Índice

Sesión 24/6/09 sobre actos hostiles y engramas

Grupo Elron

 

Sesión del 24/6/09

Médium: Jorge Olguín.

Entidad que se presentó a dialogar: Ruanel

 

Se planteó la evaluación de la relación entre aberración y voluntad de hacer el mal bajos distintos puntos, ejemplificándolo con las violaciones y con un caso de asesinato. Ruanel: explicó que la crueldad necesita cierto nivel de aberración así como de mente analítica. El balance entre ambos factores determina el nivel de culpabilidad del espíritu. También influencian los conocimientos, el fanatismo, etc. Detalló las diferencias entre el plano espiritual y el físico sobre el tema.

 

.

            Interlocutor: ¿Maestro Ruanel:?

 

Ruanel: ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

 

Interlocutor: ¿Qué tal, Maestro? ¿Cómo le va?

 

Ruanel: Bien, bien.

 

Interlocutor: Qué tema interesante el que vamos a hablar hoy, ¿no es cierto?

 

Ruanel: Así es.

 

Interlocutor: La primera pregunta, así para saber, como usted ya sabe el tema, también sabrá obviamente la respuesta. ¿Hay unanimidad en el mundo espiritual sobre las respuestas que usted va a dar a las preguntas que yo le voy a hacer o hay algunas sutilezas?

 

Ruanel: Como dijo el querido Johnakan, el lenguaje hablado es pobre en comparación con el concepto espiritual, entonces, a través de este decodificador voy a buscar la manera de que se entienda. Hay unanimidad en el sentido de decir “Tal cosa es así”, “Tal cosa no puede ser”, pero dentro de la unanimidad hay criterios dispares, algo que no se entiende –en lenguaje hablado- porque lo unánime nunca es dispar. Como para tener un concepto más claro hablemos de un gran jurado que llega a un veredicto. Para que haya un veredicto tiene que haber unanimidad pero tal vez dentro de la unanimidad haya disparidad de criterios en el gran jurado con respecto a qué tipo de culpabilidad pueda tener ese posterior condenado.

 

Interlocutor: Está bien. Maestro, pero no indaguemos porque primero yo quiero… porque la pregunta, la consulta, la tengo escrita para que al explayarme primero quede grabado y en segundo término, que quede bien claro cuál es la idea mía para que usted después se pueda explayar sobre mi acierto o el error, ¿le parece?

 

Ruanel: Correcto. Esto fue un preámbulo. Perfecto.

 

Interlocutor: Es un poquito largo pero creo que vale la pena. Comienzo, entonces. Lo primero que quiero dejar en claro es la dificultad para plantear el caso que voy a exponer, porque el lenguaje humano es muy pobre para expresar los conceptos que deseo expresar.

El primer tema a consultar puedo resumirlo así: En mi opinión, todo acto aberrado es necesariamente cometido por alguien aberrado.

Corolario 1: Un acto aberrado no puede ser cometido por alguien que no esté de alguna manera aberrado.

Corolario 2: Si alguien que no está aberrado comete un acto aberrado sería un caso tan excepcional que no podría ser tenido en cuenta salvo como hecho excepcional.

Corolario 3: Si alguien aberrado comete un acto aberrado no podemos juzgarlo como si no estuviera aberrado.

Todo esto está relacionado con la página web que confeccioné titulado “Los violadores de mujeres” que originó un interesante debate.

Creo que la intención mía fue mal interpretada. Con esta página yo quise dar a entender que como dijo el Maestro Jesús no debemos juzgar para no ser juzgados. Ya sabemos que el Maestro Jesús se quiso referir a que no debemos condenar sin saber, es decir, a prejuzgar.

La página la hice porque el público juzga con facilidad y de modo simplista: Un violador de mujeres es un monstruo y hay que despellejarlo vivo y la víctima es la única digna de compasión porque es totalmente inocente. Nadie duda de la maldad del hecho en sí, de la violación, pero yo me resisto a juzgar al violador sin saber la razón de por qué actuó así, es más; presupongo que si violó es porque está aberrado porque si no lo estuviera no habría actuado así. También parto de la base –para no señalar al violador con el dedo- que quizás yo en las mismas circunstancias de la aberración hubiera hecho lo mismo. No juzguéis para no ser juzgados.

Reitero que no me estoy refiriendo para nada a la violación, que es un hecho condenable, sino a la situación mental del violador. Yo me resisto a juzgar al violador sin saber cómo son las cosas porque de lo contrario si la víctima fuera una hija mía, sería válido que buscara al violador y lo matara, porque lo estaría juzgando por el hecho y no porque su situación mental y su circunstancia, que por otra parte ignoro.

Aclaro que la justicia moderna considera que la pena al delincuente no es un castigo sino una forma de separarlo de la sociedad hasta que pueda ser reintegrado. También hay que tener en cuenta el hecho de que la víctima de una violación puede estar aprendiendo una lección, como en el caso de Angie, que en una vida anterior hizo lo mismo que le hicieron a ella, que la torturaron, la vejaron, la violaron, etcétera, etcétera.

Aclaro que sé que el karma no tiene nada que ver con la ley del Talión.

La premisa de la página que yo hice es que un violador es alguien aberrado, ya que considero que únicamente alguien aberrado puede cometer algo así. Cuando hablo de alguien aberrado me refiero también a alguien que tiene la compulsión irresistible de actuar así. Y si alguien está aberrado es porque alguien lo aberró. No concibo que alguien pueda hacer algo así sin estar aberrado de alguna manera. En todo caso, si alguien viola sin estar aberrado sería algo pero tan decepcionante que no podría tenerse en cuenta. Sería lo mismo que afirmar que los seres humanos tienen dos, tres, cuatro pies por el hecho que hay por el hecho que hay algunos que han nacido con tres o cuatro pies.

La pregunta concreta, para empezar es esta: “Existe o existió algún ser humano que sin estar aberrado -es decir, siendo completamente clear, sin mente reactiva, sin engramas, sin roles del ego, lo suficientemente sabio para distinguir el bien del mal y sus consecuencias- que ha salido a violar mujeres con la misma despreocupación que decide alguien fumarse un cigarrillo”. Aclaro más: “Que no tenga ningún tipo de compulsión de ninguna naturaleza y que sea un acto absoluto de libre albedrío”. Y si existe alguien así, si se trata de algo común o de carácter excepcional. Sería importante también conocer su nombre si es algún personaje histórico conocido. También sería interesante saber cómo vería el Maestro Jesús al violador de una mujer y a su víctima; me refiero al hecho de que nos enseñó a no condenar sin saber; es decir; a no prejuzgar, ya que en el plano físico no podemos saber todos los detalles como para juzgar.

Y concluyo: El otro tema a considerar obviamente es el de Abba. Una violación forma parte de Abba, no está fuera de Abba porque Abba por un lado sería un es y por otro lado un no es. Es decir, Abba es, salvo la violación, que no formaría parte de Él. Me parecería un disparate total. Incluso el libre albedrío del hombre forma parte de Abba.

Bueno, estas son las consideraciones mías. Ahora, yo no sé si no tendríamos que tocar algo que me olvidé, el asesinato –porque viene a cuento de todo esto- del policía que yo llamo García –no es el verdadero nombre- para saber el estado en que estaba la pareja que lo asesinó. O sea, es una pareja –para que se sepa- que salió a robar con un arma y se encontró, por azar, con el policía en el negocio, forcejearon y el policía terminó muerto y la pareja fue condenada a prisión perpetua y bueno.

Acá está la foto de esta gente, que yo lo llamo Héctor L. y Dolores A. -la pareja- que incluso la mujer estaba embarazada, no sé si sería un comentario suyo, porque yo parto de la base de que tienen que haber estado en un estado mental de desesperación o obnubilación para hacer algo así que le salió mal, porque podían haber ido a robar y robaban y se iban a su casa, lo más fácil, no pasaba nada, pero por azar o haciendo una ironía, Eón le mandó un policía y le salió todo para el diablo y a lo mejor en un mundo, un universo alterno el policía se salvó y ellos robaron fenómeno y no tienen ningún problema y solucionaron así el problema que a lo mejor tenían y que los hizo salir a robar.

Entonces, hay que distinguir –y esto es importante que yo lo diga- para que la respuesta de ustedes pueda ser categórica y contundente. Esta pareja no puede haber salido a robar como una decisión: ¿Qué hacemos querida, vamos al cine a ver una película de humor o vamos a asaltar un negocio?

Bueno, Maestro, le dejo a usted la respuesta y se lo dejo bastante complicado el asunto, ¿eh?

 

Ruanel: Me quedo con una frase que has dicho con otras palabras, porque lo importante es el concepto, cuando hablabas de los violadores.

Nadie niega que es un acto de crueldad. Entonces estamos hablando que todo aquel que comete un acto de crueldad es un sujeto cruel. Eso por un lado, y en eso coincidimos todos los Maestros. Ahora bien, también coincidimos en lo siguiente: Hasta en el mínimo acto hostil hay aberración. Por lo tanto, un sujeto no aberrado donde su mente reactiva está contenida porque la persona está 100% analítica, donde no hay roles del ego que lo manipulen, es casi imposible que cometa un acto hostil teniendo conocimiento del bien y del mal y sabiendo las consecuencias de cometer un acto aberrante.

Pero tanto en el mundo espiritual angélico como en el plano físico hay miles de tonos de grises, miles de tonos de grises. Entonces, así como el común denominador de la gente no tiene la fuerza espiritual como para vencer los impulsos engrámicos, impulsos de roles de ego y cosas menores, como por ejemplo, una pareja discute y de repente la joven le puede dar una bofetada al varón, pero sí tiene la suficiente fuerza espiritual –por llamarlo de alguna manera- como para saber dominarse en actos más graves. Esto es –y tal vez el ejemplo que dé sea irónico pero creo que es fácil de explicar y de entender-, en vuestra jerga legal existe algo que se llama “Exceso de legítima defensa”, que es condenable. Esto es; yo, encarnado, me pegan una bofetada, saco un arma y le disparo cuatro tiros. Eso es exceso de legítima defensa, ni siquiera directamente es un homicidio simple porque sería absurdo catalogarlo de exceso de legítima defensa

 

Interlocutor: Perdón, antes de que usted continúe, ese exceso de legítima defensa también puede haberse hecho en forma obnubilada, abrumada por engramas o por lo que sea.

 

Ruanel: Desde ya, pero quiero ir directamente a la cuestión. Hay infinidad de grises pero el común denominador de los seres encarnados si bien está la gran mayoría en el plano 3, y repito: si bien la gran mayoría de los seres encarnados en este Sol 3 o en otros mundos está en el plano 3, no significa que su aberración sea de tal magnitud que los obnubile por completo. Esto es; pueden tener falta de dominio de sí mismos en cosas pequeñas pero cuando las cosas se agravan, generalmente saben replegar sus emociones y no van a reaccionar de manera desmedida ante determinado hecho. Ahora bien; aquellos sujetos que fría y calculadamente, en forma premeditada, elaborada –y que esto se entienda bien: elaborada- planifican un robo como en alguna de vuestras películas, con planos, con horarios, esas películas donde dicen: “Bueno, vamos a desactivar los láser, las cámaras”, obviamente hay un porcentaje de análisis de más del 95% y un porcentaje reactivo de menos del 5%. Que se entienda; nunca hay un 0% reactivo, siempre hay algo de reactividad. Por lo tanto –al decir reactivo significa que hay un poco de aberración, pero la aberración es mínima en esos casos; hay un mucho de análisis. Estoy hablando de esos ejemplos que doy de vuestros libros o vuestras películas donde hacen robos a museos donde roban cuadros de primera línea de millones de euros o robos a cajas de seguridad bancarias, etcétera, etcétera.

 

Interlocutor: Está claro.

 

Ruanel: Bien. De la misma manera y salvando la distancia –y quiero que seas completamente objetivo y no subjetivo, no te pongas de parte de ninguno de los dos, ni de la víctima ni del victimario sino sé totalmente objetivo- de la misma manera cuando el violador acecha a su supuesta víctima, obviamente que está con taquicardia, con desesperación, con deseos y su estado reactivo va a ser mucho mayor al de aquel que planifica el robo de cuadros. ¿Hasta ahí estamos de acuerdo? Esto no significa que no tenga el control de sus emociones porque la tiene, porque sabe, porque tal vez la haya vigilado de antes, a qué hora sale la niña, a qué hora vuelve, por qué calle suele pasar… Va a estudiar si en esa esquina hay vecinos o si hay algún baldío cercano o pastizales donde pueda llevarla… Por lo tanto su poder de análisis va a ser alto y hay una regla de tres simple que dice que si su poder de análisis es alto, su poder reactivo va a ser menor; por lo tanto en muchos de esos casos el violador responde obviamente a instintos primarios pero con mucho de su mente analítica. Esto no es que está analítico sino que tiene mucho de analítico el hecho de que haya estudiado vida y obra de la niña: a qué hora sale, a qué hora viene, si va a estar obscuro, si es invierno, si no hay ningún vecino en la zona; va a estudiar todo. Una persona que analiza -en la familia de palabras vuestras del lenguaje- una persona que analiza significa que está analítica, no reactiva; esto no significa que no esté reactiva del todo, porque el hecho de que tenga taquicardia, que tenga deseo, es obra de instintos primarios reactivos. ¿Hasta ahí se entiende?

 

Interlocutor: Sí, pero fíjese Maestro, y esto viene a colación, en el caso de Angie, que fue violada, filmada, etcétera, todo el asunto que nosotros conocemos, uno de los violadores que hizo eso -¿no fue que desencarnó por un problema de corazón ajeno a lo que había hecho?- no va para la Octava Esfera, el –2, sino curiosamente fue a parar al plano 2, o sea que, de alguna manera, había atenuantes, porque si no, hubiera ido a parar con lo que hizo a la –2, porque fue gravísimo lo que hizo.

 

Ruanel: La atenuante es el porcentaje mínimo o no de mente reactiva. Y acá estamos hablando de plano espiritual. En el plano espiritual -y esto que quede aclarado para aquellos que no conocen bien todavía cómo es el mundo espiritual y angélico- no hay juicio de valores. En el plano espiritual no hay juicio de valores de ningún tipo porque se desciende o se asciende de nivel de vibración de acuerdo al peso –por llamarlo de alguna manera- o a la densidad del ego de cada espíritu y de acuerdo a los actos cometidos.

 

Interlocutor: Ahí está. Espere, Maestro, que usted ha dicho una cosa sumamente importante para remarcar. Esto significa –y esto me atañe a mí- que cuando encarné como Nerón, que hizo las tropelías que hizo y descendió al desencarnar descendiendo a la Octava Esfera o al plano –2 era porque a pesar de sus engramas hubo tanto de análisis que fue el que lo hizo ir al plano –2…

 

Ruanel: Correcto.

 

Interlocutor: O sea, que no fue el 100% reactivo, Nerón, ¿es así?

 

Ruanel: No es que te quiera llevar a mi terreno porque eso sería manipular y descendería yo de nivel si trato de manipular un diálogo, porque manipular un diálogo es manipular a la persona directa o indirectamente. Pero como el lenguaje hablado es pequeño puedo decir que te estoy llevando a mi terreno, como decís vosotros.

 

Interlocutor: Pero le estoy dando la razón, Maestro, pero con mi ejemplo voy a su terreno.

 

Ruanel: No, no; correcto, correcto. Por eso estamos hablando. Entonces, si hay un porcentaje alto de análisis, el porcentaje alto de análisis va a densificar a la intención. Quiero que se entienda. El acto hostil va a ser densificado ante mayor análisis -y no digo sobreseído porque nunca se es sobreseído un acto hostil- pero va a ser de alguna manera –trato de darle una palabra al decodificador de este receptáculo y hasta es difícil que el decodificador lo pueda decodificar bien- pero que de alguna manera haya una especie de desagravio, de disculpa, cuanto más mente reactiva hay en quien comete el acto hostil. ¿Sí?

 

Interlocutor: Sí.

 

Ruanel: Bien. No hay 100% de mente reactiva, no hay 100% de mente analítica. En todos los casos cuando una persona comete un acto hostil hay un porcentaje de aberrado. O sea, que lo que tú has dado como preámbulo al comienzo estoy en un todo de acuerdo pero faltaban los matices, faltaban los colores. Y los colores es -como dije antes- de que si ese violador impulsado por instintos primarios =mente reactiva, repito: Si ese violador impulsado por instintos primarios =mente reactiva hace un frío cálculo de situaciones estudiando el paseo de la niña, horarios de ida y de vuelta, actúa la mente analítica. Si la mente analítica pesa más que la mente reactiva en el hecho, y en este caso sí pesa más porque al calcular horarios y todo, si bien estaba presa de sus emociones se podía calcular que una persona básica como es el violador desarrollaba en su mente analítica el mismo plano de aquellos que van al museo a robar un cuadro. Por lo tanto sí es condenable para el mundo físico porque, vuelvo a insistir, en los planos espirituales no hay juzgamiento porque el espíritu, por su propia gravitación energética desciende o asciende de nivel. Eso es importante aclararlo. Toda esta polémica, debate o discusión, como queráis llamarlo es sobre el plano físico. Hay personas que fueron mal condenadas en el plano físico y que están en 5º plano subnivel 6.

 

Interlocutor: Está claro, Maestro. Espere un segundito porque tengo que hacer una acotación muy importante. Aquí yo también veo, porque hay un factor que nos estamos olvidando y es al aspecto ignorante –de la ignorancia- porque si Nerón no hubiera sido lo ignorante que fue no hubiera hecho lo que hizo. Entonces, como yo lo veo, si un sabio pone la mano en el fuego se quema y si la pone un ignorante también se quema. O sea, que hay actos que tienen las consecuencias sin importar que uno sea reactivo o no sea reactivo, roles del ego…

 

Ruanel: No, no. El ignorante va a tener atenuantes en el mundo espiritual, quizá no en el mundo físico. En las leyes físicas, en las leyes físicas tal vez el ignorante sea tan o igual condenado como el mayor de los sabios ante un mismo acto hostil. Digamos: El ignorante y el sabio se ponen de acuerdo para ejecutar una persona. El sabio lo hace por avidez de heredar una fortuna y el ignorante, porque es un tonto que lo acompaña. Si los dos aprietan la cola del disparador del arma, los dos van a ser condenados de la misma manera en el plano físico; en el plano espiritual quizá no, porque primero, que no hay juicio de ningún tipo, no hay juicio de valores de ningún tipo y la ignorancia va a pesar menos en la densidad energética de ese espíritu que cometió ese acto hostil porque lo cometió por ignorancia. Eso va a colación que en determinadas regiones –y eso vosotros, leo tu concepto espiritual, mental, lo leo, lo visualizo- vosotros lo habéis hablado; hay países donde –no digo un común denominador, porque ahí ya estaría prejuzgando yo a esa sociedad- pero hay una costumbre local de violaciones masivas, donde hay un porcentaje altísimo de violaciones comparado con otras regiones. ¿Hasta ahí seguimos?

 

Interlocutor: Sí.

 

Ruanel: Bien. Entonces esto no significa que haya que aplaudirlos a esos seres pero tal vez algunos cuando desencarnen incluso vayan no al plano 2, al plano 3 por esa ignorancia. El plano 3 es un plano del Error pero es un plano del Error donde no van personas crueles, es un plano del Error donde van personas por circunstancias varias, donde no deciden qué camino tomar, donde su rol del ego lo manipula en demasía; no es como el plano 2 que es un plano de crueldad. Y con respecto a lo que dijiste a antes, si ese ser que cometió un acto muy hostil no va al plano –2 que es la Octava Esfera y sí va al plano 2, bueno, mira; el atenuante es mínimo, porque un plano 2 es un plano de excesiva crueldad donde se sufre mucho…

 

Interlocutor: O sea, que zafó de casualidad, casi se puede decir.

 

Ruanel: No se sufre como en un plano –2 donde cada espíritu siente conceptualmente -cuando hablo de sentir es de sentir conceptual- el dolor conceptual de los millones y millones de espíritus que hay. Es como si tú físicamente sintieras un millón de dolores de muelas –obviamente que morirías en el acto porque no lo podrías resistir, como el espíritu no “muere” como muere un ser físico- lo tiene que seguir sintiendo hasta que comprenda que el dolor del otro es importante.

Bien, no me quiero desviar del tema. Claro que la ignorancia pesa a favor, esto es; si un joven se crió en un distrito donde hay casas de madera, techos de chapa, donde la madre ejerce la prostitución en la propia casilla de madera y su padre vive alcoholizado, donde en esa habitación hay siete niños y donde ven que entran y salen hombres y a veces los niños van a buscar adentro un vaso de leche y mientras la madre está en esa cama ejerciendo la prostitución y el niño lo ve como algo normal, normal, es lógico que ese niño vea una violación como algo normal, porque tal vez su hermanita de doce años ya se inició en la prostitución, ¿se entiende?, no deja de ser un atenuante en el mundo espiritual, pero si ese niño –luego, de dieciocho años- fríamente busca con su radar –y aquí estoy siendo irónico- la futura víctima y lo calcula fríamente: Bueno, a las veinte horas, que ya es de noche, en la esquina de tal y tal calle hay un baldío, va a pasar esta joven y le pongo la mano o la amenazo con un arma, la llevo y sacio mis instintos, obviamente que está prevaleciendo su mente analítica por sobre su mente reactiva y en el plano físico debe ser condenado. Aquí no estoy hablando de compasión como decía el Maestro Jesús, porque no quiero desviarme del tema.

 

Interlocutor: Pero eso está clarísimo.

 

Ruanel: No quiero desviarme del tema; debe ser condenado. Si estaba aberrado estaba aberradísimo por muchísimas circunstancias; crianza, lugar de nacimiento, lo que fue viendo, y obviamente estaba reactivo pero en ese momento lo hizo con premeditación. Entonces, sí es condenable. Vamos al caso de la pareja que asesinó a –como tu lo llamas- García.

 

Interlocutor: Si, Maestro, pero espere un segundito antes de pasar a ese caso. Lo que usted dice lo entiendo perfectamente y queda aclarado, vamos a llamarlo así, que no es así, entre comillas “La justicia Divina” que si uno de acuerdo a la cantidad de plomo que se pone en el cuerpo y luego se tira al agua se va a hundir tanto más de acuerdo al plomo que se ponga, o sea, que hay una cuestión de justicia –que no es justicia Divina porque ya se ha aclarado que a nadie se juzga pero…

 

Ruanel: No existe la justicia divina, existe la consecuencia.

 

Interlocutor: Bien, entonces es una cosa justa. Tanto análisis…

 

Ruanel: En este caso, para algunos consultantes que no lo entiendan bien, se entiende por cantidad de plomo en el cuerpo antes de lanzarse al agua, cantidad de actos hostiles cometidos antes de desencarnar.

 

Interlocutor: Claro. Perfecto. En el caso de Nerón, obviamente descendió a la Octava Esfera, plano –2 porque no era tan ignorante como uno podía pensar.

 

Ruanel: Porque la ignorancia es como un flotador, esto es; tú cometes actos hostiles por ignorancia, te pones muchísimos…

 

Interlocutor: ¿Flotadores?

 

Ruanel: No, no, no. Cuando cometes actos hostiles, te pones muchas barras de plomo en el cuerpo pero la ignorancia puede hacer de flotador, flotador que quizá no te hundas a los abismos, tampoco te va a sacar a la superficie porque no hay disculpa ante un acto hostil pero te va a dejar entre dos aguas, esto es; no te va a llevar a la Octava Esfera pero te puede dejar en el plano 2 o de acuerdo al acto hostil, en el plano 3.

 

Interlocutor: Está bien. O sea, Nerón no tenía tantos flotadores, entonces.

 

Ruanel: Claro.

 

Interlocutor: Está bien. Esto quedó clarísimo. Todo lo que usted dice está claro, está perfecto. Ahora bien…

 

Ruanel: Voy más lejos antes de irme de ese tema y recuerda lo que me vas a decir, recuérdalo. Tenlo apretado lo que me vas a decir.

Del mismo ejemplo que di, que hay regiones donde la violación es casi un acto común –sin prejuzgar a esa sociedad- hay otros países donde –y es una palabra que me desagrada totalmente- el terrorismo es un acto común porque -como dijo el dueño de este decodificador, el profesor Jorge- hay personas cuya hija fue una terrorista que se dinamitó volando en su muerte y matando en su muerte a veinte de sus supuestos enemigos, una persona analítica llora más que si fuera su propia vida la muerte de su hija y esta gente hace una fiesta poniendo a su hija como mártir. Tú me preguntarás: “¿Y qué hay de su aberración?”. Y yo te diría: “Pero su aberración es más grande que el Himalaya”, su aberración es altísima; obviamente que sí. Me dirás: “Claro, pero de acuerdo a sus costumbres hay como una disculpa”. Y yo te diría que sí. Yo te diría que sí; no significa que todo ese entorno de terrorismo no vaya a la Octava Esfera, porque va; pero hay muchísimo de ignorancia, muchísimo de ignorancia. Y hay otra cosa que tú no pusiste en la balanza: El fanatismo. El fanatismo como en las guerras mundiales.

 

Interlocutor: ¿Son eximentes?

 

Ruanel: Sí, sí. Eximen…

 

Interlocutor: ¿Son flotadores?

 

Ruanel: De alguna manera. Mínimamente, pero sí eximen. El fanatismo exime. Por fanatismo, antes de la mitad del siglo veinte masacraban a bebés; estamos hablando de un acto aberrante de tal magnitud que si estuviera encarnado vomitaría. Estamos hablando de un acto de crueldad extrema. Sin embargo –y que no sean mal interpretadas las palabras a través de este receptáculo- no es que haya eximición pero hay un mínimo porcentaje de disculpa por su fanatismo, porque el fanatismo no deja de ser ignorancia. En vuestros diccionarios, fanatismo e ignorancia no son sinónimos pero hay una correlación si se entiende, hay una correlación.

 

Interlocutor: Está bien. No hay necesidad de insistir sobre este tema porque está claro. Ahora…

 

Ruanel: No es para ti. No es para ti lo que comento.

 

Interlocutor: No, no; todo esto está claro. Ahora vamos a ir a lo práctico porque todo lo que usted dijo -que está perfecto, lo acepto y quién no lo va a aceptar porque está clarísimo- es en general. Ahora, cuando yo hice la web sobre los violadores lo hice desde el punto de vista de la compasión y –diríamos, de, no sé si sería del sentido común- en el sentido que no juzguemos así a todos los violadores por igual porque no todos los violadores son –digamos- analíticos y son condenables…

 

Ruanel: No, en el plano físico todos son condenables porque si no se va a interpretar mal. En el plano físico todo acto hostil es condenable en mayor o menor medida. Insisto; si tú discutes con una pareja y esa pareja te pega una bofetada, la condena hacia ella podría ser: si tú tienes ego ofenderte, si tú eres reactivo le devuelves la cachetada o te levantas y te vas. O esa, ese tipo de condenas si se entiende lo que quiero decir por condenas.

 

Interlocutor: Sí, está claro, pero yo me expresé mal. Lo que yo quise decir es que no juzguemos con tanta facilidad porque no sabemos las circunstancias del violador…

 

Ruanel: Ningún ser encarnado –y tal vez esté apresurado por responder y por eso te estoy leyendo tu decodificador para apresurar- ningún ser encarnado conoce las circunstancias de otro ser encarnado. Por lo tanto no lo puede prejuzgar. Insisto: Ningún ser encarnado conoce las circunstancias ni siquiera de su mejor amigo. Por lo tanto no lo puede prejuzgar pero hay un común denominador en la cual alguien comete un acto hostil comprobable y yo estando encarnado, aún no conociendo las circunstancias voy a decir: “Sí, es un acto condenable”

Un ingeniero, en su ignorancia, construye una obra y no lo hace ni para ganar dinero ni para sabotear, simplemente por ignorancia pone mal los materiales, pone vigas más débiles por ignorancia; ni para ahorrar dinero ni para sabotear. El edificio se derrumba y mueren cincuenta obreros. Ese ingeniero es ignorante pero espiritualmente es causal de muertes masivas y seguramente va a ir a un plano del Error muy denso. El atenuante va a ser su ignorancia a diferencia de otro que capaz que hizo lo mismo para sacar dinero ahorrando materiales. ¿Entiendes la diferencia? Pero si yo encarnado me llamo Juan Pérez, yo, Ruanel:, encarnado me llamo Juan Pérez y veo por televisión que el ingeniero Fulanito, por ignorancia… Bueno, como diríais vosotros: “Joder, es condenable”. A esto me refiero.

 

Interlocutor: Está bien, Maestro. Cuando yo hice el escrito, porque yo estoy defendiendo el punto de vista del escrito ese, sobre los violadores, que no está en contradicción con lo que usted dice; lo que yo quise decir, porque tenía la base, no juzgar para no ser juzgado. Por eso digo, cuando uno señala con el índice, hay que señalarse a uno mismo, porque a lo mejor en las mismas circunstancias uno puede hacer lo mismo en las mismas circunstancias y además pensando en ese episodio de Jesús de hace dos mil años cuando el pueblo quería apedrear…

 

Ruanel: Te lo estoy leyendo mentalmente, por eso lo digo yo. En el mundo físico tal vez disienta –dentro de la unanimidad- tal vez disienta con el Maestro Jesua, eso de que el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Si yo soy un papá de familia y estoy mirando la televisión y veo que en otro barrio o vecindad o ciudad o país hubo un hecho aberrante de violación siempre voy a hacer causa común con el papá de la víctima y nunca con el violador. Y obviamente que mentalmente lo voy a condenar aún sin saber su situación, pero no lo voy a hacer por cretino o porque yo no sé sus circunstancias; es porque hay un instinto primario en cada ser encarnado que te dice que un acto hostil debe ser condenado. Y no se trata de prejuzgar, un acto hostil no se prejuzga, un acto hostil directamente se ve.

 

Interlocutor: Pero Maestro, el escrito que yo hice no tiene nada que ver con eso; yo no estoy diciendo que el violador no tiene que ser condenado en el plano físico sino lo estoy viendo desde el punto de vista espiritual en el sentido que no sabemos todas las circunstancias y si bien se lo condenan en el plano físico porque las leyes lo dicen…

 

Ruanel: Te leo de vuelta tu concepto y voy a exponer donde quiero llegar…

Te voy a sacar de guía, ¿eh?

El tema es así: Yo, ente espiritual, el Maestro Jesua, seguramente Johnakan también, seguramente Morgan-El también, sentimos compasión por ese thetán y por ese 10% que tiene el rol de violador. ¡Sentimos compasión! ¡Por supuesto que sentimos compasión, porque es un ignorante! ¡Obvio que sentimos compasión! Pero yo, encarnado no muevo un dedo por liberarlo de su condena…

 

Interlocutor: ¡Pero yo no dije eso en el escrito, Maestro!

 

Ruanel: Perfecto.

 

Interlocutor: El que ha interpretado esto…

 

Ruanel: Perfecto. Está quedando grabado, entonces. Perfecto.

 

Interlocutor: Claro, el que ha interpretado esto…

 

Ruanel: Claro que tengo compasión. Incluso por la pareja de asesinos del policía que tú llamas García. Claro que tengo compasión. Porque son unos ignorantes. Pero no muevo un dedo porque hay un setenta por ciento de análisis contra un treinta por ciento de reactivo. Y esto te lo afirmo yo ahora. Yo te lo estoy afirmando como Ruan-El.

 

Interlocutor: ¿Pero la muerte del policía fue totalmente azar?, porque se presentó allí. ¿Se lo mandó Eón?

 

Ruanel: Correcto. Pero dentro… Eón no manda. Porque puede quedar mal interpretado para los oyentes.

 

Interlocutor: Fue una broma. Que quede aclarado que fue una broma.

 

Ruanel: Correcto. Dentro de la causalidad y dentro de la lucha de parte de la mujer -que fue la mujer que fue la que hizo los dos disparos mortales- hubo un setenta por ciento de análisis y un treinta por ciento de reactividad. En esa reactividad no estaba la alevosía. Ahí hay un pequeño descargo: Había el miedo. El miedo de ser ellos reducidos y aprehendidos.

 

Interlocutor: Pero había un acto de desesperación también.

 

Ruanel: Correcto. Pero había un setenta por ciento de análisis en cuanto a cometer el hecho delictivo. A eso me refiero.

 

Interlocutor: Pero eso no lo sabían quienes los juzgaron.

 

Ruanel: De todas maneras, son condenables.

 

Interlocutor: Está bien. Pero usted en el plano físico y sabiendo lo que sabe ahora…

 

Ruanel: Los condeno igual.

 

Interlocutor: ¿A prisión perpetua? ¿Tan así?

 

Ruanel: Habría que evaluarlo, pero los condeno igual. Eso es lo que quiero dejar en claro para concluir porque he elucubrado tanto que verdaderamente agoté tremendamente al receptáculo.

 

Interlocutor: Déjeme ahora hablar un segundo a mí. ¿Quién me dictó ese escrito o lo pergeñé yo totalmente de punta a punta? ¿Nadie me dijo nada?

 

Ruanel: No. Obviamente que tu propio thetán te ha dictado…

 

Interlocutor: ¿Fue Radael? ¿Entonces se equivocó?

 

Ruanel: No, no se ha equivocado pero has puesto mucho de ti. Por lo menos un treinta por ciento has puesto de ti.

 

Interlocutor: ¿Y está mal eso, el treinta por ciento que puse?

 

Ruanel: No, pero el apasionamiento. Porque hubo apasionamiento, y a mí no me lo puedes negar porque yo estoy -con el permiso de tu thetán- estoy dentro de tu mente y sé que hubo un treinta por ciento de apasionamiento. Y ese apasionamiento obnubila, de alguna manera.

 

Interlocutor: Ese escrito tal cual está, ¿puede quedar así con el agregado de la sesión está aclaratoria o esa página que yo hice hay que tirarla a la basura?

 

Ruanel: La página puede publicarse en tanto y en cuanto no haya opiniones. Opiniones como hablar de compasión, como hablar de perdón, como hablar de agravados o atenuantes. O sea, la página para publicarse tiene que ser absolutamente neutra: “Ocurrió tal hecho”. Neutro.

 

Interlocutor: ¿La página tal como está se puede publicar sin tocarla nada pero agregándole abajo esta sesión aclaratoria donde cualquier duda que podría crear esa página quedaría aclarada con la sesión?

 

Ruanel: Perfecto.

 

Interlocutor: ¿Sí?

 

Ruanel: Correcto.

 

Interlocutor: Ahí no habría ninguna duda que puede ser publicada tal cual.

 

Ruanel: Correcto. Si no tienes nada más que agregar, déjame concluir.

 

Interlocutor: Eso está perfectamente claro. Pero después quería hacer una pregunta sobre mi salud, que eso le va a llevar…

 

Ruanel: No, eso no es para esa sesión. Entonces eso lo grabamos independientemente. Si no tienes nada más que agregar sobre este tema concluyo con unas palabras y le doy gracias a ese decodificador.

Todo ser en el camino espiritual –y aquí omito la palabra debe porque no hace falta ponerla- directamente digo: Todo ser en el camino espiritual tiene compasión pero también dentro de la compasión tiene sentido de justicia -y hablo de los seres encarnados ahora- entonces, ante un acto hostil se evalúa –hablo de los que están en el camino, no hablo de los jueces comunes y corrientes- se evalúa cada circunstancia donde puede haber atenuantes y o agravantes. Pero en todos los casos un acto hostil es condenable; en todos los casos. Y aquí no hablo de compasión o de odio hacia la persona, primero porque una persona que está en el camino no se puede involucrar personalmente porque así como existe el amor impersonal existe el juicio impersonal –y estoy hablando del plano físico porque en el plano espiritual no hay ningún tipo de juicio ni personal ni impersonal ni nada, es la propia gravitación del espíritu lo que lo jala hacia abajo o lo sube. Bien. Entonces, yo, encarnado –hipotéticamente, figurativamente- ante un hecho así no voy a odiar a esas personas si soy yo el que las tiene que condenar pero obviamente sí los voy a condenar y los voy a condenar con una total compasión pero condenar al fin y al cabo. Por eso digo que dentro de ese contexto que hemos hecho no tiene sentido el ejemplo de la prostituta a la que iban a lapidar; no tiene sentido, es otra cosa. Por eso no me quiero desviar del tema. Toda situación negativa es condenable en la medida adecuada. Por eso digo no nos pasemos del exceso de legítima defensa: Tú recibes una bofetada, tu mente analítica lo que va a hacer es tratar de convencer a la persona que estaba equivocada. Si la persona sigue reactiva, te levantas y te vas. Ni siquiera le respondes la bofetada porque si no te pondrías a su misma altura reactiva. Esto es lo que quiero decir.

 

Interlocutor: Está bien. Concluiremos la sesión si usted me permite… Quiero decir lo último, ¿puede ser?

 

Ruanel: Bien.

 

Interlocutor: A esa pareja que asesinó al policía, yo no la hubiera condenado a prisión perpetua, yo le hubiera dado por lo menos diez años, máximo quince. Eso nada más quería decir.

 

Ruanel: No podemos ponernos en jueces y decir cuánto tiempo. No podemos porque no es el tema. El tema es si un hecho así es condenable o no. Y sí es condenable. ¿Si se debe tener compasión por esa gente? Sí, porque es ignorante. ¿Que hay atenuantes? Un montón de atenuantes: Ignorancia, fanatismo, forma de vida… Una persona que lleve en un país más democrático, más respetuoso de las leyes, su porcentaje de violación que puede ser del uno por ciento nunca se va a adaptar a vivir en un país, en una región donde el porcentaje sea del setenta por ciento.

 

Interlocutor: Maestro, hay algo que hay que aclarar porque si no toda la sesión no va a servir. Usted dice que es condenable. Sí, pero no es lo mismo condenar a alguien a prisión perpetua o a pena de muerte que a dos años de prisión en suspenso.

 

Ruanel: Por supuesto. No estamos hablando de eso. No nos compete hablar de… Aparte la pena de muerte es aberrativa. Para nosotros, los espíritus de Luz, la pena de muerte es aberrativa.

 

Interlocutor: Está bien. Lo puse como un ejemplo extremo. Pero lo que tiene que quedar claro…

 

Ruanel: Te estás reiterando te estás reiterando. Ya lo hemos dicho eso. No nos compete a nosotros el margen de tiempo, no nos compete a nosotros.

 

Interlocutor: Pero no es lo mismo, Maestro, condenar…

 

Ruanel: Claro que no es lo mismo.

 

Interlocutor: No es lo mismo una condena a prisión perpetua…

 

Ruanel: Claro que no es lo mismo. Por eso di el ejemplo que no es lo mismo que si te pegan una bofetada te levantes o le respondas con una viga en la cabeza abriéndole la cabeza al otro.

 

Interlocutor: Está bien. Pero yo estoy hablando de la condena, Maestro. No es lo mismo…

 

Ruanel: Es exactamente lo mismo, el tema.

 

Interlocutor: No. Un año de condena en suspenso no es lo mismo que prisión perpetua.

 

Ruanel: Por supuesto. Todo tiene que ser acorde al acto hostil.

 

Interlocutor: Cuando hablamos de condena hay que ver que tipo de condena, también. Eso es otra historia.

 

Ruanel: Todo tiene que ser acorde al acto hostil. No nos reiteremos.

Hasta todo momento.

 

Interlocutor: Hasta luego, Maestro.

 

 

Información complementaria

El cielo responde