Índice

Psicoauditación - V. S.

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

 

Sesión del 20/11/2017

Sesión del 02/06/2018


Sesión del 20/11/2017

Médium: Jorge Raúl Olguín

Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de V. S.

La entidad comenta que su parte encarnada, por su sensibilidad y su elevada edad, percibe seres que ya no están en el plano físico y siente pena por ellos. Acepta tenerlas alrededor, aunque le causan molestias.

Sesión en MP3 (1.606 KB)

 

Entidad: Me siento feliz, feliz de haber podido lograr afectos. Los seres que enseñan buscan explicar que los apegos son negativos, diciendo con ello que no se trata de aquerenciarse. Los seres humanos no somos cosas, los seres humanos sentimos, amamos, queremos y buscamos que nos quieran.

 

El decodificador de mi parte encarnada está, digamos, cansado y endeble, y hay ciertos seres que buscan comunicarse, no para dañar sino por su avidez de tener contacto con quien pueda entenderlos. Quizás esos apegos sí son perjudiciales porque hay gente joven que ha marchado de lo terrenal y su espíritu sigue conservando ese apego y se mienten a sí mismos no reconociendo que ya no están; se resisten, no creen que han partido. Esos son los que visualizo. Y quizá la debilidad de mi pensamiento más mi inconsciente hacen que tenga una claridad para percibirlos aunque los especialistas terrenales digan que son visiones lógicas seniles. Si acomodamos las ideas podríamos decir que sí, puesto que justamente esos avatares de la vida hacen que tanga más sensibilidad para verlos, para sentirlos, pero mi parte física es como que no está acostumbrada y de alguna manera es como que no se siente cómoda, no, no se siente cómoda.

Uno se acostumbra a lo conocido, y vuelvo a insistir, no se trata de aquerenciarse de las cosas, sí de las personas en el sentido de quererlas, y sí, es algo que uno tiene que convivir. Es muy difícil, es muy difícil todo. Hay una lucha entre lo que uno piensa, lo que uno siente, las cosas que a uno le gustan, y entonces uno se pregunta ¿el precio a pagar por disfrutar de las cosas es el sufrimiento? Y a veces decimos que no es justo, ¿no? Y no, no lo es.

 

El cansancio no es malo, ¿eh?, no, el sufrimiento es malo, el cansancio no. El cansancio es extenuante pero cierras los ojos y ya está. En cambio el sufrimiento no se va cerrando los ojos. Y esas personas que se acercan, que todavía no quieren aceptar que ya no están, yo no puedo hacer nada, tienen que darse cuenta solas, todas. No pueden encapricharse, incomodarme. ¡Basta! Pero qué, ¿hay algún remedio que va a hacer que deje de verlas?, ¿quieren engañar a mi mente?

 

Yo fui muy feliz. Sí, he querido y me han querido. Y dejamos una huella en el sendero, ¿no? ¿Que hay cosas más importantes? ¿Por qué? ¿Qué es más importante que dejar huella? ¿Qué es? ¿Qué es el recuerdo? ¿El recuerdo no es parte de la huella? Pero a mí me interesa el recuerdo feliz, el recuerdo alegre, no quiero el recuerdo de angustia, no me interesa.

 

Quién iba a decir que uno vería tantas cosas, tantas cosas modernas... ¡Pero será posible! ¿Cómo las personas se dan esa maña para hacer tantas cosas que una no lo puede creer?

 

Y pensar que alguna de esas entidades se fueron hasta antes de que yo viniera y siguen todavía atrapadas. Pero qué pena me dan... Si no me molestaran, sino me incomodaran...

 

Y nada, ya he dicho suficiente.

Quiero... quiero los afectos, no quiero el sufrimiento.

 

Bueno, ahora me despido. Sí.

 

 


Sesión del 02/06/2018

Médium: Jorge Raúl Olguín

Entidad que se presentó a dialogar: Espíritu de V. S.

La entidad angélica recién volvió a casa, a su plano suprafísico después de una larga vida física. El retorno a planos altos es percibido como una gran amplificación de los sentidos que ya no se tiene y de otros, que hacen sentir que somos parte del Todo.

Sesión en MP3 (1.340 KB)