos y visualizar un futuro. Visualizo que pasen cosas lindas. Y si sostengo con mi percepción y con esa fuerza ese universo alterno que estoy visualizando a veces se vuelve realidad. ¿Es posible que la mente pueda traer esos universos, realizar esos universos alternos?

 

            Johnakan: A veces tenemos el don -y eso no lo tenemos todos- de poder percibir distintos universos alternos y si bien no podemos programar una realidad en este universo podemos intencionar conceptualmente para que muchas cosas se produzcan. Lo que no podemos es dirigir -si se entiende la palabra- a otros seres encarnados para crear un hecho porque de alguna manera estaríamos interfiriendo en su libre albedrío.

 

            Karina: Yo he hecho en varias oportunidades es visualizar que va a pasar algo malo porque si una persona sigue por ese camino que lo lleva a un final fatal le aviso: -Mira que por acá no te va a ir bien; trata de coger este camino.

            A veces sé lo que puede pasar y simplemente le digo: -Estate preparado porque va a suceder tal cosa. Pero no porque yo lo esté profetizando sino porque trato de que la gente esté preparada.

 

            Johnakan: Tienes el don de tener una comunicación especial con el Padre -que es un eterno presente- y eso es un don que no lo percibo en otros seres encarnados. No siempre se va a dar y eso no debe frustrarte porque también depende del libre albedrío de quien tú le avisas. Tú le puedes avisar a su cuerpo de ideas y ese ser encarnado puede hacer caso o no. Y ya no depende de ti, no es tu responsabilidad la decisión de la otra persona. Tu misión termina cuando la otra persona capta el mensaje pero más no puedes hacer porque no puedes interferir en su libre albedrío.

 

            Karina: Se me había dicho que cuando a los seis años atravesé el umbral de la muerte. Hoy por hoy tengo el concepto de que soy Kar-El y demás cosas que en realidad antes no lo sabía. Era un espíritu que amaba a Dios y que Dios confiaba en mí pero no percibía, no tenía el nombre o la definición de plano ni nada de eso. O al menos en mis recuerdos...

 

            Johnakan: Incluso te queda la costumbre de decir tu espíritu cuando en realidad tú eres una entidad angélica. Pero está bien. Es una acepción, es una palabra.

 

            Karina: Pero yo creo que son detalles. Creo que es lo de menos. Los nombres son lo de menos. Lo importante es nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestro amor. Yo creo que mejor define a un ser es el amor que lleva dentro.

            Y, bueno, yo creo que los ángeles encarnan para tratar de modificar lo que no ha sido modificado hasta este momento. Yo creo que Dios, en el lugar donde Él está -presente, pasado, futuro- sabe lo que va a pasar y manda seres de Luz a encarnar para que traten de ayudar a que la gente evolucione y que no sufra tanto porque no debe pensar la gente que Dios quiere que suframos y que a base de sufrimiento aprendamos. Dios quiere que seamos felices y que evolucionemos.

 

            Johnakan: Totalmente.

 

            Karina: O sea, como Padre, no le gusta que suframos. A veces, sufrimos como consecuencia de nuestros errores o errores de los demás.

 

            Johnakan: Es importante que sepas esto. He percibido en el plano suprafísico que la gran mayoría de las entidades angélicas optan por encarnar como roles femeninos por alguna razón. Pero se podría decir que aún estando en el plano sexto muchas entidades angélicas encarnadas como femenino tienen una -entre comillas- debilidad...

 

            Karina: ¿Cuál es?

 

            Johnakan: Que son muy sensibles. Mi 10% conoce muchas entidades angélicas femeninas -como Kremel- y las percibo yo, entidad suprafísica, como muy sensibles.

            La sensibilidad está a un paso de la susceptibilidad. La sensibilidad viene del amor, la susceptibilidad viene del ego. Y el ego puede debilitar a la parte encarnada. Entonces, así como yo tengo la neutralidad de separarme de mi 10% encarnado como Jorge, tengo la objetividad de separar a tu thetán Kar-El de ti, Karina, y tú tienes una sensibilidad aguda que cuando hay algo que te sobrepasa se transforma en susceptibilidad. Y la susceptibilidad puede ser reactiva y quizá no te permita discernir como para utilizar bien esa energía, no solamente la sanadora. Tienes más de una energía, tienes energía armonizadora también, y eso creo que tú lo sabes, consciente o inconscientemente. Y, a veces, cuando estás susceptible tratas de enfocar esa energía en demasía. Lo voy a explicar de una manera entendible...

 

            Karina: Como si fuera una bomba atómica en descontrol.

 

            Johnakan: No, no. No vayamos tan lejos. Supón que tú fueras una linterna y tú pudieras graduar el foco de luz de esa linterna. Cuando ese foco de luz es pequeño ilumina mejor que cuando ese foco de luz es muy amplio, que abarca más luz pero ilumina menos. No sé si se entiende el concepto.

 

            Karina: Sí.

 

            Johnakan: Entonces, cuando tú esa energía la abarcas en demasía pierde potencia, quizá. Entonces, debes enfocar...

 

            Karina: De a una cosa por vez.

 

            Johnakan: De una o dos o tres cosas por vez y no en muchas cosas a la vez porque entonces es como que te neutralizas a ti misma...

 

            Karina: Me desgasto...

 

            Johnakan: Te desgastas y te neutralizas. Y esa energía que pierdes no la gana nadie y te agota a ti.

 

            Karina: Sí. Me pasa muy seguido. Otra consulta quería hacerte. Sabrás que me pasan cosas raras con los animales. Por ejemplo, cuando tenía diecisiete años bajaba del colectivo y tenía que caminar unas quince cuadras atravesando la general para llegar al trabajo. Era una niña y, al bajarme del colectivo, ese día en particular -que yo venía siempre haciendo ese recorrido- yo jamás había visto un perro tan grande -tú sabrás que soy fanática y me encanta estudiar sobre distintas razas de animales pero jamás volví a ver un perro como ese- y él me escoltaba a mí hasta el trabajo. Jamás movió la cola. Él solo quería que lo siguiera. La gente por la calle se quedaba mirando y me preguntaba si era mi perro y yo decía que no pero el perro daba vuelta a la cabeza para ver si yo lo seguía y seguía caminando. En ningún momento me pidió comida ni me hizo gestos de cariño ni nada; sólo quería que lo siguiera. Si yo cruzaba de vereda, el perro cruzaba. El perro caminaba a medio metro mío, inamovible. Cuando llegué al trabajo el perro esperó que yo entrara y se fue.

 

            Johnakan: La explicación la tengo...

 

            Karina: Yo siempre pienso que ese día me podía haber pasado algo y el perro estuvo para cuidarme en ese momento.

 

            Johnakan: Sí, así es.

 

            Karina: Pero, ¿por qué me pasan esas cosas? Las cosas raras me pasan a mí, todas esas cosas que uno no lo puede hablar con cualquiera. O sea, ¿qué era? ¿Era un espíritu que encarnó en este animal para ayudarme?

 

            Johnakan: Tú sabes que todos los seres vivos tienen un 10% de espíritu encarnado. Muchos mamíferos tienen mente conceptual, aunque quizá no tan elevada como la del homo sapiens del planeta Tierra.

            Ese animal, aún no teniendo un espíritu con un concepto tan elevado como el tuyo, tenía una vibración en sintonía con la tuya y de alguna manera  tenía también una conexión con el Padre. El Padre le "sugirió" que te acompañe porque había una persona de sexo masculino que de alguna manera te tomaba como un blanco seguramente para robarte y entonces el perro te acompañó.

            Muchos subestiman la mente conceptual del perro. Sí, saben que es inteligente pero no al punto tal de acompañarte calles y calles para protegerte.

 

            Karina: Y sin pedir nada porque ni me pidió comida ni siquiera una caricia. Nada.

 

            Johnakan: No, no. Su tarea era protegerte.

 

            Karina: Acompañarme. Era lo único que quería.

 

            Johnakan: Acompañarte. Sí.

 

            Karina: A día de hoy no puedo olvidarlo. También me pasa que, a veces, puedo percibir lo que un animal me dice...

 

            Johnakan: Te contactas con el Thetán del animal y percibes su concepto. El concepto de un animal no va a ser el concepto tan complejo como el tuyo pero tú tienes la habilidad de captar ese concepto y sabes "decirlo".

 

            Karina: Traducirlo a mi lenguaje, por así decirlo.

 

            Johnakan: Sí.

 

            Karina: Lo que pasa es que es tan rápido que parece que uno...

 

            Johnakan: Tuviera esa telepatía.

 

            Karina: Claro, porque percibo la emoción, sus emociones. Yo creo que el pensamiento es energía.

 

            Johnakan: Voy más lejos: puedes percibir no solamente cuando tiene hambre sino cuando está triste, cuando necesita algo, etc.

 

            Karina: Hace muchos años tenía un gato siamés color Lilac Point. Se hizo viejito –tuvo un problema urinario- estaba muy mal. Lo llevé al médico, estuvo con suero, con esto y con lo otro, con aquello.

            Llegó un punto que el animal me miró y yo, en ese momento, sentí que me decía: -Dejadlo acá, dejadlo, ya estoy cansado. Quiero ir a casa, solamente quiero ir a casa y descansar. Ya está. Llévame a casa.

            Y sentí eso y dije: -Déjenlo.

            Esa noche falleció en su casa. El animal que nace en casa, una vez se va, se va en mis brazos. Siempre estoy acompañándolos cuando nacen o cuando se van. O sea, nunca los dejo solos ni un momento. Nunca los dejo solos y en los momentos más difíciles tampoco, desde el nacimiento...

 

            Johnakan: ¿Y sabes lo que haces? Eso permite que cuando el animal desencarna el espíritu 100% se vaya sin roles del ego, sin rencores. Tú sabes que también los animales tienen engramas y tienen roles del ego porque a su vez que tienen mente reactiva también tienen mente analítica.

            El hecho de que desencarnen contenidos de alguna manera permite que su espíritu se vaya a un plano de Luz. Son muy pocos -porque tú tampoco eres infalible, solamente lo es el Padre- los que quedan con pequeños dejos de apego pero la gran mayoría, al sentirse contenidos antes de desencarnar, su espíritu queda en paz. Al decir “en paz” significa que queda sin dejo de ego. Y eso es maravilloso porque la mayoría de las personas piensan que el Servicio -que es amor hecho obra- es solamente para los seres humanos y no se dan cuenta la gran importancia -por lo menos en Sol 3, como en el resto de los planetas del universo- que tienen los animales mal llamados “no pensantes”, porque los animales son amor. Aún los animales depredadores también son amor; simplemente que tienen un instinto que los obliga a depredar a otros animales.

 

            Karina: Yo tengo déjà vu con una vida anterior donde aparentemente tenía caballos, un pequeño establo...

 

            Johnakan: Es la vida anterior tuya como masculino.

 

            Karina: Y yo tengo la imagen de esos caballos. Es raro pero sí, a veces lo recuerdo. Como también recuerdo los momentos antes de encarnar.

            Y ya que estás aquí voy a hacer abuso de ti y te voy a preguntar: ese lugar, ese mundo donde yo estaba, ¿era un plano astral? ¿Era un planeta? ¿Qué lugar era?

 

            Johnakan: No era un planeta porque es obvio que si tú eres 100% entidad suprafísica no hay mundo físico. Simplemente estabas con otras entidades que se dejaban percibir -porque tú ya estabas a punto de encarnar- de una manera física, por así llamarlo, como para que tú, como entidad angélica, te vayas acostumbrando a encarnar nuevamente porque tú tenías como reparo de volver a encarnar. Querías ayudar desde el plano suprafísico.

            Cuando decimos que el Padre tiene planes para nosotros es una manera de decir, puesto que tenemos libre albedrío divino y somos nosotros quienes optamos por encarnar o no. El Padre no decide por nosotros. El Padre puede "sugerir" como te ha sugerido a ti. Entonces, es como que de alguna manera se te preparó porque tenías dones especiales: El don de la comunicación directa con el Padre. Por eso puedes percibir el futuro.

 

            Karina: Tú sabes que yo, en este lugar, me comunicaba conceptualmente con otros seres. Había seres que eran similares a mí y había seres que eran distintos: mucho más altos, de tez más clara, de ojos más rasgados, de cabeza más alargada. O sea, de cuerpo más alargado y todo el cuerpo de piel mucho más clara, ojos mucho más claros y orejas más alargadas. Estaba ansiosa de que esos seres que eran distintos a mí se acercaran porque quería serles útil. Sentía ese amor similar al que podría sentir acá por el Maestro Jesús, por ese ser. No puedo recordar su nombre, no recuerdo qué ser era pero sí es el amor, digamos, que emanaba.

            Ya que era un lugar que no era físico, ¿por qué se veía diferente, como si fuera otra raza distinta?

 

            Johnakan: Te lo explico como no te lo pudo explicar mi 10% encarnado. Eran todas entidades angélicas similares a ti. Eran cientos de entidades angélicas -obviamente, no las captaste a todas- que han encarnado en un mundo donde había dos razas. Se presentaron ante ti, ante tu mente conceptual, con esa imagen de cómo eran esas razas. Tú no encarnaste en ese mundo porque tu vida anterior fue también en Sol 3 como masculino. Pero fue más fácil transmitirte el mensaje mostrándose cómo fueron en su vida física en ese mundo. Y te dejaron percibir ese mundo donde había dos razas.

 

            Karina: ¿Qué mundo era?

 

            Johnakan: Era un mundo situado a miles de años-luz de Sol 3. Un mundo donde imperaba el amor, donde las razas vivían mancomunadas, donde ninguna raza sometía a la otra aún siendo absolutamente distintas.

 

            Karina: Yo recuerdo que era similar a... Es como estar en un bosque o en un campo al aire libre. No había casitas como en las ciudades, había muchos árboles, el cielo se veía verdoso y había un largo camino que llevaba hacia una ciudad que era como si fuera nuestros castillos. Pero se veían muy claras, muy claras, casi como si fueran de cristal.

 

            Johnakan: Correcto.

 

            Karina: Eso lo que yo puedo recordar. Y la atmósfera -que no era el cielo celeste- era verdosa...

 

            Johnakan: Sí, similar a Antares 4.

 

            Karina: ...y lo más extraño es que yo quería encarnar porque estaba muy ansiosa. Pero también decía: -Los voy a extrañar; ya tenía ganas de abrazarlos.

            Y dice: -Quédate tranquila que cuando duermas podrás volver cada vez. Cada vez que duermas y quieras volver acá podrás hacerlo. Y, bueno, quisiera saber si me podrías ayudar un poco con eso.

 

            Johnakan: Es un mundo que aún existe, con esas dos razas. La mayoría de los seres encarnados en ese mundo son entidades angélicas, no entidades espirituales...

 

            Karina: ¿Qué planeta es?

 

            Johnakan: Es un planeta que queda a miles de años-luz de Sol 3. Es un planeta de amor, de armonía. El planeta en sí no tiene importancia en el sentido de que si hay armonía no prestan Servicio a otros porque no hay necesidades como sí hay en Sol 3 pero sus Thetanes ayudan a otros mundos.

 

            Karina: Solamente había una necesidad: ser útil a los demás.

 

            Johnakan: Y te han preparado por medio del Padre para que tú puedas prestar Servicio aquí. Por eso, mi orientación como Thetán es que puedas utilizar tu energía sin dispersarla demasiado. No diversifiques porque si no es como que te aturdes. Acuérdate que en el plano físico estás limitada, no eres Kar-El. Eres Karina y como Karina no tienes tanto don si bien tienes la percepción de poderte comunicar con el Padre. Y, en este momento, estás preparada. Depende de ti que le des un buen uso a esa energía. Cuanto más te diversifiques más vas a desgastarte y, con tu cuerpo físico, si te desgastas en demasía es como que pierdes energía para sanar.

            Y acuérdate que esto lo digo yo siempre: no puedes tender una mano a otro si no estás tú de pie primero. Entonces, el ocuparte también de ti, el cuidarte físicamente tú, permite que luego te puedas ocupar de los demás.

 

            Karina: Te agradezco mucho por estar aquí, por todo tu tiempo y por todas las palabras.

 

            Johnakan: Te agradezco a ti, y te mando mi Luz Violeta.

 

            Karina: Muchas gracias. Toda la Luz para ti.

 

            Johnakan: Y a ti. Hasta todo momento.

 

            Karina: Hasta todo momento.