Índice

Psicoauditación - Mauricio N.

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

 

Sesión del 15/05/2017

Médium: Jorge Raúl Olguín

Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de Mauricio N.

Admirable psicointegración que la propia entidad espiritual comparte con su parte física para reducir engramas y atenuar, mitigar inconvenientes que los roles del ego le están afectando y proponiéndole un camino de acción positivo.

Sesión en MP3 (2.930 KB)

 

Entidad: Tengo muchísimas vidas, no solamente en Sol 3 si no también en otros sistemas estelares donde también, obviamente, he encarnado como homo sapiens, pues esa es la configuración de la unidad biológica con la que me siento más cómodo como esencia espiritual.

 

Pero sí, he encarnado con muchísimos karmas, karmas principalmente de prejuicios de vidas pasadas donde me he apresurado a juzgar situaciones y personas y quizá, a veces, luego no me hacía cargo de mis responsabilidades. No es un tema sencillo, es un tema que me va cargando porque aparte me deja muchas grabaciones engrámicas que alteran mi ADN, alteran mi conducta, mis decisiones, mi manera de ser. Me pueden volver hasta incluso indeciso en la toma de decisiones o en ver qué proyectos me son más útiles para la vida actual, como Mauricio. Uno encarna siempre son el propósito de ir eliminando, si se puede llamar así, los karmas. Y... ¡Uf!, de alguna manera también ver de qué manera poder evacuar el resto de los engramas que arrastro de vidas pasadas, engramas de soledad, engramas de desprotección, engramas de ansiedad, engramas donde personas en las que confiaba me traicionaron y engramas donde yo no confiaba en las personas y resultaron ser las más leales. O sea, también lo que hoy llamaríais complejos de culpa, que no deja de ser engramas.

 

Y muchas veces a mi cuerpo causal y a mi cuerpo de ideas tengo el honor, el orgullo, orgullo sano ¿eh?, en este caso, no egoico, de que me guíe un gran Maestro como es Ketter, el Anciano de los días. Y yo, como thetán, sí, le presto atención y él mismo le manda a mi parte encarnada, Mauricio, vibración de color azul para calmarlo a veces, vibración de color naranja para levantarlo cuando está caído emocionalmente. En el plano físico tenemos por costumbre decirle colores a los rayos, en realidad un color es una representación vibratoria suprafísica, no es que la Energía Crística sea dorada realmente o la energía búdica sea plateada o el color azul sea el que calme, el color rojo sea un color pasional, en realidad son vibraciones, y al fin y al cabo el efecto que causan es superior a un color físico. Sabemos positivamente que si una persona está muy depresiva y se la muda a una habitación pintada de azul, su depresión va a aumentar porque el azul ya de por sí es un color depresivo, baja la escala tonal y adormece, los maestros lo utilizan para adormecer o calmar a las personas que están demasiado excitadas o bien tienen problemas en su decodificador al punto tal de estar mal exaltados.

 

Y sí, mi parte encarnada le presta de alguna manera mucha atención al e-metro, que viene de cienciología. Él mismo se pregunta ¿qué sucede con la idea que tiene del e-metro, que muestra no sólo la intensidad sino frecuencias naturales en el cambio de resistencia corporal? No, no, no, no; el e-metro es algo absolutamente básico, muy, muy básico, demasiado básico. La frecuencia energética nuestra a nivel encarnados tiene que ver con los estados emocionales, con los engramas, con los roles del ego. Cuanto mayor es la frecuencia -no confundir con la frecuencia suprafísica, que cuanto más elevada es más alto es el plano, en este caso paradójicamente es lo opuesto, cuanto más elevada es la frecuencia más pasional estamos, cuanto más armoniosamente se encuentra nuestro cuerpo, más armoniosamente va a estar nuestro Aura y la frecuencia va a estar en tonos más bajos, graves diríais vosotros. Es muy importante aclarar este tema, muy, muy importante.

 

Mi parte encarnada se pregunta sobre los caminos a tomar a nivel laboral, si la ingeniería fue un camino adecuado. La ingeniería siempre es un camino adecuado. Obviamente, la computación, el desarrollo técnico para la automatización y robótica es una rama adecuada. Me agarra en este momento una tremenda emoción que lo hago ahogar al receptáculo... (Tos). Que me disculpe el receptáculo, es el estado de ansiedad suprafísico que al transmitir mi concepto al lenguaje hablado lo ahogo en el chacra de la laringe, pero él sabe comprender, él tolera con amor todo esto).

Obviamente, yo como thetán sí, veo en el estudio de la economía y la distribución de recursos algo valioso. Lo que tenemos que ser es pragmáticos en el plano físico, o sea, la ingeniería de alguna manera tiene varios campos de acción, la computación es el presente, la computación es el futuro. El estudio de economía y también economía política, también es un enorme campo, lo que pasa que hay que conocerlo muy bien y tener bastantes contactos para desarrollarlo.

¡Je, je!, mi parte encarnada buscando una carrera en la música. Se pregunta a sí mismo si es un deseo egoico. No, no lo tomo como un deseo egoico, lo tomo como una anhelo. Pero vuelvo a insistir, a diferencia del plano suprafísico, en el plano físico debemos ser pragmáticos y buscar de alguna manera lo que nos permita vivir, lo que en el pasado, siglos atrás se llamaba el vil metal. Pero ese vil metal es el que nos permite subsistir en esta sociedad que no la creo vil, la creo, a lo mejor, indiferente. Sí, indiferente.

 

Seguramente por los engramas de otras vidas de thetán se vive cuestionando si una carreta laboral tiene una importancia tan grande como él se la dado o no es más que una circunstancia que pueda florecer de varias maneras. En este caso sí, en el plano físico todo tiene su importancia, en algunos casos relativa, en otros casos no, es primordial. ¿Cómo vivir en un estado de equilibrio en el plano físico habiendo tantos condicionamientos? Y más cuando los desequilibrios se producen debido a la consecuencia de caer en la tentación de deseo, de satisfacción inmediata. Eso es un ego infantil. Eso me lo dice el querido guía, el Excelso Ketter, el Excelso Ketter que consulta con el gran Maestro Johnakan Ur-El sobre los roles del ego entendiendo que son infantiles. ¿Por qué? ¿Porque quienes son los que quieren una satisfacción inmediata? ¿Quiénes viven reclamando "Quiero todo ya, quiero todo ahora o me empaco como mula"?: los infantes. El ego es infante. Entonces, cuando no se produce un deseo de satisfacción inmediata hay desequilibrio, frustraciones.

Eso es falta de maduración. Hay que trabajar con el ego, hay que trabajar con esos roles buscando integrarlos por sobre todas las cosas porque como dice el Excelso gran Maestro Johnakan, se apoderan, si no, del timón de la nave de nuestra vida, y a veces buscamos vencer esa ansiedad a través del tabaco, alejarnos de la realidad a través de la marihuana. Y sí, causan daños en el cuerpo, más aún: en el decodificador. Pero en el caso de mi parte encarnada es recuperable, eso es lo importante.

 

A veces queremos encarnar para cumplir con determinada misión, y nuestros mayores, quienes encarnaron antes, -en el caso de mi parte encarnada, su padre-, es un tema bastante, bastante difícil. Es un tema, bastante, bastante difícil porque a veces hay heridas que pueden cicatrizar, pero el menor motivo hace que como una aguja punzante, una aguja que quema se escarbe esa herida y la vuelva a abrir. Entonces aquí no se trata de dignidad, se trata de que la relación siempre se cae por la misma debilidad, resentimiento, egoísmo, falta de amor. No es fácil, no es sencillo. El Excelso gran Maestro Johnakan siempre explica que para tender una mano a otros debemos estar primero de pie nosotros. Entonces, ¿cómo podemos solucionar un tema con otro si no lo solucionamos con nosotros mismos? Y no importa cuántas veces una persona trate, porque si nosotros estamos mal y el otro con el que tenemos que arreglar un tema está mal, ambos vamos a estar con el ego a la defensiva, cubiertos por una armadura haciendo oídos sordos y reclamando en lugar de disculpar. Y no es cierto que cuando uno no quiere dos no discuten, no, no es cierto, porque uno puede ir con toda la intención de pacificar y el otro busca manipular, y salimos más lastimados. Pero lo mismo sucede en la relación de pareja, la relación de pareja requiere de mucho diálogo, comprensión aparte de diálogo, entendimiento aparte de diálogo, no se trata de que uno ceda y el otro tire de la cuerda o que uno tire para hacer trastabillar al otro, no, en una relación de pareja tiene que haber un punto de acuerdo, un punto medio.

 

Y el tema no es ceder, el tema es acordar, porque hay otros maestros que hablan de la tolerancia. Sí, perfecto, la tolerancia es una virtud, ¿pero podemos tolerar la violencia?, ¿el mal trato?, ¿el desprecio?, ¿los ahogos?, ¿las traiciones?, ¿la indiferencia? Sí, si buscamos elevarnos. Pero mi ego como thetán me tira para abajo, estoy en el plano 3 subnivel 3, es un plano bajísimo.

Es cierto, los maestros no consideran al plano 3 un plano del error como al plano 2, que es un plano de extrema crueldad, lo están considerando en este momento un plano de superación. ¿Pero cómo podemos superarnos si el ego nos jala hacia abajo?, porque todo tiene que ver con el ego, la tolerancia tiene que ver con el ego. Entonces, para llevar con la pareja la relación a un cauce saludable es necesario acordar, acordar. Porque el tolerar puede ser falso: tolero malas conductas, tolero indiferencia, tolero discusiones, pero tampoco somos tachos de basura para juntar todo porque en un momento no tenemos más capacidad de juntar y explotamos. Entonces, cada punto que no se acuerda se tiene que poner sobre la mesa y hablarlo.

 

Y es cierto que en Sol 3 vienen momentos de crisis, momentos de recesión.

Ahora, yo me planteo: ¿He encarnado en este lugar, en esta región, con esta familia, en este mundo para aprender los cambios que hay Sol 3? Siempre hubo cambios. En realidad, la misión es más específica, es erradicar los roles del ego integrándolos porque como dice el Excelso Maestro la mente no es un campo de batalla, el ego no se destruye porque forma parte de cada uno, el ego se integra en un Yo central. Lo que se eliminan son los engramas, esos implantes que tanto nos condicionan.

 

A veces, mi parte encarnada piensa si es mejor emigrar, cambiar de continente, pero uno tiene que tener los pies bien afirmados de la misma manera que ese Excelso gran Maestro dice "No podemos levantar a nadie si no estamos de pie primero". Tampoco podemos dar grandes saltos si apenas estamos empezando a volver a caminar. Todo tiene que ser de a poco, en su justo momento y en su justa medida. Y aclaro que esto no significa dejarse estar como hoja al viento o como barquito de papel en una acequia, no, no, no; tener el timón de nuestra vida pero ir haciendo paso por paso, no dar grandes saltos. Los grandes saltos no resultan, nunca resultan, jamás resultan. Tratar los roles del ego, entender que mi parte encarnada es importante, que tiene capacidad para lograr cosas. Buscar el llegar a un acuerdo de diálogo para que la pareja dé frutos, afianzarse en la parte laboral, no pensar en materias que en este momento pueden ser hermosas pero que no dan un fruto económico. Me diréis "Pero caramba; ¿tú, como thetán, ves lo económico más allá de lo espiritual?". Parad, parad, parad, no os apresuréis; en el plano físico es necesario vestirse, alimentarse, cuidar el físico..., entonces el trabajo es indispensable. Y la mejor manera de vivenciar un buen trabajo es disfrutarlo, aunque no sea el elegido de primera mano.

Entonces, la misión no es aprender de los grandes cambios planetarios sino de los cambios propios, integrar los roles del ego, ir eliminando los engramas, los complejos de culpa de otras vidas donde se prejuzgó, donde se mal juzgó, donde se acusó y donde también uno en otras vidas fue traicionado. Esa es la tarea, esa es la gran tarea.

 

Me vuelvo a disculpar con el receptáculo, este hermoso médium, porque le he causado un tremendo dolor de pecho y abusando de su gentileza hice una sesión bastante, bastante extensa agotándolo. Y le agradezco de él, sí, su tolerancia de amor. De él, sí, su tolerancia de amor.

 

Gracias por escucharme. Hasta la próxima.