Índice

Psicointegración - Orgullo y Dignidad

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

 

Psicointegración 11/11/2015

Profesor: Jorge Raúl Olguín

 

 

La raza humana sigue siendo inmadura. Avanza destruyéndose tecnológicamente por medio de las guerras, que tienen el egoísmo y el orgullo como base.

 

Sesión en MP3 (760 KB)

 

 

Jorge Olguín: Mucha gente se confunde orgullo con dignidad y no se le puede criticar, es que son ambos tan fáciles de asociar a veces, pero no, mientas el primero rechaza lo que puede herir el ego, la segunda repele lo que trate de destruir la moral. El orgullo es por lo tanto el sentimiento que predomina porque la mayoría de las personas se auto estiman por sobre todas las cosas, aún por sobre la razón. Y a pesar de tener la moral en un plano de gran importancia siempre la tendrán desplazada por el "Yo".

 

El hombre integrante de la sociedad es un ente muy complejo. Si desmenuzamos el "Yo" en varias partes, encontraremos aparte del orgullo y la dignidad muchos estados interiores de fuertes sentimientos. Estos son regidos por otros estados que experimentamos tales como las ideas, los recuerdos y las emociones. Todo conforma la vida psíquica.

 

¿Podrá tal vez la psicología encaminar la vida del ser humano? El homo sapiens es una raza contradictoria, posee una gran tecnología muy avanzada pero a la vez ostenta los más grandes atrasos en materia de convivencia y creencias. Por eso sufrimos guerras y tenemos religiones tan extravagantes. Somos una especie que trata de destruirse disputando terrenos y riqueza, pues no sabemos aprovechar lo que tenemos que es como decir que no somos capaces de darnos un valor a nosotros mismos en el orden cualitativo. Eso parecería falta de conocimientos elementales o de capacidad, o es que carecemos de madurez como familia.

 

Por otro lado en este siglo de grandes progresos el ser humano acusó una gran inventiva, hubo grandes adelantes técnicos y científicos pero todo fue obligado a crearse debido a una demanda anormal. Algunas fueron sendas guerras y otras más actuales y tal como lo es la carrera de la competencia. Quizá la investigación por sí misma ayudó en parte pero todo esto nos muestra una especie superior que todavía no se ha desembarazado de los pañales.

 

A veces le damos más importancia a un pequeño problema que nos afecta directamente a nosotros que a un agudo conflicto que perjudica enormemente a un semejante. La explicación puede estar dada en que en el primero nos toca de cerca, el segundo siendo más grave nos parece algo alejado de la realidad. El hombre de carácter egoísta -y aunque a muchos nos duela el drama ajeno- daremos vuelta a la hoja y a los cinco minutos nos olvidaremos del asunto.