Índice

Psicointegración - Ruanel y el Ego

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

 

Psicointegración 06/10/2015

Profesor: Jorge Raúl Olguín

 

 

Psicointegración por Ruanel acerca del ego utilizando expresiones apropiadas para recalcitrantes roles de víctima. No levanta sino que empuja crudamente y pone en su sitio a cada uno. En cierto modo no le falta razón.

 

Sesión en MP3 (2.088 KB)

 

 

Entidad: ¿Qué tal? Bueno, están tan acostumbrados con los nombres que siempre esperan que Johnakan haga de guía pero intencioné venir yo, Ruanel, porque aparte no me callo nada y digo las cosas como son, tratando de guiar en la vida actual -nada de vidas pasadas, en la vida actual, punto-, sacar el ego y crear el auto estima. Directo. Sin filtro.

 

Alguna vez Johnakan dice que le preguntaron sobre la diferencia entre auto estima y ego, que los dos eran beneficiosos o perjudiciales y decía que podían ser parecidos. Para nada, no son parecidos. Cuando tú tienes un problema de baja estima tienes un problema de ego elevado, punto. Ahí no hay tu tía. Porque tú te crees que no te aceptan, porque te piensas que en reuniones pueden maltratarte, porque te miras al espejo y no te gustas. ¿Y por qué eres tan ciego?, porque los demás ni se fijan. Entonces tú me responderás "¡Ah!, entonces tengo razón porque si no se fijan es porque no les intereso". Está bien, quizá sea cierto, quizá no les intereses, eso significa que no te están viendo. Eso significa que esa supuesta fealdad o no aceptación está en tu mente, no en la de ellos. Pero tú me responderás "Bueno, pero son propensos a maltratarme, a herirme, a tratarme mal" Sí, sí, repite las palabras con distinto tono. Pero, ¿sabes qué?, eres como ese ser humano delante de la fiera, que pones en lugar de (fallo de grabación) le pones (fallo de grabación) y sales corriendo. Y la fiera, ¿qué te piensas que va a hacer? Correr, atraparte, comerte porque tú eres tan listo que piensas que la fiera es inteligente. La fiera no es inteligente, olfatea tu temor.

La masa, esa masa informe que le llamas humanidad es como que tiene un inconsciente colectivo y olfatea esa baja estima y actúa en consecuencia pero es tan sencillo, tan sencillo que no sé como gasto tiempo en explicarlo.

 

Johnakan, con su azucarada manera dice: "Tenemos que querernos, aceptarnos. No podemos querer a otros si no nos queremos nosotros primero".

 

Nos tenemos que querer nosotros, punto. Eso de querer a otros es hipocresía.

Hay gente que nos ignora porque está en otra, hay gente que directamente nos ignora porque no le significamos nada. ¿Por qué tenemos que querer a esa gente? Nada. Egocentrismo. No, no, no. No seamos necios tampoco.

Con el auto estima nos queremos, nos aceptamos independientemente de lo que piense el otro. Está bien, también dicen que Colón descubrió América cuando es mentira.

 

Una cosa es cierta, la gente piensa que el ego es la persona pedante, soberbia, narcisista... ¡El ridículo, el miedo a sentirse exhibido! Obviamente que tiene un ego gigantesco, más grande que una montaña. Yo siempre pienso que el ego es el temor a la exposición. Y muchas de las cosas no digo que las fantaseemos pero nada, nosotros somos exagerados con nosotros mismos, punto. Somos exagerados. Sentimos que nos miran, sentimos que nos maltratan, sentimos que no servimos para nada. Perfecto, así nos va. Voy a clavar un clavo y me lo doy en el dedo. Bueno, el siguiente martillazo me lo daré en el dedo porque yo ya pensé... ya es como que inconscientemente me diera en el dedo. A veces atraemos cosas con la mirada sin darnos cuenta. Nos gusta una persona, queremos hablar con esa persona y ponemos cara de pánfilos, de esos tontos de los dibujos. Es como que a veces hacemos el ridículo a la quinta potencia.

Si jugáramos al póker con nuestra cara saldríamos últimos.

 

Del otro lado me dirán "¡Cero! ¡Qué aliento que me da Ruanel! Me está taladrando en la cabeza en lugar de levantarme. Me está hundiendo en la ciénaga en lugar de salvarme".

No, te estoy enseñando a no ser hipócrita, te estoy enseñando a no encapricharnos como un niño. Es tan difícil, tan difícil la culpa...

 

Johnakan dice "El ego somos nosotros mismos". Es como si yo dijera "Mi mano me pertenece". Obvio que el ego no somos nosotros mismos, el ego lo sientes tú, no lo siente el hijo del vecino. O lo sentirá también pero yo creo que lo peor de todo es lo ridículo, lo ridículo cuando lloriqueas en silencio, lo ridículo cuando te haces la víctima por todo, lo ridículo cuando... Por lo menos así te veo yo.

 

"Deja de ayudar", me dirás. "No me digas más verdades".

No, está bien. Te voy a mentir. Te voy a mentir para que te guste, porque te gusta la mentira.

-Tú puedes. Tú vas a salir adelante. Eres el mejor del curso, eres el mejor de todos tus compañeros. ¡Ah! Já, já, já.

 ¿Ya está? ¿Ya lo asimilaste? Bueno, ahora vamos a la verdad. No eres el mejor, no eres el peor, eres uno más. ¿Uno más? ¿Cuál es? Uno más, como cualquiera. El cualquiera, el que no tiene casa, el sultán que tiene palacios con piso de mármol, todos crepan. Te traduzco "crepar": Finish. Bye Bye. Au revoir. Me voy del plano físico.

¡Ah! ¿Se entendió ahora? Se trata de cambiar de actitud, hay que cambiar de actitud, es todo cambiar de actitud. Lo más cómico es que una cosa es cierta, el ego es el dueño de los impulsos pero los tienes contra tu persona no contra los demás. Acá no estoy diciendo que nos disfracemos de marines y salgamos a vencer una multitud pero tampoco a darnos la cabeza contra el espejo nosotros. Como mi dedo se portó mal golpeo a mi dedo. "Pero que listo, soy más listo...". ¡Oh! Ahí tenéis un poroto al lado mío. Stephen Hawking no existe al lado mío. Soy relisto". Le pegué a mí dedo porque se portó mal. Eso sí, después me duele a mí al pegarle a mi dedo. No entiendo por qué. O sea que si yo me enojo y me golpeo la cabeza contra el espejo y después se me inflama, me saca un moretón, no entiendo por qué.

 

No te halago. Claro, ¿cómo te voy a halagar? ¿Acaso Johnakan no dice que el ego es presa de los halagos? Que eres maravilloso, que eres único... Cada ser es único.

 

Obvio, hasta los gemelos, hasta los siameses son únicos.

 

"Tenemos el mismo ADN que el más grande de los sabios".

 

También te podría decir la diferencia ente el humano y el chimpancé en cuanto a ADN y ahí te caes sentado de vuelta en la ciénaga.

Dejemos de pensar en ADN, en cociente intelectual, en todo eso. Hay que dejar de quejarse, hay que actuar, punto. Las cosas como son, no hay otra manera. Que mi nariz, que mis ojos, que mi color de piel... He conocido gente en el plano físico que la mirabas y no sabías si estaba hecha al derecho o al revés, sin embargo conquistaba afectos, trabajos, posibilidades únicas. ¿Por qué? Porque se lo creyeron que podían, se lo creyeron.

Hay una anécdota al respecto: Un tipo se cayó en un pozo, era un pozo enorme, enorme y toda la gente le decía:

-Pobre Juancito, no vas a poder salir.

Pero Juancito trepaba, volvía a caerse, trepaba, le salía sangre de la uñas al aferrarse a las paredes del pozo, le caía tierra en la cara, en los ojos.

-Juancito, no insistas, no vas a poder salir.

Pasaron horas y horas y horas y Juancito salió. Juancito tenía un defecto, era sordo y no escuchó las tonterías que le decían los vecinos. Como no escuchó no se desalentó y pudo salir. Si hubiera escuchado se hubiera desanimado, hubiera muerto en el pozo.

 

No te digo que tenemos que hacernos los sordos ante las críticas o los halagos; tomarlos como que son pavadas, hacer la nuestra, punto. ¿Hay que sacudirte la cabeza para que se ponga en orden? No, mejor no porque eres capaz de hacerlo. ¡Ay, Dios! Lidiar con estos críos...

 

Bueno, me retiro. Esta ha sido una sesión de guía simpática, agradable, como es el estilo de Ruanel, más directo que el de Johnakan y compañía.

 

Cómo es que decís vosotros, ¿"Hasta todo momento"? ¡Ah! No sé.