Índice
La Transfiguración de Jesús
Grupo Elron

 

La inusual pero para nada milagrosa entrevista de Jesús con dos extraterrestres que le propusieron resucitarlo, en el caso de que fuera crucificado, para cumplir otra misión en su planeta, fue tergiversada debido a la ignorancia de los relatores bíblicos. La nube plateada era una nave espacial y quien habló no era Dios (obviamente) sino uno de sus tripulantes que quiso ayudar al Maestro en su misión dándole mayor credibilidad. En cuanto al resplandor que vieron en Jesús los discípulos se debió a la intensa radiación que recibió su cerebro para evitar su deterioro, pues de lo contrario los extraterrestres no hubieran podido resucitarlo.

Después de ser resucitado por extraterrestres, Jesús se presentó ante sus familiares, discípulos y seguidores en muchas ocasiones, unas veces en forma física y otras a través de una imagen holográfica, proyectada desde la nave espacial, que incluía también la voz del Maestro. Más información en “Resurrección de Jesús”.

 

 

UN RELATO BÍBLICO TERGIVERSADO

El libro de Urantia y la Transfiguración de Jesús.

Estimado profesor: Me dirijo a usted para pedirle su opinión sobre el conocido libro, llamado precisamente "El Libro de Urantia". Yo lo he leído y, a pesar de que muy pocas cosas de lo que dice he podido entender, quizás por mi ignorancia en el tema, lo considero muy interesante. La pregunta que le hago en concreto es sobre el grado de veracidad que tiene.

Mauricio K.

RESPUESTA

Apreciado Mauricio: Lo menos que se puede decir de El Libro de Urantia es que, además de ser en su mayor parte delirante, contiene más falsedades que verdades. Es un libro peligroso porque ha sido mal canalizado mediúmnicamente, y la cuestión es que uno, como ve que hay algunas verdades históricas, piensa que todo lo que allí se dice es cierto y no es así.

Ten en cuenta que las falsedades incorporadas en nuestros archivos mentales después son muy difíciles de erradicar. 

No estoy diciendo que haya habido mala fe de los canalizadores, sino que los médium han traducido mal los mensajes recibidos de los Maestros. No se puede confiar en un médium que traduce con un 10 % de fidelidad y un 90 % de posibilidad de error. Pero en El Libro de Urantia, más que una pobre canalización, ha habido cortocircuitos en los decodificadores mentales del o de los médium, si es que ha habido más de uno.

Mi opinión sincera es que se trata de un libro totalmente desaconsejable. Yo lo empecé a leer, y en cuanto vi los disparates que decía, con explicaciones antojadizas mezcladas con verdades reales que forman parte de la historia, simplemente opté por ponerlo nuevamente en el estante de la biblioteca, pero nada más que como adorno. Y ahí lo dejé.

Lo he bajado en este momento simplemente para tenerlo a la vista mientras brindo algunas explicaciones que te aclaren las razones por las cuales estoy en contra de este libro, siendo la primera la circunstancia la de que su lectura provoca malos entendidos, y los malos entendidos originan trastornos mentales de diversos tipos.

Como podrás observar si tenés el libro a mano, no tiene un glosario y, después de mucho esfuerzo mental -y si sos un erudito-, te podrás dar cuenta de que cuando habla de "comandantes" en realidad se está refiriendo a los "elohim" (los llamados "dioses menores"). ¿No es acaso un desvarío, ya de por sí, llamar comandantes a los elohim?

Te reitero que cualquier texto que contenga palabras que provoquen malentendidos (porque no tiene un glosario que aclare el significado que le da el autor), es susceptible de provocar trastornos mentales.

El problema del malentendido es uno de los descubrimientos sobre la mente, y lo aclaró en su libro, la ciencia moderna de la salud mental. Precisamente, ya al principio de este libro advierte que no debe dejarse pasar ninguna palabra que no se entienda perfectamente, porque de lo contrario todo lo que sigue será confuso. Es por esta razón que en este libro incluyó un glosario en su apéndice. Además, en todo el libro también hay definiciones, especialmente de las palabras que no se encuentran en los diccionarios comunes. Nosotros, sabiendo de este problema que causan las palabras, hemos hecho dos cosas: por un lado, utilizamos las palabras correctas en cada caso, desechando en lo posible los sinónimos. Por ejemplo, nunca decimos "suspendió el examen", sino "reprobó el examen", a pesar de que reprobar y suspender son sinónimos. Además, hemos confeccionado un diccionario con aquellos términos desconocidos, poco conocidos o a los que hemos dado otro significa además del común. Por eso decimos también que (en este sentido) el Libro de Urantia es un libro que trastorna la mente y por lo tanto su lectura es peligrosa.

Veamos ahora un poco acerca de la forma en que está redactada la obra. Tomemos un párrafo al azar, y puede ser cualquiera porque todo el libro es así: En la página 7 dice:

"La Isla del Paraíso -Paraíso no cualificado de otra manera- es el Absoluto del control de la gravedad material por la Primera Fuente y Centro. El Paraíso es inmóvil, siendo la única cosa estacionaria en el universo de los universos. La Isla de Paraíso tiene una ubicación universal pero no tiene posición en el espacio. Esta Isla eterna es la fuente auténtica de los universos físicos -pasados, presentes y futuros. La nuclear Isla de la Luz es un derivativo de la Deidad, pero a duras penas la Deidad; tampoco son parte de la Deidad las creaciones materiales, son una consecuencia. El Paraíso no es creador, es un controlador único de muchas actividades en el universo, mucho más controlador que reactor. En todos los universo materiales, el Paraíso influye sobre las reacciones y la conducta de todos los seres que tienen que ver con la fuerza, la energía y el poder, pero el Paraíso mismo es único, exclusivo y aislado en los universos. El Paraíso no representa nada, y nada representa al Paraíso. No es una fuerza ni una presencia, es tan sólo el Paraíso".

Bueno, como se dice vulgarmente, "para muestra basta un botón". Si esto no es un disparate o un delirio total, ¿entonces qué es un disparate o un delirio?.

Cualquiera que lee algo así, como no lo va a entender -¿quién podría?- va a pensar que es un problema de él y lo menos que le va a ocurrir es caer abrumado en un estado depresivo del que le costará salir.

Reitero que todo el libro está así redactado. Sólo el propio Absoluto podría entenderlo (y no estoy muy seguro). Pero pasemos a la cuestión de las verdades que supuestamente contiene. Volvamos a tomar como muestra una al azar. En la página 1752 habla de la llamada "Transfiguración de Jesús", un hecho muy simple y sin ninguna connotación milagrosa o celestial.

Sucedió simplemente que en el Monte Hermón el Maestro Jesús tuvo contacto con dos extraterrestres provenientes del planeta Fulgor V, que le aumentaron las vibraciones para que su presencia no le perjudicara su delicado organismo. Éste fue el origen de que su rostro y su silueta resplandeciera.

La "nuble plateada" a la que hace alusión la Biblia no era más que la nave espacial en la que vinieron, y la "famosa" voz de Dios que exhortaba a sus fieles discípulos Pedro, Santiago y Juan a seguirlo, provenían de un altavoz que algún tripulante de la nave, bastante avisado, aprovechó para darle una "mano de credulidad" al Maestro, cosa que obviamente logró, porque este hecho aun hoy se sigue considerando milagroso.

¿Y qué interpretación le da a este hecho simple el Libro de Urantia? Es imposible mayor delirio:

"Los tres dormían profundamente cuando fueron repentinamente despertados por un ruido chispente, y ante su maravilla y consternación contemplaron a Jesús en íntima conversación con dos seres resplandecientes vestidos con los indumentos de luz del mundo celestial. Y el rostro y la silueta de Jesús brillaban con la luminosidad de una luz celestial. Estos tres conversaban en un extraño idioma, pero por ciertas cosas dichas Pedro conjeturó erróneamente que los seres con Jesús eran Moisés y Elías. En realidad eran Gabriel y el Padre Melquisedec. Los controladores físicos habían dispuesto, por solicitud de Jesús, que los apóstoles presenciaran esta escena".

Y más adelante, el texto sigue diciendo:

"Mientras Pedro estaba hablando, cayó una nube plateada que los envolvió a los cuatro en sombras. Los apóstoles se aterrorizaron aún más, y al caer de bruces para adorar, oyeron una voz decir: 'Este es mi Hijo amado; prestadle atención' ".

Y un ejemplo más para concluir: En la página 155, el libro habla de Juan Zebedeo y de su relación con el Maestro, negando la verdad de que era el discípulo que más amaba. ¿Por qué lo niega? Simplemente por desconocer que espiritualmente eran almas gemelas. Y no hay que olvidar que, a pesar de su alta espiritualidad, el Maestro estaba encarnado y sujeto al amor personal del plano físico.

Todo el libro está plagado de estos errores, mezclando hechos históricos, más o menos ciertos, con explicaciones antojadizas que no tienen sustento ni en la realidad ni en el sentido común. Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Nota: Seguidamente te transcribo algunos diálogos que he tenido con Johnakan Ur-el y Ruanel en las sesiones del 30/5/03 y 13/6/03 y que te aclararán aún más esta cuestión.

SESIÓN DEL 30/5/03

Interlocutor: ¿Quién está presente?

Johnakan Ur-el: Un abrazo muy fuerte para todos. habla Johnakan Ur-el.

Interlocutor: Como ya sabrás, mi idea es dedicar esta sesión íntegramente a la resurrección del Maestro Jesús. ¿Podríamos pasar directamente al tema?

Johnakan Ur-el: Está bien. Puedes comenzar a preguntar.

Interlocutor: Sabemos que Jesús fue resucitado por extraterrestres. No sé por qué en este momento se me ocurre que fueron los mismos del episodio de la Transfiguración.

Johnakan Ur-el: Sí, fueron los mismos. Son seres cuya constitución es completamente distinta a la de los humanos, ya que no tienen base de carbono, sino lo que aquí se llamaría selenio o silicio, es decir, con base metálica.

Interlocutor: ¿La famosa Transfiguración de Jesús fue un aumento de las vibraciones del Maestro?

Johnakan Ur-el: Por un lado fue un aumento de las vibraciones, y por eso se pudo ver de alguna manera con un color más blancuzco y que refulgía, y por el otro fue inundado con una radiación especial para estar en compatibilidad con esos seres.

Interlocutor: ¿Qué hubiera sucedido en caso contrario?

Johnakan Ur-el: Si no hubiera estado protegido no habría podido soportar su enorme radiación. No debes olvidarte que en el plano físico el ser humano es muy vulnerable.

Interlocutor: ¿De dónde provenían esos extraterrestres?

Johnakan Ur-el: Provenían de un planeta desconocido para los astrónomos terrestres llamado Fulgor, estrella que pertenece a la Constelación de Acuario.

Interlocutor: Aunque es meramente anecdótico, ¿qué número tiene el planeta?

Johnakan Ur-el: Fulgor 5. Se trata de un planeta bastante grande, que debe estar a unos 300 millones de km de su estrella.

Interlocutor: El doble de la distancia de la Tierra al Sol.

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿A cuántos años luz de la Tierra está Fulgor 5?

Johnakan Ur-el: Aproximadamente a 500 años luz.

Interlocutor: Quizás sea una pregunta fuera de lugar, pero ¿sigue existiendo ese planeta?

Johnakan Ur-el: Sí, sigue existiendo.

Interlocutor: La famosa "voz de Dios", que provino de la no menos famosa "nube plateada", que nosotros ahora sabemos que se trataba de una nave espacial, ¿fue en realidad una travesura de alguno de los tripulantes?

Johnakan Ur-el: No se le podría llamar, como tú dices, una travesura, porque en el planeta de dónde provenían, sus Maestros estaban al tanto del atraso de la Tierra, y entonces de esa manera buscaron provocarnos un temor reverencial.

Interlocutor: ¿Y de paso darle una mano al Maestro Jesús en su misión?

Johnakan Ur-el: Por supuesto que sí.

Interlocutor: En este momento se me ocurre preguntar, porque recuerdo haber leído algo al respecto, que el Maestro no dejaba acercarse a sus discípulos.

Johnakan Ur-el: Era tan grande la vibración que cuando Pedro le quiere tocar el manto, Jesús le advierte que no lo haga porque se le podría quemar la piel.

Interlocutor: ¿Esto era verdad?

Johnakan Ur-el: Sí, era verdad. Pero no solamente se le podría quemar tocándolo, sino incluso estando a un metro de distancia.

Interlocutor: ¿Y por qué Jesús no se quemó con esas radiaciones?

Johnakan Ur-el: Simplemente porque la misma vibración elevada lo protegía. Era una vibración energética, no física, una vibración de su aura. Esa misma vibración fue como una armadura para su parte física, tanto de piel como orgánica, que evitó que su propia radiación lo quemara.

Interlocutor: En los Evangelios se relata que Jesús, en un huerto llamado Getsemaní, ubicado en el monte de los Olivos, sintió tristeza y angustia y dialogando con el Absoluto le dijo: "Padre, si así lo quieres, aparta de mí este cáliz de dolor. Pero no se haga mi voluntad sino la tuya".

Johnakan Ur-el: Fue realmente así y las palabras que pronunció Jesús fueron coherentes -en realidad más bien monologó que dialogó, porque él habló con palabras y el Absoluto se comunicó con su Cuerpo causal- porque estaba realmente con un temor tan grande, tan grande. Muchos me preguntaron, a nivel espiritual, sobre este tema -nosotros tenemos muchos debates con otros Maestros de Luz-, respecto a por qué fue tan fuerte Sócrates al tomar la cicuta y hasta llegó a discutir y aleccionar a algunos discípulos diciéndoles: "El que está por dejar este mundo soy yo y no vosotros, y si yo tengo fortaleza ¿por qué ustedes no?". ¿Por qué entonces el Maestro Jesús, siendo tan elevado, pasando al plano 5º, de repente tenía esa falta aparente, recalco aparente, de coraje? La respuesta es porque estaba muy desgastado. Piensa tú que el desánimo, que baja las vibraciones sutiles, te hace replantear muchas cosas. Él tenía mucho desánimo porque sabía que de los doce discípulos solamente había dos o tres que lo entendían y apenas. Yo mismo, encarnado en esa época como Juan Zebedeo, no comprendía todas las enseñanzas. Por estas circunstancias, Jesús se sentía muy solo y muy desamparado. El desamparo acoge el miedo, porque el desamparo de alguna manera produce ego y "baja las defensas", como ahora dicen ustedes. Por eso, en algún momento dado, hizo presa de él una especie de apego. Naturalmente que quien terminó venciendo fue su sentido común, su despersonalización, su misión. Y de ahí que fue cierta la frase "Padre, hágase tu voluntad y no la mía". Cuando pasó todo lo de ese juicio que le hicieron al Maestro, tan fraguado, tan lleno de mentiras, llega finalmente a la crucifixión, entonces él habla y le dice al Padre que los perdone a todos porque quienes lo habían crucificado no sabían lo que hacían.

Interlocutor: ¿Estas palabras las pronunció estando en la cruz?

Johnakan Ur-el: Sí, estando en la cruz, sangrando. Dice esas palabras porque la mayoría lo abucheaba, y él seguía con lágrimas en los ojos, con dolores corporales tremendos, a lo que sumaba la asfixia, pero a pesar de ello seguía pensando en cómo no entendían que lo que él quería traer era la pacificación. Y cuando decía que se levantarán padres contra hijos, hijos contra padres, él no quería desunir a la familia -son de tan poco entendimiento con respecto a las parábolas- sino que simplemente se refería a que no se iban a poner de acuerdo.

Interlocutor: Al desencarnar Jesús, ¿hubo algo así como temblores, terremotos, etc., o es todo un invento de los evangelistas?

Johnakan Ur-el: No, no fue un invento. Fueron hechos producidos por los mismos extraterrestres que después lo resucitaron.

Interlocutor: ¿Lo hicieron por alguna razón especial?

Johnakan Ur-el: Lo hicieron para fortificar el mito.

Interlocutor: ¿Fue un hecho similar, en cuanto a propósito, a la supuesta voz de Dios en la Transfiguración?

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿Cómo hicieron para producir esos temblores de tierra?

Johnakan Ur-el: En esa zona de Jerusalén hay infinidad de cuevas y los extraterrestres tenían escondidas sus naves en ellas. En lugar de tenerlas en lo alto, la tenían adentro de la tierra.

Interlocutor: ¿La nave madre también estaba escondida en alguna cueva?

Johnakan Ur-el: No, la nave madre se mantenía a una altura de alrededor de 200 ó 300 km. Solamente dos naves exploratorias se escondieron en las cavernas. Y los temblores los produjeron con las naves horadando la tierra y provocando derrumbes.

Interlocutor: ¿No se averiaron las naves?

Johnakan Ur-el: No, a las naves los derrumbes no le hacen mella.

Interlocutor: A ver si entiendo, en el momento en que Jesús expiraba las naves que estaban en las cavernas produjeron derrumbes y eso fueron los temblores o terremotos sobre los cuales habla la Biblia?

Johnakan Ur-el: Así es. No hay ningún misterio.

Interlocutor: ¿Cabe descartar, entonces, cualquier fenómeno climático coincidente?

Johnakan Ur-el: Totalmente. La cuestión es muy simple y no busques nada misterioso.

Interlocutor: Está perfectamente claro. ¿Jesús había dicho que al tercer día resucitaría?

Johnakan Ur-el: Sí, lo había dicho.

Interlocutor: Hay algo que no entiendo. ¿Qué es eso de que habla la Biblia de que en las Escrituras estaba escrito su resurrección?

Johnakan Ur-el: No había nada predicho. Son todos inventos.

Interlocutor: ¿Cómo sabía Jesús que lo iban a resucitar? ¿Puede ser que precisamente en el episodio llamado de la Transfiguración fuera el momento en que Jesús aceptó la resurrección que le propusieron los extraterrestres?

Johnakan Ur-el: Precisamente de eso se habló en la Transfiguración. Los extraterrestres de Fulgor 5 conocían la historia de la Tierra y también sabían que Jesús con su conducta se estaba trayendo inexorablemente problemas, tanto con las autoridades romanas como judías, y que seguramente iba a terminar siendo condenado a muerte.

Interlocutor: Creo que hasta el propio Maestro lo sabía.

Johnakan Ur-el: Por supuesto que lo sabía. Y lo sabía también su propia madre biológica, ya que un año y medio antes le había dicho: "Hijo, te van a matar". Estos extraterrestres le comentaron a Jesús que la misma técnica radiactiva con la cual le habían aumentado las vibraciones también lo podría resucitar.

Interlocutor: Ahora bien, Jesús es bajado de la cruz, y luego lo llevan al sepulcro y lo tapan con una pesada loza. ¿Nicodemo fue uno de los que ayudó, como dicen los Evangelios?

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿Cuánto pesaría la loza, 100 ó 200 kilos?

Johnakan Ur-el: Exactamente 300 kilos. No era tampoco tan grande, pero dos personas no la moverían.

Interlocutor: Según el Evangelio de Juan, y creo que también el de Mateo y Marcos, al día siguiente, de madrugada, cuando aún había oscuridad, María Magdalena va al sepulcro y al ver la loza corrida y la tumba vacía piensa que alguien se llevó el cuerpo. Cuando estaba sentada llorando vio a dos ángeles de blanco y luego a Jesús, quien le pide que no lo toque. No quiero entrar en detalles sobre este episodio porque es conocido de todos. ¿Qué hay de cierto en este relato?

Johnakan Ur-el: Los hechos sucedieron así: cuando María Magdalena llegó al sepulcro estaba esperándola no un ángel sino uno de los extraterrestres que había entrevistado a Jesús en el episodio de la Transfiguración. La loza no estaba corrida, y este extraterrestre fue el que la corrió para que ella viera que Jesús no estaba.

Interlocutor: Supongo que habrá utilizado algún aparato.

Johnakan Ur-el: Obviamente. Se trataba de un aparato antigravitatorio.

Interlocutor: De todos los hechos de la resurrección los que más me intrigan son los que se refieren a las apariciones de Jesús.

Johnakan Ur-el: Antes hay que aclarar que Jesús había sido cubierto con un manto, y la misma técnica radiactiva que lo había resucitado fue la que impregnó en negativo su silueta, con su sangre, sus heridas, tanto de las manos y los pies como de las de la frente y la del costado. Fíjate que las heridas de las manos a causa de los clavos no estaban en las palmas sino en las muñecas.

Interlocutor: Sí, conocía este dato de la crucifixión, ya que si al condenado lo colgaban con clavos insertados en las palmas de la mano, el propio peso de cuerpo lo haría desprenderse y caer a tierra.

Johnakan Ur-el: Claro, y por eso los dibujos que pintan las heridas en la palma de las manos están equivocados. Además, en el manto está bien clara la herida que Longino le produjo cuando le clavó la lanza en el costado. Y también se perciben una serie de heridas en la frente donde le habían clavado las espinas.

Interlocutor: ¿A Jesús los extraterrestres lo resucitaron directamente en el sepulcro o se lo llevaron a la nave?

Johnakan Ur-el: No, no se lo trasladó a la nave. Llevaron los aparatos al sepulcro y fue resucitado directamente allí. Si lo hubieran llevado a la nave no hubiera quedado impregnado el manto con la radiación.

Interlocutor: Entiendo. En uno de los evangelios dice que el manto apareció al costado bien doblado.

Johnakan Ur-el: El manto no fue acomodado, sino simplemente puesto a un lado.

Interlocutor: ¿En algún momento a Jesús se lo desmaterializó para llevarlo a la nave?

Johnakan Ur-el: Sí, después de resucitarlo. Pero no sólo fue desmaterializado Jesús. sino también todos los extraterrestres que colaboraron en su resurrección.

Interlocutor: ¿Es correcto llamar a eso teletransportación?

Johnakan Ur-el: Sí, ése es el término correcto.

Interlocutor: ¿Las apariciones de Jesús fueron en forma astral, proyección holográfica o se presentó personalmente?

Johnakan Ur-el: Fue en las dos últimas formas, astralmente no. El Maestro de presentó muchas veces, tanto en una forma como en otra.

Interlocutor: Según la Biblia, Jesús hablaba en cada una de sus apariciones.

Johnakan Ur-el: La respuesta es que, aun tratándose de proyección holográfica, Jesús podía hablar.

Interlocutor: ¿Cuando Jesús se presentaba a través de una proyección holográfica era difícil reconocerlo? Lo pregunto porque en la Biblia, no recuerdo en cuál Evangelio, se decía que no lo reconocían, por lo menos al primer intento.

Johnakan Ur-el: No te olvides que la proyección holográfica, aunque representaba perfectamente a Jesús, no dejaba de ser transparente y eso dificultaba el reconocimiento de inmediato.

Interlocutor: ¿Jesús se vería algo así como un fantasma?

Johnakan Ur-el: Claro, se veía así.

Interlocutor: ¿Cuál era la razón por la cual Jesús les decía que no se le acercaran?

Johnakan Ur-el: En realidad era para aventar toda posibilidad de que descubrieran que no era él sino que se trataba de una imagen proyectada. Además, si la hubieran tocado, la impresión hubiera sido tremenda. Ese tipo de proyección no tenía comparación con la que se hace actualmente en el planeta Tierra, porque su energía era muy grande y con las tres dimensiones muy reales. A esto se sumaba el hecho de que si se metía la mano dentro de ella se llegaría a palpar algo, con una sensación de estar tocando algo más liviano que el agua, similar a aire muy espeso, y también se produciría una especie de zumbido que los hubiera literalmente aterrado. Esta conjunción de cosas hizo que el Maestro, prudentemente, les formulara la advertencia.

Interlocutor: En la Biblia se dice que Jesús, después de aparecer y permanecer un tiempo, desaparecía de pronto. Supongo que simplemente desde la nave apagaban el aparato que lo proyectaba.

Johnakan Ur-el: Sí, así era.

Interlocutor: Supongo también que Jesús hablaba desde la nave y la proyección holográfica de la figura también hablaba.

Johnakan Ur-el: Sí, porque la proyección holográfica incluía la voz también.

Interlocutor: ¿En la Tierra tendremos algo parecido?

Johnakan Ur-el: Lejanamente parecido. Hay proyección holográfica, pero no tan perfeccionada porque las imágenes tienden a perderse. Además, no han logrado aún la proyección del sonido bucal.

Interlocutor: ¿Y personalmente a quiénes se presentó?

Johnakan Ur-el: Se presentó a todos sus discípulos. Incluso ocurrió la anécdota que relato como Juan, donde a lo último Pedro le pregunta a Jesús: "¿Tú volverás?" y él dice: "Yo dejo al Espíritu consolador". Al decir esto, lo que el Maestro quiso decir es que el Espíritu del Absoluto siempre está con todos los seres, sea como consolación, como aprendizaje, como misericordia. Esto era muy difícil de entender, porque aun los propios apóstoles querían cosas más concretas. Aparte, Pedro, con sus celos, siempre trató de competir conmigo, encarnado como Juan. Siendo yo pequeño, teniendo dieciocho años de vida física, decía: "¿Y con éste qué?". O sea siempre preguntaba sobre mí menospreciándome, porque él deseaba ser el favorito y entonces siempre celaba. ¡El Maestro le tenía una paciencia tan, pero tan grande!

Interlocutor: En la Biblia se dice que se presentó ante dos discípulos que iban hacia Emaús, uno de ellos llamado Cleofás, y que luego de reconocerlo lo invitaron a comer y él partió el pan, lo distribuyó y también comió. ¿Este episodio es real? Me refiero a si se presentó en cuerpo físico.

Johnakan Ur-el: Sí, el episodio es real, y se presentó en cuerpo físico comiendo después con ellos.

Interlocutor: ¿Todas las veces que en la Biblia se relata que Jesús se presentó y comió fueron hechos reales?

Johnakan Ur-el: Sí, porque estaba presente físicamente.

Interlocutor: ¿Y cómo hacía para desaparecer? Porque, según también se relata, el Maestro no salía por la puerta como todos, sino que de pronto desaparecía.

Johnakan Ur-el: Cuando se trataba de una proyección holográfica, desaparecía cuando concluía la emisión, y cuando estaba en presencia física, desaparecía porque lo teletrasportaban a la nave. El Maestro, obviamente, ya había acordado con los extraterrestres que cuando diera la señal, a través de un aparato que tenía en la muñeca, directamente lo trasladaban.

Interlocutor: ¿El episodio con Tomás, quien decía que si él no ponía los dedos en las llagas no creería que Jesús hubiese resucitado, fue real?

Johnakan Ur-el: Sí, fue real. Obviamente, Jesús estaba en cuerpo físico, de lo contrario Tomás no hubiera podido poner los dedos en las llagas.

Interlocutor: ¿Pero por que los extraterrestres que lo resucitaron no le curaron también esas heridas?

Johnakan Ur-el: Fue curado de muchas heridas, incluso de algunos órganos deteriorados. Pero con respecto a las heridas de las muñecas se las dejó para que pudieran ser vistas. El Maestro no quiso que se las curaran porque había previsto que iba a constituir un factor importante de credulidad.

Interlocutor: ¿En las proyecciones holográficas esas heridas también aparecían?

Johnakan Ur-el: Sí, perfectamente. No te olvides que la proyección holográfica muestra al cuerpo tal cual es, porque es como una foto. Y lo que está en el original también aparece en la copia.

Interlocutor: Entiendo. ¿También apareció Jesús en el mar de Tiberíades y comió con sus discípulos?

Johnakan Ur-el: Sí, también es un hecho real.

Interlocutor: Ahora bien, según tengo entendido la resurrección de Jesús por extraterrestres no fue algo planificado desde los planos espirituales, es decir, antes de encarnar el Maestro. ¿Es así?

Johnakan Ur-el: Sí, no fue algo premeditado.

Interlocutor: En realidad yo voy a otro aspecto de la pregunta.

Johnakan Ur-el: Capto perfectamente lo que quieres preguntar. Fíjate que la base de la religión, llamémosle Católica Apostólica, tan dependiente de milagros, es la resurrección de la carne. Hablo en forma tan negativa porque los verdaderos caminos espirituales se basan en el Servicio y no precisan de milagros. Pero fíjate que la resurrección de Jesús por extraterrestres fue nada más y nada menos que un "accidente", por decirlo así. Si no hubiera existido esa intervención, la resurrección de la carne no hubiera tenido lugar y entonces quizás Jesús no hubiera tenido tanta trascendencia en el plano físico como la tuvo.

Interlocutor: Precisamente a eso voy. ¿El Maestro Jesús aprovechó el hecho de que fue resucitado para fortalecer su figura y por lo tanto sus enseñanzas?

Johnakan Ur-el: Sí, por supuesto.

Interlocutor: Ahora bien, el Maestro Jesús también les decía a sus discípulos, para que creyeran más en él, que era el único hijo de Dios. Desde mi punto de vista, considero que estas cosas eran válidas para esa época. ¿Y su proyección para el futuro, dónde nosotros todavía creemos que Jesús es Dios hecho carne y que resucitó milagrosamente? ¿No quedan esos dichos de Jesús como algo contraproducente?

Johnakan Ur-el: No había otra manera. Su actuación tenía que ser grandilocuente, ampulosa, de lo contrario no lo hubieran escuchado como lo escucharon ni trascendido en la forma que trascendió.

Interlocutor: ¿Queda claro, entonces, que lo que dijo Jesús no es para nada cuestionable?

Johnakan Ur-el: En absoluto. De todas maneras, cuando el Maestro dice que quien me ve a mí ve al Padre, está diciendo que "quien hace mis mismas acciones de Servicio verá al Padre".

Interlocutor: Entiendo. Mi pregunta tenía como referencia que yo en una oportunidad le pregunté directamente al Maestro Jesús sobre si esas palabras tenían una doble interpretación y él me aclaró que no, y que las dijo para que creyeran que él era realmente el Padre.

Johnakan Ur-el: ¡Pero lo decía con toda razón, porque su propósito era obtener esa reverencia que tan necesaria resultaba para su misión!

Interlocutor: ¿La crucifixión de Jesús fue nada más que para que quedara su imagen proyectada con más fuerza en el futuro? Lo pregunto porque es obvio que si Jesús no hubiera sido crucificado sus enseñanzas no hubieran tenido tanta trascendencia.

Johnakan Ur-el: En realidad, la crucifixión no fue algo tan buscado. Era una de las alternativas más probables. Aparte, el Maestro no ignoraba que si proseguía su misión en la forma en que la estaba haciendo, en algún momento, como dicen ustedes, iba a "saltar la bronca". Y aquellos que le tiraban flores en el camino, fueron los mismos que después se le dieron vuelta.

Interlocutor: En algún libro leí, creo que en alguno de los que escribió Alice Bailey, que para Jesús la crucifixión implicó una determinada iniciación, creo que la sexta, o algo así. ¿Qué hay de verdad en esto?

Johnakan Ur-el: Es una de las tantas cosas que se han dicho que no tiene ningún sentido. Además, el símbolo de la cruz no existió, ya que Jesús cargó solamente un gigantesco madero, que sólo formó una cruz cuando le pusieron un travesaño. Era la forma de ajusticiar que tenían los romanos, pero podía haber sido tranquilamente maderos en forma de X o de Y y hubiera sido lo mismo.

Interlocutor: Entiendo. ¿Cómo fue el acto de la crucifixión?

Johnakan Ur-el: Lo primero que hicieron fue clavar el madero, después ataron al Maestro con grandes lienzos y luego lo clavaron.

Interlocutor: En esa época se acostumbraba poner en la entrepierna de los crucificados un tarugo de madera, con lo cual se demoraba la asfixia del condenado prolongándole el suplicio. ¿Lo hicieron también con Jesús?

Johnakan Ur-el: No, al Maestro directamente lo clavaron en los pies por debajo de lo que ustedes llaman las canillas, con un solo clavo, y en las manos, por las muñecas.

Interlocutor: ¿Los ladrones que estaban crucificados al lado de Jesús hablaron algo con el Maestro?¿Fue cierto lo del buen ladrón y lo del mal ladrón?¿Lo insultaron como dicen algunos autores?

Johnakan Ur-el: No, nada de eso, al contrario. Ambos le tenían al Maestro un respeto reverencial tremendo. Ellos lo tomaban, como muchos en esa época, como el hijo directo de Dios. Pensaban que Jesús era el mismo Dios redivivo.

Interlocutor: ¿Pero le dijeron algo a Jesús?

Johnakan Ur-el: Le dijeron que tenga piedad de ellos. Y el Maestro, sabiendo que iban directo al plano 2 por las fechorías que habían hecho: violaciones, robos, y un montón de cosas más -precisamente por eso habían sido crucificados-, en ese momento les dijo que irían al Reino de los Cielos con él. Con esto les quiso dar aliento en ese momento tan penoso, pero también sabiendo que luego recapacitarían e iban a ascender casi de inmediato al plano 3.

Interlocutor: Pasando a otro tema, en los pocos minutos que quedan de sesión, ¿de dónde surgió esta cuestión, que nosotros sabemos que es falsa, del Espíritu Santo? ¿Jesús hablaba de esta entidad?

Johnakan Ur-el: Jesús hablaba del Espíritu Consolador, que no es otro que el Espíritu de Dios, el que nos consuela cuando nosotros, en el plano 5º, tenemos dolor por los seres de los planos más densos, o ustedes, encarnados, por distintas cosas que no se terminan de concretar.

Interlocutor: ¿Entonces, todo eso de la famosa "Trinidad", Padre, Hijo y Espíritu Santo es todo un invento?

Johnakan Ur-el: Es un invento. El Espíritu Santo no existe como una tercera persona, y, además, hijos de Dios somos todos. Solamente si se entiende por Espíritu Santo el Espíritu de Dios, entonces está bien.

Interlocutor: Comprendí perfectamente. En la Biblia se dice que los discípulos dudaban de que era Jesús resucitado.

Johnakan Ur-el: Dudaban únicamente cuando se trataba de una proyección holográfica, pero en absoluto cuando estaba en cuerpo físico con ellos. De lo contrario no lo iban a aceptar tan fácilmente. Obviamente, estaba demacrado pero su barba lucía bien recortada por los mismos extraterrestres. Ten en cuenta que en aquella época no había aparatos como para poder polijarse la barba. Cuando los extraterrestres lo resucitan lo maquillan y lo acicalan como si fuera un actor de una película. Es decir que no estaba tan tosco como antes, pero igual era reconocido.

Interlocutor: ¿Qué sucedió con el espíritu de Jesús al desencarnar?

Johnakan Ur-el: Una vez desencarnado, es decir, siendo ya espíritu 100 %, aprovechó para descender a la Octava Esfera. Una de sus misiones era tratar de palpar, de captar el sentir de los espíritus que habían descendido hasta ese lugar. Es algo parecido a que tú en este momento, momento físico me refiero, tu 10 % se encuentra con una multitud y entonces abres y abres los brazos tratando de tocar a todo el mundo, palparlos, como si las yemas de tus dedos pudieran sentir el pensar de cada uno. Obviamente estoy hablando en forma metafórica. Al descender Jesús a la Octava Esfera es como que abrió sus brazos conceptuales, es decir todo su concepto espiritual, para palpar y tratar de hablar, pero fue un diálogo de sordos. Traduciendo los conceptos a palabras, forzando la interpretación porque en realidad los conceptos espirituales son intraducibles, les decía: -"¿Qué te está sucediendo?". Y la respuesta fue algo parecido a como si alguien te tomara de la solapa y te dijera: "¡Ayúdame!". -¡Pero dime lo que te está sucediendo!, insistía Jesús. Del otro lado no le respondían los porqués, pues querían ya una solución. Entonces Jesús iba hacia otro espíritu y le hacía la misma pregunta: -Cuéntame lo que te está sucediendo, comparte conmigo tu dolor-, y la respuesta era siempre la misma: --No quiero compartir nada, quiero que me alivies ya. O sea que fue un "diálogo de sordos". Si alguna enseñanza sacó Jesús de su descenso a la Octava Esfera, fue la del tremendo, monumental ego que hay en ese plano debido al mismo sufrimiento. Los espíritus no tienen oídos, ni ojos, ni boca, pero fue como si los tuvieran. Por eso digo que fue un diálogo de sordos, de ciegos y de mudos. Prácticamente allí nadie escucha al otro, y todos están inmersos en su propio dolor. Un ejemplo similar a lo que sucede en la Octava Esfera con los espíritus lo tienes en las películas donde puedes ver a las personas que ante un bombardeo huyen para cualquier lado entrechocándose. Es decir, no van todos en la misma dirección como esas hormigas gigantes llamadas Marabunta, que seguramente habrás visto en muchas películas.

Interlocutor: Sí, las he visto.

Johnakan Ur-el: Y en el plano físico, cuando hay un sismo, un bombardeo o alguna catástrofe, los seres humanos huyen para cualquier lado. Bueno, imagínate eso aumentado a la enésima potencia y tendrás un panorama de lo que es la Octava Esfera.

Interlocutor: Entendí perfectamente. ¿Cómo está el receptáculo para continuar?

Johnakan Ur-el: Está muy desestabilizado.

Interlocutor: Entonces reservo el resto de las preguntas para la próxima sesión.

Johnakan Ur-el: Los dejo con toda mi Luz.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

SESIÓN DEL 13/6/03

Interlocutor: Bueno, el punto está aclarado. Aquí tengo una pregunta que también me hicieron: "El cuerpo de Lázaro, cuando lo resucitó Jesús, ¿estaba en estado de descomposición?".

Ruanel: No, no estaba en estado de descomposición, pues de lo contrario no hubiera podido ser resucitado.

Interlocutor: Ahora bien, desde el punto de vista espiritual, ¿cuál es la muerte irreversible, es decir, aquella que producida no admite ningún tipo de resurrección?

Ruanel: La muerte donde no hay retorno es la muerte cerebral.

Interlocutor: ¿No la cardiovascular?

Ruanel: No, la cardiovascular no, la cerebral. Cuando tú ves por televisión esas series donde el monitor cardiológico queda en línea plana.

Interlocutor: ¿Es pura ficción?

Ruanel: No, no, está bien. Al paciente lo puede dar por muerto pero lo pueden reanimar con shocks eléctricos, siempre que el cerebro esté aún vivo, de lo contrario no.

Interlocutor: ¿A partir de qué momento Lázaro no podría ser resucitado ni siquiera por el Absoluto?

Ruanel: A partir del momento en que su cerebro estuviera destruido... En algún momento tú te referiste a la crionización.

Interlocutor: Sí, lo recuerdo.

Ruanel: Bien. En la crionización, aunque el cuerpo esté aparentemente muerto, mientras el cerebro se mantenga intacto, con sus neuronas congeladas pero sin ningún deterioro, si en el futuro hay técnicas de reanimación -que las va a haber- puede volver a encarnar el mismo 10 %, porque este 10 %, que tiene recuerdos de la última vida, encaja, como si fueran piezas de un rompecabezas, con las neuronas, que en el plano físico también son depósitos de memoria.

Interlocutor: ¿No podría tomarlo otro espíritu?

Ruanel: No podría tomarlo otro espíritu porque no tendría la misma memoria. Entonces, mientras esa materia siga viva, el único espíritu que lo puede tomar es el original.

Interlocutor: ¿Es lo que sucedió con Jesús y con Lázaro? Me refiero al hecho de que sus cerebros estaban intactos y por eso se pudo efectuar la resurrección.

Ruanel: En el caso de Lázaro, el tiempo que estuvo "muerto" fue breve y por eso Jesús lo pudo resucitar.

Interlocutor: Creo haber leído en algún lado que Lázaro ya había entrado en putrefacción.

Ruanel: Eso descártalo por completo. Es completamente absurdo. No hay nadie que pueda alterar las leyes del plano físico.

Interlocutor: ¿Ni siquiera el Absoluto?

Ruanel: Ni siquiera el Absoluto, porque eso estaría en contra de sus propias leyes. Si lo hiciera se estaría contradiciendo a sí mismo, lo cual sería un absurdo.

Interlocutor: ¿Y en el caso de Jesús?

Ruanel: En el caso de Jesús, sí transcurrió más tiempo.

Interlocutor: ¿Pero el cerebro estaba intacto cuando lo resucitaron?

Ruanel: En este momento me está dictando Johnakan. Y es una primicia. El cerebro de Jesús se conservó durante más tiempo porque el Maestro ya había estado en contacto con los extraterrestres -en lo que la Biblia denomina la Transfiguración- y al estar radiactivo hubo como un cambio genético en su cuerpo que le permitió durar muchísimas horas intacto.

Interlocutor: ¿Esa misma radiación que posteriormente le fue aplicada para resucitarlo?

Ruanel: Así es. Esto que digo es importante para completar lo que tienes ya escrito sobre la resurrección del Maestro.

Interlocutor: Salvando las distancias, por supuesto, nuestros médicos también resucitan.

Ruanel: Claro, pero el decir que los médicos resucitan no es del todo correcto, porque se trata de una muerte aparente.

Interlocutor: Entonces los extraterrestres tampoco resucitan.

Ruanel: En realidad no, porque se trata, como dije, de una muerte aparente.

Interlocutor: ¿Entonces las resurrecciones de Jesús y de Lázaro son resurrecciones aparentes?

Ruanel: Desde cierto punto de vista, así es. En realidad, fueron verdaderas resurrecciones si tenemos en cuenta que en la Tierra no las pueden hacer porque no hay técnicas para resucitar a una persona.

Fíjate que en los hospitales, por casos mucho menores, ya directamente al segundo shock eléctrico que el corazón no reacciona los médicos dicen: "Bueno, ya fue", para emplear una frase muy común del plano físico.

Pero con técnicas superiores, donde reemplazan los shocks eléctricos por shocks radiactivos, el corazón puede reanimarse perfectamente mientras el cerebro y sus neuronas estén, en un altísimo porcentaje, en buenas condiciones.

Interlocutor: Concretando, entonces, es imposible, una vez destruido el cerebro, la resurrección.

Ruanel: Así es.

Interlocutor: ¿No se puede reparar en absoluto el cerebro destruido?

Ruanel: No, porque hay zonas neuronales que son depósitos de memoria, de recuerdos. Eso es "virtual". Y aunque hubiera técnicas para reparar esos tejidos, ¿cómo encastras otra vez los recuerdos?

Interlocutor: ¿La persona se transformaría en un zombis?

Ruanel: Podría quedar como descerebrado, para aplicar un término de ustedes. Fíjate que en una oportunidad tú debatías con este receptáculo sosteniendo que el cerebro era una máquina.

Interlocutor: Sí, fue hace poquito.

Ruanel: Bien, ahora te demuestro que no es así, porque así como el 10 %, cuando desencarna guarda memoria de toda la última vida y la incorpora al otro 90 % de todas la vidas anteriores, la materia también guarda memoria mientras vive.

Y la prueba de esto está en que si tú a un ser humano le pudieras hacer un trasplante de cerebro, el espíritu no quedaría con ese cuerpo sino que iría con el cerebro, porque el espíritu sigue a la memoria.

Lo traduzco mejor: sujeto A-cerebro A, sujeto B-cerebro B, 10 % A-10 % B (hablamos de 10 % de espíritu).

Bien, si al sujeto A le ponen el cerebro del sujeto B y al sujeto B le ponen el cerebro del sujeto A, el 10 % de A va a estar con el sujeto B, pero con el cerebro A porque el espíritu siempre va a seguir al cerebro. Y el 10 % de B va a estar con el sujeto A pero con el cerebro B, por la misma razón, es decir porque el espíritu siempre va a seguir al cerebro, no al cuerpo.

Si el cerebro fuera una máquina, el 10 % no necesitaría seguirlo.

Interlocutor: Entiendo. ¿Y dónde se alojaría ese 10 % en el otro sujeto?¿Acaso ahora en el cerebro?

Ruanel: Ya hemos dicho que el 10 % de espíritu encarnado se aloja virtualmente en el chakra coronario. Por eso cuando nosotros estamos encarnados, al decir la palabra yo nos tocamos instintivamente este chakra.

En el chakra coronario, entonces, está alojado el núcleo de ese 10 %, que en realidad no es el núcleo, porque no existe un núcleo, pero lo denomino así para llamarlo de alguna manera entendible.

En caso de un hipotético trasplante de cerebro, el 10 % se alojaría en el chakra coronario del otro cuerpo.

Interlocutor: ¿Se podría llegar algún día a hacer un trasplante de cerebro o es directamente imposible?

Ruanel: El transplante de cerebro, en realidad, es una utopía total porque cada cerebro "maneja" el cuerpo de una forma determinada, por ejemplo tus manos, tus dolencias, tus tics, y de repente si el cerebro de este receptáculo se trasladara a tu cuerpo y tu cerebro se trasladara a este receptáculo, ninguno de los dos encajaría, primero porque las masas encefálicas no son iguales, y segundo porque las redes neuronales y los tejidos tampoco encajarían. No es algo como los chips de un televisor que son intercambiables.

Aparte, tú de bebé aprendiste a mover los dedos porque tu cerebro encajó con tus terminales nerviosas.

Interlocutor: Entendí perfectamente.

Ruanel: Esto demuestra que estando encarnado el espíritu, el organismo no es una máquina sino que tiene vida. Por ejemplo, cada siete años se regeneran las células. El cerebro es también un depósito de memoria.

Interlocutor: En síntesis, el cerebro está interrelacionado con todo el organismo físico y por lo tanto un cerebro trasplantado a otro cuerpo no podría ser interrelacionado con ese otro organismo. Esto está claro, ¿pero entonces cómo es posible el trasplante de corazón?

Ruanel: Porque el corazón es un músculo.

Interlocutor: Entiendo. ¿Aquí en la Tierra se hizo alguna vez el experimento de trasplantar un cerebro?

Ruanel: Sí, en la Alemania Nazi, pero no han logrado absolutamente nada. Ni siquiera lo menciones.