Índice
Pensamientos suprafísicos
Grupo Elron

 

 

 

Abunda el egoísmo.
Falta el altruísmo.

Abunda la vanidad.
Falta la humildad.

Abunda la guerra.
Falta la fraternidad.

Abunda la riqueza en unos pocos.
Falta el alimento en muchas regiones.

Abunda el fundamentalismo.
Falta la espiritualidad.

Abunda el racismo.
Falta la hermandad.

Abunda el agua contaminada.
Falta el agua potable.

Jorge Olguín.

Sobra y falta

 

 

 

UTOPIA

 

Utópicamente hay un mundo donde el aire se compone de ego... y todos sus habitantes lo respiran.

Utópicamente, en ese mundo, cada habitante podría protegerse de dichos roles si tan sólo conociera el color de ese aire.

Utópicamente nace una persona con la cualidad de ver el color de dicha atmósfera... y puede controlar esos roles.

Y esa persona le preguntaría a EÓN: -¿Cuál es mi beneficio si no sé cómo explicarle qué es un color al que ve todo transparente?

Utópicamente descubre cosas con un siglo de adelanto en ese mundo... para nada...

Y sufre, pues su cuerpo está expuesto a la nociva atmósfera de ese mundo...

 

Jorge Raúl Olguín.

 

 

No creas todo lo que te comentan de lo ininteligible,

pues debes entender que está más allá de tu realidad.

En todo caso trata de buscar dentro tuyo,

más no vayas a creer lo que te cuentan de sus experiencias.

Aun quienes te aprecian te darán su punto de vista, que no es el tuyo,

probablemente sin saber que son subjetivos.

Has una introspección y busca en tus profundidades,

descubrirás un universo distinto

y no será nada de lo que te han descrito.

La misma oscuridad servirá para elevarte,

previo haberte llevado a lo más hondo.

Harás del abismo una parte tuya

y otra parte será el fuego de vida.

¿Y querrás seguir preguntando?

Todo será vano si no es tu vivencia.

No creas entonces lo que te comentan de lo ininteligible,

tampoco lo que yo te estoy contando…

ya te dije que es ininteligible.

 

Johnakan.

 

 

Un personaje domina el mundo de la Tabla Redonda con toda la fuerza de su genio: Merlín. Este profeta, nacido de un demonio y de una virgen muy pura (1), conserva de su origen los dos elementos del genio. Conoce el pasado y también el futuro. El es quien aconseja a los caballeros. Él es quien ha establecido los planos de la Tabla Redonda. Él es quien regula la disposición de las batallas. Su arpa embruja a las potencias enemigas (2), domina a los demonios, evoca a los ángeles y deleita a las hadas, hasta el día en que él mismo se dejará encantar por una mujer, por Viviana (3). Merlín

1) ¿Cómo sabemos que no fue al revés? ¿Cómo sabemos que no nació de un hombre de alma noble y de una mujer venida de la 8va Esfera?

2) ¿Y si su arpa era su tono de voz?

3) ¿Quién dice que se dejó encantar? ¿Cómo sabemos que no aceptó el juego propuesto por Viviana y los historiadores míticos escribieron lo supuestamente evidente?

Johnakan

 

 

"La mayor de las certezas no deviene de la mayor de las incertidumbres".

 

Johnakan.

 

 

Para superar algo, primero hay que aceptarlo. En todos los planos, esto funciona así. Las leyes físicas son sólo para el plano físico. Hasta tanto no se acepten las distintas realidades ¿cómo poder superarlas? Cuando acepto desde la experimentación interna que soy un ser espiritual en una envoltura física la visión cambia por completo. No basta con informarse, hay que vivenciarlo. Para ello ayudaría bastante dejar de ser tan rígidos y materialistas. No se trata de que lo material esté reñido con lo espiritual, se trata de comprender que no sólo somos materiales. Cuando la visión interna se despierta no hay elemento que no pueda ser encontrado.

Kar El.

 

VIVENCIAL

Importa lo vivencial si sabes asimilarlo
y no quedarte en palabras de un calculado discurso.
Importa lo que incorpores y no precisas cuidarlo,
pues una forma de vida no se estudia como un curso.

Importa lo vivencial y lo sientes de ese modo,
aunque tropieces a veces en el largo recorrido.
Importa lo que asimiles y que eres parte del TODO,
pues parte de lo que eres es también por lo que has sido.

Importa lo vivencial, no quedarte con palabras
que has aprendido en los libros y repites cabalmente,
pues la vida no es un acta que con ceremonia labras
ni tampoco es una idea que disciernes lentamente.

Pero tienes que tener en cuenta ese gran detalle...
no tomes vivencia ajena como parte del bagaje,
pues aunque trepes montañas o camines el gran valle,
no llevarás experiencia como parte de equipaje.

Lo vivencial no se piensa, pues no es tesis de posgrado.
Es entender que tu lastre son esas bajas pasiones
que en aquel mundo profano hay vidas que ha malogrado,
refugiándose en lo cómodo, dejando atrás las acciones.

También ten en cuenta esto: lo vivido lo incorporas,
lo aprendido lo asimilas, mientras pules lentamente
las aristas que te sobran, trabajando doce horas
en tu propio ser interno, clarificando tu mente.

Y como dije hace años, buscando alcanzar la meta:
¿Si es una búsqueda eterna, por qué te apresuras tanto?
Vivencia cada sendero y ve libre, sin maletas,
importa la calidad y no el cómo, por qué o cuánto.

Johnakan - 10/06/2014 - 11.44 hs.

 

 

Hay quien ha comentado que la autoestima tiene su raíz en el ego. Nada más equivocado.

El ego es infantil y siempre vive demandando, sin importar cómo ni a quien, mientras se satisfaga su capricho.

La autoestima es valorarse y respetarse, mas no deja de reparar en las necesidades de la otra persona. No podría tener raíces en arquetipos de niño eterno.

El ego tiene infinidad de roles... y todos son perniciosos.

La vanidad es un rol del ego. La baja estima, otro.

Y ahí quiero aclarar algo... ¿Por qué la autoestima NO ES un rol del ego y la baja estima sí?

Porque como dije antes, la autoestima es valorarse y respetarse, mas no deja de reparar en las necesidades de la otra persona... Y NO DEMANDA.

Por el contrario, la baja estima NECESITA DE LA APROBACIÓN DE LOS DEMÁS....al igual que un niño. ¿Y por qué digo que el ego es como un niño? Porque el ego quiere todo servido... nunca se esfuerza.

 

Jorge Olguín.

 

 

¿Decimos lo que pensamos?

¿Llevamos a cabo lo que prometemos?

¿Condice hablar de humildad mientras despreciamos al de abajo?

Cuidado que los brillos del EGO no cieguen la visión del alma.

Pensad que lo único valioso que se cosecha en el plano físico es el AMOR, ya que como he dicho en diversas oportunidades: -Es más fácil escapar de la gravedad de un agujero negro que llevarnos algo material al plano espiritual.

 

Johnakan.

 

 

Evolucionarás por el camino del amor y la sabiduría o por el camino del dolor. Por el primero caminan los hijos del agua, por el segundo los hijos del fuego. El signo del origen está olvidado y los hijos del agua podrán encontrarlo a través de la serpiente, mas el conocimiento fue confundido como las lenguas en Babilonia, quien generó dolor sólo será vencido con las herramientas del origen para que el bastón así sea partido. Si usas las herramientas de los hijos del fuego, ya te han vencido. Escrito ha estado escondido a la vista de todos para que sea reconocido por quienes portan el signo olvidado.

Kar El.

 

SITUACIONES

El plano físico tiene situaciones que no siempre pueden ser controladas. Y a veces pueden llegar a hacer descarrilar al tren de la vida.
Los roles del ego son mucho más complejos que lo que podríamos describir con palabras, ya que hay más de un centenar en cuanto a variedad de los mismos... con el agravante que se camuflan y/o transmutan de un momento a otro.
Entonces, no siempre se pueden integrar los mismos y, salvando las distancias, los podríamos comparar con las cepas virales de la gripe o influenza, que mutan cada temporada. pero los roles del ego mutan cada minuto... cada segundo... buscando qué demandar o en qué manipular.
Como agravante, al ser el ego infantil, siempre está disconforme y nunca sacia sus caprichos. Es más, en el caso de hacerlo, el rol que impulsó ese capricho se transmuta en un yo culposo, acusando, como si fuera independiente de la persona que porta ese rol.

Johnakan.

 

 

ININTELIGIBLE

 


Tratábamos de comunicarnos pero cada vez se hacía más dificultoso... hasta llegar a un punto en que aun hablando el mismo idioma, no nos entendíamos.
En ese momento me acordé de la Torre de Babel, cuando Yahveh dijo:
-Confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros.
Y habíamos perdido la Palabra.
Busqué sumergirme en una espiral que me llevara a lo más profundo de mí mismo y así poder entender qué fallaba en mi discernimiento.
E inmediatamente esa espiral se transmutó y sentí la Manifestación Divina como un relámpago en ascenso entendiendo que hay una compresión más allá del discernimiento... una comprensión que es instantánea, directa. No había un intermediario que te indicara o te señalara el Camino.
Lo veías... estaba allí. Era inmediatez... y así encontrabas la diversidad en la unidad.
Y entendí que no necesitábamos discernir... y que no habíamos confundido el lenguaje.
Simplemente estábamos condicionados a interactuar exotéricamente sin percibir que sólo bastaba con captar la Esencia.
Y esas espirales que me transportaron de lo más profundo a lo más elevado me llevaron a incorporar en mi Ser el Principio de Correspondencia: Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba. La mayor de las certezas no deviene de la mayor de las incertidumbres.

 

Jorge Olguín.

 

 

NO ES LO MISMO CAMINAR QUE RECORRER EL SENDERO DE LA VIDA.

En una región de Medio Oriente mucha gente se burlaba de Abdul, el cojo.
Las aceras tenían dibujos similares a las Ramblas de Barcelona y creaban una ilusión óptica de subidas y bajadas (quien ha recorrido las Ramblas sabe de qué hablo).
Abdul caminaba con cuidado, mas entre su cojera y la ilusión óptica, muchas veces se tambaleaba o trastabillaba.
Mientras la gente se burlaba, él sonreía. Sabía que es el ego infantil quien se ofende y no su Ser Interior.
Le encantaba escribir y disfrutaba de la soledad, pero no confundir con refugiarse en esa soledad. Abdul era una persona muy sociable.
Pasaron los años y entregó un borrador que había escrito con mucho esmero a su editor. Al hombre le gustó y lo publicó.
El libro terminó siendo lo que hoy llaman 'bestseller' y trataba sobre cuentos sufíes.
Abdul se hizo famoso, pero nunca perdió su humildad.
Una tarde lo visitó Yalal, un amigo de la infancia, y le comentó:
-Querido Abdul, siempre se han burlado, pues apenas podías mantenerte en pie... y mira lo que has logrado.
Abdul lo miró con afecto y le respondió:
-Querido Yalal, no es lo mismo caminar que recorrer el sendero de la vida.

Johnakan.

 

 

No me interesa tu consejo.

 

M.W.: Es tan familiar esto, cuantas veces lo hemos escuchado, pero nadie experimenta en cabeza ajena.

 

M.P.M.: Bueno eso ya es indiferencia, ¿no? Porque el interés es independiente de si me sirve o no ese consejo.

 

Jorge Olguín: Es una de las variantes, apreciado M. La frase está publicada en función de aquellas personas que se creen 'dueñas de la verdad' y sólo desean escuchar lo que coincida con su forma de pensar.

 

M.P.M.: ¡Humildad! Nos creemos muchas veces que humildad es "agachar el moño" pero es más que todo comprensión.

 

Jorge Olguín: Claro, muchos se confunden humildad con sometimiento y terminan siendo humillados o se acostrumbran a ser serviles. La humildad debe ir de la mano con la dignidad. Esa es la manera correcta. Algunos 'agachan el moño' sin problemas, apreciado M., ya que se acostumbraron a estar 'domesticados'.

 

M.P.M.: No vemos las cosas como son sino como somos.

 

Jorge Olguín: Es válido, M., si fuéramos subjetivos. No es así si somos objetivos.

 

M.P.M.: Ser objetivo en lo relativo por cierto que se puede. Se precisa hacerlo. Es que hay muchas corrientes que niegan lo evidente en razón de que sería como realidad "colada" por el sujeto. Está claro que lo es, pero no quita que no sea real, por lo menos parcialmente, que es hasta donde llegan nuestras capacidades.

 

Jorge Olguín: Ser objetivo en lo relativo es ser objetivo en forma parcial. Esa es la realidad "colada" por el sujeto. Y es real, pero no desde donde llega nuestra capacidad, sino desde donde lo permite nuestra percepción.
Entonces se trata de ser objetivo en lo absoluto, o sea, no desvirtuar nuestra percepción debido a los roles del ego.

 

M.P.M.: Entiendo.