Índice
George-Superman-Reeves ¿suicidio o asesinato?
Grupo Elron

 

superman.gif (14781 bytes)

 

 

George Reeves (5 de enero de 1914 - 16 de junio de 1959) fue un actor norteamericano de cine, teatro y televisión que apareció en importantes películas de finales de la década de 1930 a la década de 1950 y en una larga lista de películas tipo B. No obstante, es mejor conocido por su papel de Superman en la exitosa serie de televisión Aventuras de Superman de la década de 1950 y por las especulaciones referentes a las circunstancias de su muerte.

 

 

La serie de televisión en la que George Reeves encarnó a Superman estaba basada en  el cómic, en los personajes y los conceptos creados en 1938 por Jerry Siegel y Joe Shuster, la cual tuvo una duración de 6 temporadas y 104 episodios de media hora. El programa fue la primera serie de televisión en presentar a Superman y comenzó a rodarse en 1951 en California. Hay divergencias, pero tradicionalmente se acepta como fecha inicial y final de transmisión de la serie el 19 de septiembre de 1952 y el 28 de abril de 1958.

 

 

El éxito de la serie encasilló a George Reeves en el papel de Superman, a tal punto que cuando aparecía en las películas en cualquier otro papel el público lo identificaba con el héroe. La frustración de no poder triunfar como actor le produjo un agudo estado depresivo que finalmente lo llevó al suicidio, que fue en realidad la causa verdadera de su muerte.

 

 

El film “Hollywoodland” dramatiza la investigación de la muerte de Reeves con las estrellas de cine Ben Affleck como Reeves y Adrien Brody como el personaje ficticio Louis Simo, basado en el detective Milo Speriglio. La película muestra tres versiones de su muerte: muerto semi-accidentalmente por Lemmon, asesinado por un sicario sin nombre por orden de Eddie Mannix y, finalmente, el suicidio.

 

 

 

La muerte de algunos actores que dieron vida a Superman, como George Reeves y Christopher Reeve, entre otros, ha dado origen a una leyenda sobre la existencia de una maldición que pesa sobre quienes interpretan a este personaje, lo cual no pasa de ser una fantasía simplemente porque las maldiciones no existen y las coincidencias sí porque el plano físico es azar.

 

 

JORGE OLGUÍN

 

Las supuestas maldiciones tienen una explicación tan lógica como científica, porque las muertes atribuidas a las momias egipcias han sido provocadas por virus que atacaron a los investigadores, las del diamante Hope fueron en algunos casos debidas a los espíritus del Error, las de los artistas de Hollywood, como la del actor George Reeves y Christopher Reeve, al ego y al karma, respectivamente, y así por el estilo.

 

 

 

SUPERMAN BY GEORGE REEVES

REFERENCIAS SOBRE EL ACTOR Y LA SERIE

http://es.wikipedia.org/wiki/George_Reeves

http://usuarios.lycos.es/supermanreturns/grreves.htm

 

 

LA PERSISTENCIA DE UN MITO

 

¿Existen en realidad las maldiciones?

Estimado profesor: Me dirijo a usted para solicitarle información sobre la cuestión de las maldiciones. ¿Cómo es posible hacerlas y cómo uno se puede proteger de ellas? Me refiero a las tan conocidas como las maldiciones de las momias egipcias, específicamente la de Tutankamon, la del diamante Hope, etc. Son muy conocidas también las maldiciones en la colonia artística de Hollywood, como las de los intérpretes de Superman, George Reeves y Cristopher Reeve. El primero apareció muerto misteriosamente después de interpretar al Hombre de acero durante mucho tiempo, y el segundo, que lo interpretó en tres o cuatro oportunidades, quedó paralítico al caerse de un caballo. Observe la coincidencia en los apellidos de ambos actores: Reeves y Reeve, que, aunque al segundo apellido le falta la “s” no deja de ser una notable coincidencia.

Elbio S.

 

RESPUESTA

Apreciado Elbio: En primer lugar, desde ya te informo que las maldiciones no existen, debiéndose fundamentalmente las muertes, en el caso de las famosas maldiciones de las momias egipcias, a bacterias que se activaron al descubrirse las tumbas, y, en otros casos, como el del diamante Hope, a la intervención de los espíritus del Error (¿cuándo no?).

Y lo mismo ha sucedido en todos los casos de supuestas maldiciones, tratándose simplemente de causas naturales o provocadas por los espíritus del Error o simples coincidencias, sin descartar la concurrencia de algunas de ellas o de todas en un determinado caso

Tampoco existe lo que se ha dado en llamar las “maldiciones de Hollywood” o de la farándula o con cualquier otro nombre con que se las haya denominado.

En el caso de los intérpretes de Superman, por ejemplo George Reeves, se trató de un problema de naturaleza egoica, porque se suicidó al caer en un profundo pozo depresivo al malograrse su carrera de actor al quedar encasillado en la interpretación de Superman.

No fue asesinado, como algunos sospecharon. Sin importar el papel en el que actuara, cuando el público lo veía en las películas, de inmediato lo identificaba con Superman, esperando que saliera por la ventana volando.

A todo esto cabe agregar el affaire amoroso que había tenido con la esposa de Mannix, que era nada menos que uno de los vicepresidentes de la Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), en una época muy pacata en que estas cosas eran muy mal vistas. Y este conflicto aún lo perseguía después de que la relación concluyó.

Todo esto, que no era ningún secreto ya que era vox populi en la colonia artística hollywoodense, terminó por impulsarlo a quitarse la vida.

En cuanto a Christopher Reeve, la cuestión del apellido similar al del otro actor es una mera coincidencia y, en lo que respecta a su caída del caballo, se trató de un accidente, sin descartar, naturalmente, cuestiones kármicas, pero esto es harina de otro costal y, obviamente, no tiene nada que ver con este tema.

Y esto es todo respecto a las “maldiciones”, detrás de las cuales siempre hay una explicación absolutamente lógica y natural.

Bienvenido al Club. Un fuerte abrazo.

 

 

SESIÓN DEL 22/10/02

 

Médium: Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar: Ruanel.

 Interlocutor: Pasando a otro tema completamente distinto, ¿qué eso de las llamadas “maldiciones”? Me refiero a lo que se ha dado en llamar “la maldición de las momias egipcias”, la maldición del diamante  Hope, etc. En otros casos se ha hablado de las maldiciones en los artistas de Hollywood, como los casos tan famosos de George Reeves, que interpretó al Hombre de acero, que apareció misteriosamente muerto en su casa de Beverly Hills,  y de Christopher Reeve (sin “s”, pero, aun así, ¡qué extraña coincidencia), que también lo interpretó y que quedó reducido irónicamente a una silla de ruedas tras una caída de un caballo...

Ruanel: Lo de las momias, en algunos casos pueden ser restos virósicos que pudieron afectar a los investigadores que las descubrieron. Con respecto a las otras “maldiciones”, pueden ser producidas por los espíritus del Error. En otros caso ha influido el tremendo rol del ego.

Interlocutor: ¿En qué caso influyó el rol del ego?

Ruanel: El personaje de ficción llamado Superman fue interpretado por varios actores, y en algunos de ellos hubo coincidencias. En la década del sesenta, uno de esos actores tuvo una tremenda depresión porque quería salir de su papel de actor de Comics, y al no poder hacerlo porque la gente lo identificaba solamente con Superman, terminó suicidándose de un balazo.

Interlocutor: ¿No fue, entonces, un asesinato, como sostienen algunos?

Ruanel: No, no fue un asesinato. Se suicidó. Aparte, tenía conflictos con la esposa de un director de cine con la cual había tenido amoríos.

Interlocutor: Recuerdo haber leído algo al respecto, creo que se trataba de uno de los vicepresidentes de la Metro-Goldwyn-Mayer...

Ruanel: Así es. Con respecto al otro actor más reciente, con apellido parecido, no es más que una coincidencia. Y con respecto al hecho de haber quedado  paralítico al caer de un caballo, fue simplemente un accidente, aunque karmático. Por otra parte, este actor, como espíritu, se encuentra en un plano de Maestría, el nivel 4º.

Interlocutor: ¿En síntesis, entonces, en el caso de George Reeves fue un problema egoico y en el caso de Cristopher Reeve simplemente un accidente, aunque obviamente irónico?

Ruanel: Así es. No hay otras connotaciones secundarias. Detrás de cada maldición hay una explicación lógica.

Interlocutor: Bueno, otro punto aclarado. ¿Aparte de los espíritus del Error, los “demonios” y las energías lúdicas, hay otras entidades negativas que abruman o molestan a los seres humanos?

Ruanel: Sí, pues hay que incluir a los elementales de la naturaleza, como los gnomos, elfos, duendes, faunos, etc., pero no lo hacen por maldad sino por traviesos.

Interlocutor: Ya entiendo. ¿Y también pueden hacer foco y producir imágenes y todas esas cosas?

Ruanel: Si, pueden hacer foco y producir imágenes igual que los espíritus del Error.

Interlocutor: ¿Y también pueden hacerse visibles?

Ruanel: Sí, por supuesto.

Interlocutor: Hace muchos años, un amigo de mi padre, que era ingeniero en minas en Europa, contaba que era común que los mineros, cuando había algún escape de gas, vieran gnomos que se les aparecían y les advertían del peligro. ¿Es posible esto?

Ruanel: Claro que sí, porque muchos elementales son Servidores.

Interlocutor: Ah, ya entiendo... ¿Y con respecto a los zombis, es decir, los llamados “muertos vivientes del Vudú”, que los brujos supuestamente tienen a su servicio?

Ruanel: Eso es una tontería. Es una tradición de esa isla denominada Haití. No hay ninguna droga que pueda revivir a los muertos. La condición de zombi es producida por una droga que origina un estado de tipo cataléptico.

Interlocutor: ¿Y qué hay de verdad en los muñecos de cera con alfileres clavados que provocan dolor en las víctimas que representan?

Ruanel: Son todos inventos. Se puede dar a veces, excepcionalmente, la circunstancia de que el encarnado, al pinchar un muñeco e intencionar con toda su fuerza mental para que le llegue a la víctima, que ésta sienta el pinchazo. Pero este efecto no es más que una transferencia energética sin ninguna connotación mágica.

Interlocutor: ¿Y esto se produce aunque la víctima no tenga conocimiento de lo que se está haciendo en su contra?

Ruanel: Se produce aunque la víctima no lo sepa. Si yo, por ejemplo, odio a una persona, y tengo una foto de ella o hago un muñeco que la representa, cuando pincho no estoy pinchando la foto ni el muñeco, sino que automáticamente estoy focalizando mi vibración energética negativa hacia la otra persona y esa vibración llega.

El ser humano no tiene tanto poder como para hacer foco como un espíritu, que hasta puede producir lo que ustedes llaman “combustión humana espontánea”, porque el ser encarnado solamente tiene el 10 % de espíritu.

No obstante, algunas personas pueden lograrlo a través de ciertos ritos africanistas que potencian la maldad.

Interlocutor: ¿Ese potenciamiento de la maldad lo hacen a través del auxilio de los espíritus del Error?

Ruanel: Por supuesto. Todo lo que es de la línea africanista, umbanda, kimbanda, macumba, vudú, utilizan espíritus del Error para hacer sus daños. Y esos espíritus del Error focalizan la energía negativa y pueden llegar a hacer foco sobre la persona que el brujo quiere dañar a través de los pinchazos en la foto o el muñeco que la personifica.

Pero aunque la persona que pincha el muñeco no haga ningún rito negro también puede enviar, aunque limitadamente, foco hacia su víctima y dañarla.

Aunque tú no lo sepas, cuando en una oportunidad estaban reunidos los miembros del Grupo Elron en un bar, uno de ellos, sindicado como “el discípulo número trece”, envió una energía negativa con tal fuerza que uno de los presentes tuvo un preinfarto y tuvo que retirarse.

Esa energía negativa, en realidad, iba dirigida a este receptáculo, a quien ese discípulo le tenía envidia, pero como estaba en un estado de euforia le rebotó y fue a parar a la persona que tenía al lado.

Interlocutor: Recuerdo perfectamente ese hecho.

Ruanel: Esto quiere decir que haciendo foco se puede enfermar a una persona.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, todo esto de las brujerías, conjuros, maldiciones, etc., es debido a...?

Ruanel: Es debido a la intervención de los espíritus del Error e incluso los “demonios”.

Interlocutor: ¿Y las famosas caza de brujas de los siglos pasados?

Ruanel: ¡Por favor, eran todas víctimas inocentes! No tenían nada que ver con la utilización de los espíritus del Error que hacen ahora las líneas africanistas.

Interlocutor: ¿Existe algún tipo de conjuro especial, secreto, por el cual se pueda concitar la voluntad de los espíritus del Error?

Ruanel: No, no existe. Y aunque existiera no es necesaria, porque los espíritus del Error se prestan voluntariamente. La expresión que utilizarían sería, utilizando una frase común, “a mi juego me llamaron”. Eso de los “conjuros” es solamente de las películas de ciencia ficción. Sí se puede hacer algún tipo de concentración mental como para lograr un mejor contacto potenciando el deseo, pero esto no tiene nada ver con los conjuros. Así como con el poder de la oración se puede crear un canal de Luz, así también con la invocación al mal se puede crear un canal de sombra. Pero con los espíritus del Error no son necesarios tantos miramientos, ya que están prontos a servir a quien quiera provocar maldades.

Interlocutor: Bueno, creo que esto ha quedado debidamente aclarado y doy por terminado el tema…