Índice

Psicoauditación - Karen

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

 

Sesión 05/03/2020


Sesión 05/03/2020
Médium: Jorge Raúl Olguín
Interlocutor: Karina González
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de Karen (Abada-El)

La entidad responde preguntas de su 10% en forma de Psicointegración comentándole que está en sus manos revertir los efectos de los engramas y forjar su futuro. Que todo depende de él mismo, que todo depende del enfoque y de su esfuerzo.

 

Sesión en MP3 (2.588 KB)

 

 

Interlocutor: Sesión para Karen. Bienvenido...

 

Entidad: Muchas gracias.

 

Interlocutor: ¿Cómo te llamas o te identificas en nuestro lenguaje?

 

Entidad: Mi nombre conceptual es Abadael, del plano tres, subnivel nueve.

 

Interlocutor: ¿Cuál es tu misión en esta vida?

 

Abadael: ¡Uf! Tenemos más de una misión. Una misión que puede parecer egoísta es ser felices, porque como dice un gran maestro espiritual, no podemos tender una mano a otros mientras no estemos de pie primero nosotros.

 

Interlocutor: ¿Cuáles son las lecciones aprender? ¿Hay karmas?

 

Abadael: Sí, hay bastantes karmas. Karmas de otras vidas, de rencor, de caprichos, de abandonos. Abandonos que hemos sufrido nosotros en otras vidas y abandonos que hemos provocado nosotros a otras personas, más que nada por supervivencia. En otras vidas hemos corrido peligro, hemos tenido relaciones demasiado conflictivas, hemos tenido familias que de alguna manera nos han tratado como si fuéramos sirvientes.

 

Interlocutor: ¿Cuáles son las situaciones en esta vida o en vidas pasadas que te están afectando más?

 

Abadael: Por sobre todas las cosas, la parte afectiva. Eso me provoca a mí como Thetán -y te lo transmito a ti como diez por ciento encarnado-, inseguridades, ansiedades, deseos de poder mejorar, pero hay una especie de represión interna, como que esa misma inseguridad me frena proyectos. Tengo como una disconformidad interna y de alguna manera es como que en lugar de acercar a las personas que son afines, las alejo, obviamente inconscientemente.

 

Interlocutor: Karen duda mucho de sí misma y siente falta de confianza en sí misma. ¿Se debe a engramas de su diez por ciento o a vidas pasadas?

 

Abadael: Se debe a ambas cosas. Los engramas, por sobre todo, son implantes que se llamarían traumas en esta vida, implantes que pueden afectar mi parte conceptual como thetán, y obviamente tu parte conceptual inconsciente como diez por ciento encarnado. Eso no es todo; esos engramas te restan credibilidad a ti misma. A veces deseas hacer cosas y no estas convencida si lo que haces está bien. Hay veces como que inconscientemente buscas de alguna manera un desacuerdo para que la otra persona te desestime y luego haces rol de víctima. Todo eso, entiéndelo, es de manera inconsciente, totalmente inconsciente. En el fondo tú quieres salir adelante, pero esos engramas hacen que tú misma te boicotees. Es como si estuvieras en medio de la mar en un bote y sin darte cuenta lo vayas agujereando.

 

Interlocutor: ¿Qué es lo le impide tener motivación para seguir con proyectos que comenzó y seguir adelante?

 

Abadael: ¡Uf! Mira, con tiempo voy a relatar una vida pasada en un mundo que no es el actual, similar a una edad medieval terrestre, donde hemos pasado por situaciones que hoy parecerían imposibles porque estamos acostumbrados a la comodidad, a la luz eléctrica, a tener todo servido y no lo valoramos porque estamos acostumbrados. Acostumbrarse es una mala palabra porque nos trae de alguna manera pereza, nos trae de alguna manera el dejarlo estar y perdemos lo más valioso, la motivación. La motivación sería como el combustible en nuestra vida, y eso nos afecta en lo personal, en lo laboral, en lo familiar, en la parte afectiva y en todo tipo de proyectos.

 

Interlocutor: ¿Hay trastornos que ignora el diez por ciento?

 

Abadael: Claro. Piensa, querida diez por ciento, que los mismos engramas tienen el poder -entre comillas-, de modificar tu ADN y eso puede hacer vulnerable tu parte psicofísica, afectándote ambas: la parte psicológica, para que pienses, pienses, des vueltas a las cosas y no consigas desanudar ese nudo que te ahorca, que te aprieta, que te tiene como encadenada. Y por otro lado la parte física, que puede afectarte en la parte de contracturas, cervicales, dorsales, lumbares, puedes llegar a tener un montón de malestares. Y tú llegas a pensar "¿Pero como puede ser?, soy una persona joven, tendría que ser más activa, más dada, más espontánea y por momentos es como que me freno". Sí, los engramas afectan a ese diez por ciento, que eres tú, que eres tan valiosa, tan valiosa y sin embargo necesitas pulirte, salir adelante, renacer en tu propio ser. Sé que lo puedes lograr, hay que corregir esos engramas.

 

Interlocutor: Karen nos comenta que, en relaciones afectivas, amistades, familiares, sus padres, ha sentido muchas frustraciones, decepciones y mucho dolor emocional.

 

Abadael: Claro, eso te lo he comentado antes de que la querida interlocutor lo pregunte. No sólo has tenido desazones, no sólo has tenido decepciones, no sólo has tenido frustraciones sino que todo eso te ha dejado una huella, una herida interna, que a diferencia de las heridas externas que cicatrizan, las internas mientras no se sanen, mientras no se erradique ese ego que es como que le pone sal a la herida para que arda más, va a seguir estando. Por suerte, eso puede modificarse. Se trate de hacer un giro de ciento ochenta grados. Se puede lograr.

 

Interlocutor: ¿Cuáles son los engramas en esta vida o en vidas pasadas que le afectan?

 

Abadael: Engramas de imposibilidad de hacer cosas, engramas de abandono, engramas de decepción, engramas de miedo. Hubo situaciones de pánico en otras vidas, te has sentido estafada en otras vidas, has debido tú también estafar de alguna manera en otras vidas haciendo cosas quizá que en otras situación no te lo hubieras permitido. Pero no se trata de que tengas complejos de culpa por ello, se trataba de sobrevivir. Ya con tiempo repasaremos esa vida, que era en una etapa medieval, como dije antes.

 

Interlocutor: ¿Porque se sabotea en sus relaciones afectivas, amistades, con la familia?

 

Abadael: Tiene que ver con los engramas. Y aparte no se trata de que tú sola te sabotees, también depende de las terceras personas. No se trata de que para que tú estés bien te digan que 'sí' en todo. Pero tampoco para que los demás estén bien, no se trata de que tú, tú le digas 'sí' en todo a los demás, porque entonces dejarías de ser quién eres para pasar a ser la persona que los demás quieren que seas, y eso no te lo puedes permitir, tu dignidad por encima de todo.

 

Interlocutor: ¿Como puede liberarse de estas programaciones de saboteo propio?

 

Abadael: Sacando los engramas e integrado los roles del ego. Porque esos roles de ego, en este momento tienen el timón de tu vida. Entonces, tú no manejas tu vida, son tus propios roles los que manejan tu vida. Te ofendes, te molestas. Ten en cuenta esto: los roles del ego son infantiles. Entonces, por momentos, puedes encapricharte "Esto por qué me sucede a mí? ¿Por qué a mí me pasa todo? ¿Porque los demás están bien?". No te tienen que importar los demás, tiene que importar lo que pasa contigo, por dentro. Buscar por qué esa situación sucedió. Pero por sobre todas las cosas -y esto lo aprendí de un gran maestro de luz-, "No permitas que los demás te hagan lo que tú no le harías a ellos".

 

Interlocutor: Karen siente tener un conflicto con el concepto de felicidad ¿A qué se debe esto?

 

Abadael: ¡Ahhh! Tiene también que ver con el sabotearnos. A veces es como que -nuestro ser es tan complejo, quiero que me lo entiendas, lo voy a explicar de una manera muy sencilla, querida diez por ciento-, a veces nos saboteamos como para saborear esa derrota. Tú pensaras "Pero qué estás diciéndome, diez por ciento, ¿quién va a saborear una derrota? ¿Quién va a disfrutar con una herida interna? ¡No, eso no puede ser!". Pero ten en cuenta que los engramas, y ten en cuenta que los roles del ego son inconscientes, son totalmente inconscientes. Entonces es como que disfrutas ese rol de victima diciendo "¡Claro, a mí me pasa esto!". Y buscas justificarte tu tristeza, buscas de alguna manera justificar el sabotearte. ¡No, no, no es así! Eso, como dije anteriormente una dos o más veces: se puede modificar.

 

Interlocutor: ¿Tienes un mensaje urgente o en general que necesite escuchar Karen ahora?

 

Abadael: Sí. Supongamos que yo, como thetán, fuera un espejo tuyo físico y estuviera sentada frente a ti y te diría: "-Mira, aspira hondo, pregúntate quien eres. -Soy una mujer. -No, eres algo más, eres un ser único. Busca, mira, profundiza. ¿Hay alguien como tú? -No, pero... -Con eso es suficiente, eres única. -Claro, pero única no significa mejor. -No tienes que competir contra nadie, sólo contra ti misma. Esfuérzate. Tampoco tienes que vencer a nadie, sólo a ti misma siendo cada día mejor, con menos dudas, con menos problemas. Pero también menos permisiva con el error. Trata de no ser cómplice del error, ni consciente ni inconscientemente".

 

Interlocutor: ¿Karen siente tener engramas de sus vida pasadas? ¿Están tomando control sobre ella?

 

Abadael: Claro. Te lo he dicho, toman el timón de tu vida tanto los engramas como los roles del ego. Y te digo la diferencia; el engrama es como un implante hipnótico, te condiciona, hace que no seas tú. Haces algo y de luego te preguntas "-¡Como pude haber hecho eso, no era yo! ¿Cómo discutí de tal manera? ¿Cómo puedo dar marcha atrás? -No, no puedes dar marcha atrás, no se puede retroceder el tiempo. -Pero entonces, ¿cómo hice tal cosa? ¡Pero qué tonta que fui! -No, los engramas te han impulsado. -¿En qué se diferencian de los roles del ego? -Como dije antes, los roles del ego son infantiles, te manipulan, hacen que de alguna manera seas permisiva, busques la aprobación de los demás, y de alguna manera es como que bajes la cabeza, permitas cosas que de otra manera no permitirías. -¿Cómo logro «te preguntarás», ¿el respeto de los demás?. -Y todo pasa por una: Primero respétate tú. Necesitas una guía, una mano que te levante, pero una vez que estés de pie ten en cuenta esto: nadie te va a cargar encima del hombro, nadie va a caminar por ti el sendero que tienes que recorrer. Tú lo tienes que hacer, tú, fortaleciendo tu interior para poder llegar a la meta. -¿Pero, cuál es la meta? La meta es disfrutar el camino, porque no se trata de alcanzar el horizonte, el horizonte nunca se alcanza, se trata de disfrutar todo. -Pero hay momentos de rutina. -Perfecto, aprovecha esos momentos de rutina para hacer cosas que te gusten, leer un libro, escuchar música, salir. Busca tú el momento, porque el momento existe.

 

Interlocutor: ¿A qué se debe los altibajos emocionales que siente de tiempo a tiempo?

 

Abadael: ¡Ah! Porque no te sientes satisfecha de ti misma, y consciente o inconscientemente te lo recriminas y te preguntas y bajas de nivel, eres como una especie de sube y baja: levantas, caes, levantas, caes. Eso se tiene que terminar. No se puede estar siempre a full. Tampoco es necesario estar siempre a full, pero si sentirte plena, ser tú como ser humano completa. En este momento no lo eres, pero te lo reitero, lo puedes lograr.

 

Interlocutor: ¿Qué debe hacer para mantener la armonía en sí misma?

 

Abadael: No cuestionarte todo. Disfrutar. No hace falta lograr todo, ¡ya! Ir logrando metas. Compáralo con tener apetito y decir "¡Me voy a devorar este plato!". No. Toma una presa, la comes, la masticas, toma otra, la comes, la masticas, bebes un sorbo de líquido, puede ser un zumo, puede ser una fruta..., vas de a poco. Eso es la vida, también. Eso es la vida.

 

Interlocutor: Nos comenta tener problemas estomacales, y pregunta si se debe esto a imprudencias de esta vida o son de vidas pasadas.

 

Abadael: Los problemas estomacales es angustia y es ansiedad. Principalmente ansiedad, la ansiedad nerviosa. Lo demás es directamente entender que hay un potencial que aún en esta vida no lo has desarrollado. Reitero, para que te lo recuerdes -de todas maneras, este receptáculo que me alberga y que se comunica en lenguaje hablado, en este momento está grabando esto que yo estoy conceptuando-, así que puedes repasar para que sepas lo que tienes que hacer.

 

Interlocutor: Hay veces que siente, como que no sabe quién es. ¿A qué se debe esa desidentificación?

 

Abadael: Porque hay una lucha contigo misma entre lo que eres, lo que podrías ser, lo que debes ser y lo que has sido en otras vidas. -¿Quién eres? Eres un brillante, un brillante que en éste momento esta opacado. Un brillante que tiene que relucir. -¿Cómo lo hago relucir? Puliendo las aristas. -¿Cómo pulo las aristas? -Sacando los roles del ego. Al sacar esos roles del ego aclara tu visión, aclara el panorama. Deja de sabotearte, deja de afectarte todo, la parte estomacal, la ansiedad, la angustia que te carcome la garganta. La ansiedad que te carcome el estómago, la ansiedad que te perjudica la digestión. La ansiedad que te retuerce a veces de dolor. La ansiedad que no te permite dormir.

 

Interlocutor: Nos comenta que siente tener muchos miedos irracionales ¿Porque tantos miedos?

 

Abadael: Son engramas de otras vidas, por situaciones extremas que has pasado y que la idea es el poder relatar esas vidas, como para que las conozcas.

 

Interlocutor: ¿Cuáles son sus habilidades naturales y cómo puede utilizar estas habilidades para mejorar su vida y la de los demás?

 

Abadael: Primero, que eres una persona inteligente. Segundo, que eres una persona dispuesta y puedes lograr cosas. ¿Qué es lo que te falta para llevar a cabo todo eso? La confianza en ti misma. ¿Como puedes usar esas habilidades para mejorar tu vida? Con confianza en tu persona. Cree en ti misma, cree. No se trata de "Bueno, claro; creo, me acuesto, mañana me levanto y soy otra persona. No, no, no, no; es un trabajo interno que lleva su tiempo. No es chasquear los dejos y de un día para el otro cambiar a full. No, no, no, no; es un trabajo interno, que lo logras. Un sabio de la antigüedad dijo en esta vida, en la Tierra "Un camino de mil millas comienza con el primer paso". No vas a recorrer las mil millas en un día. ¿Entonces qué haces? Da el primer paso.

Gracias por escucharme. Gracias, querida Interlocutora.

 

Interlocutor: Gracias por estar aquí. Hasta todo momento.