Índice

Espíritu

Grupo Elron

 

Sesión 19/12/07

Médium: Jorge Olguín

Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de Manuel M., matemático

Habló de los sentidos en los planos espirituales, cómo se reconocen, perciben y comunican los espíritus entre ellos, también de sus características. Actualmente conjuga el hacer servicio con la investigación de los espíritus, y refleja la voluntad de investigación en el 10%. Habló de la evolución espiritual en experiencia, la conexión del 90% con el 10%, la cantidad de información contenida en los conceptos, la vida en los planos suprafísicos, la voluntad de encarnar, el apego por el plano físico.

Sesión en MP3 (3.276 KB)

 

Morgan-El: En los planos suprafísicos los sentidos son absolutamente distintos a los sentidos terrenales. No existe la vista, ni el oído, ni el tacto, ni el gusto, ni el olfato. Para que se entienda, nos contactamos mediante seudópodos energéticos y nos reconocemos unos a otros por una marca de vibración. Así como vosotros tenéis un conocido que puede ser alto, delgado, cabello cobrizo, tez mate, o con algunas señas particulares, como un mentón prominente o una nariz aguileña, nosotros nos reconocemos en décimas de segundo porque cada espíritu vibra en una sintonía distinta. Si bien vosotros sabéis, mejor dicho esto lo dijo el Maestro Johnakan hace muchísimos de vuestros años atrás, que cuando dos espíritus vibran en la misma sintonía es lo que se conoce como almas gemelas; lo que deseo agregar es que no siempre vibran en la misma sintonía exacta ni siquiera las almas gemelas, porque con ese criterio vendría un tercer espíritu palpa conceptualmente a uno, palpa conceptualmente al otro y si vibran en la misma sintonía no se daría cuenta quien es quien, como cuando vosotros en el plano físico veis a dos gemelos. ¿Cuál es uno y cuál es el otro si son exactamente iguales? Bueno, eso no existe en el plano espiritual. En el plano espiritual aún siendo espíritus gemelos se nos reconoce porque puede haber como una escala tonal distinta dentro de la misma vibración. Doy el ejemplo de dos tenores que cantan con la misma nota y podéis diferenciar uno del otro por el timbre de voz. Entonces, para que se entienda, nosotros nos reconocemos espiritualmente los unos con los otros por el timbre de vibración.

Así como en el plano físico muchas veces intenté en distintas encarnaciones mediante las matemáticas, mediante la física, mediante la química, o mucho tiempo atrás mediante la alquimia descubrir secretos y llegar muchos siglos antes a conclusiones que fueron descubiertas un milenio después, hoy, como espíritu, estoy investigando a los espíritus. Esto no me quita tiempo para hacer servicio, porque cuando hay que hacer servicio envío conciliación al cuerpo causal de la persona. Eso es lo más importante. He podido estudiar a los espíritus de la misma manera que vuestros médicos pueden estudiar vuestro cuerpo estando encarnados. En nuestro caso no lo hacemos por una necesidad de sanación, porque el cuerpo espiritual, suprafísico o energético por así llamarlo, no se enferma. He estudiado durante milenios el accionar de cada espíritu: su forma de comunicación, su forma de ser, etc. Cada espíritu tiene una vibración distinta, y entiendo que el mismo Padre cuando encargó el trabajo a los elohim ya directamente lo hizo con determinada directiva de que cada espíritu vibre en una sintonía distinta y que cuando son sintonías similares lo que cambiara es el timbre de vibración, como el timbre de voz terrenal.

¿El espíritu evoluciona? - Sí – me diréis. – Evoluciona porque se acerca más al Padre.- No, no, no. Yo no estoy hablando de evolución de misericordia o de servicio, que sería la evolución espiritual como la conocéis vosotros, hablo de otro tipo de evolución. Ejemplo: vosotros hace 1 millón de años no erais quienes sois ahora. Erais seres con garrote, mientras que ahora tenéis las herramientas más sofisticadas. Entonces habéis evolucionado. ¿El espíritu evoluciona? Mi respuesta es, tratando con cientos de miles de espíritus, que el espíritu evoluciona en cuanto a experiencia, en cuanto a aprendizaje. No es lo mismo un espíritu recién creado en el plano 5º, que no tiene el conocimiento, a un espíritu que ha encarnado en 70 ocasiones o ha tenido más de 100 vidas con experiencias positivas, neutras o negativas. En eso sí evoluciona, pero no evoluciona energéticamente. No es como el ser humano que puede ir cambiando de forma, eliminando hace miles de años el rabo llegando solamente al hueso cóccix, cambiando la posición de los huesos de la cadera para que el ser humano sea bípedo, tener una planta de pie maciza para que pueda caminar y no tener manos en los pies como la mayoría de los monos. El ser humano evoluciona físicamente y psicológicamente. El espíritu no tiene físico. Cuando nosotros decimos plano suprafísico es para que de alguna manera entendáis a que nos referimos, pero es un plano de vibración espiritual. Nosotros no nos visualizamos como os percibís vosotros porque no tenemos ojos. Nosotros nos percibimos. Vosotros diréis: - ¡Qué pobre que es eso! – Porque estáis acostumbrados a una visión y no hay nada que reemplace a esa visión. De la manera en que nosotros percibimos, como es lo que tenemos, a nosotros nos resulta mucho más amplio conceptuar. Ejemplo: vosotros podéis visualizar miles de personas en un estadio, pero podéis tocar con vuestro tacto, con vuestras manos a penas a decenas de ellas. No a miles. Entonces el tacto de alguna manera precisa cercanía cosa que la visión no, porque tú puedes visualizar a kilómetros de distancia. ¡Perdón! Puedes visualizar una estrella a decenas de años luz de distancia. Puedes visualizarla a centenas de años luz de distancia como visualizas desde la Tierra a la gigante roja Betelgeuse. Nosotros no precisamos de la cercanía. Podemos conceptuar esa energía vibracional de otro espíritu a mucha distancia y nos acercamos como si fuera a la velocidad del pensamiento.

Supongamos que yo como Thetán estoy en el país de Sol 3 llamado Argentina y el 10% de cualquier otro Thetán está encarnado en el país llamado España a miles de kilómetros de distancia. Yo Thetán con el Thetán del otro ser nos contactamos como si estuviéramos al lado uno del otro, porque con una velocidad pasmosa recorremos esa distancia que es mínima para nosotros. Hemos tenido contactos telepáticos con Thetanes de otros sistemas estelares. Cuando yo hablo de que alargamos el seudópodo para contactarnos no penséis en un cordón de plata ni en este tipo de cosas, porque eso no es real, es ficticio. No existe un cordón de plata. Incluso si mi 10% encarnado hiciera un viaje astral, podríamos ir a la galaxia satélite de Magallanes a 200 mil o 300 mil años luz y volver. No tenemos limitación de decir: - ¡Ay!, hay una cuerda que se corta. Hay un lazo que se desanuda. – Porque no es así. Es una concepción completamente distinta. Yo como Thetán puedo hacer una misión en otra galaxia, a Andrómeda a 2 millones y medio de años luz, y sigo conectado con mi 10% encarnado. ¡Pero no estoy conectado mediante un cordón! Directamente tengo una conexión. Una conexión, llamémosla, supra-lumínica. Pero la conexión no se corta. La conexión se corta únicamente cuando el 10% desencarna y se corta la conexión con el ser físico, pero la conexión entre 90% y 10% nunca se corta entre ellos por más que yo 90% haga una misión en otra galaxia. Y mira que el vacío intergaláctico es muy superior al vacío interestelar, porque ya no estamos hablando de un vacío de pocos años luz, que igual para vuestra tecnología actual es insuperable, estamos hablando de un vacío de 1 millón de años luz.

No me interesa meterme ahora en el tema de la energía oscura y de la materia oscura porque no es para esta sesión. En está sesión lo que quiero comentar es lo que he aprendido del mundo espiritual. Si bien arrastro engramas me doy a conocer como un enorme investigador. En muchas sesiones que he presenciado con otros Thetanes aprendía cuando este receptáculo canalizaba. Incluso en sesiones con Maestros de Luz yo estaba a un costado, para que me entiendan, aprendiendo. ¡Vivo aprendiendo, vivo investigando! Es muy rara la encarnación en que mi 10% encarnado se dedique a disfrutar del paisaje y nada más. Es como que yo trato de trasmitirle esta inquietud, ¡sana inquietud! pero inquietud al fin y al cabo. Creo que justamente la persona inquieta es la que más tiene la posibilidad de lograr nuevos descubrimientos.

Finalmente vibramos en distintas sintonías todos los espíritus y como dije antes, aquellos que vibran en sintonía similar, lo que llamáis almas gemelas, aún así y todo se identifican por un timbre de vibración. Nos contactamos mediante conceptos. Yo le puedo transmitir a otra entidad espiritual mi forma de pensar tan y tan grande que si en el plano físico tuvieran que escribirlo en tomos tal vez se precisaría una biblioteca entera de libros para escribir lo que yo opino. Por eso también me frena mucho para expresarme el contacto del receptáculo. Una vez lo dijo el Maestro Johnakan y también lo dijo el Maestro Ruanel, hablar con el plano físico mediante un receptáculo que es un médium es como si tú quisieras pasar un océano por un embudo de 1 centímetro de diámetro. El agua pasaría, pero tardaría millones de años en pasar. Bueno, aquí sucede lo mismo. Entonces lo que, y esto le agradezco mucho al receptáculo, lo que hace el receptáculo es comprimir de alguna manera. Decodifica y comprime el concepto para luego poder codificarlo en palabras armadas. Esto lo hace en décimas de segundo y de alguna manera me resulta cómodo. Entonces al comprimir la idea y al ya darla, vosotros diríais, manufacturada es como que tiene otra presentación. Esto que estoy diciendo es algo nuevo que los Maestros de Luz no lo han tocado.

Cuando nosotros nos percibimos hacemos incluso hasta pequeños juegos. Pequeños juegos mentales como cuentas matemáticas, como cálculos que nos sirven como distracción. No estamos todo el tiempo en los planos de luz, como vosotros diríais las 24 horas del día, en servicio o en los planos bajos en queja. No, no es así. Aún en los planos bajos hay momentos de distracción. Lo que pasa es que nuestra vida es distinta a la vuestra. No tenemos casas, no tenemos edificios, no tenemos trabajo… Muchos de vosotros diríais: - ¡Ah, pero que bueno! No hay enfermedades, no hay dolencias. ¡Qué maravilla! ¡Estáis 10 veces mejor que en el plano físico! -. Mi respuesta sería, y sin embargo casi todos los espíritus, porque siempre hay excepciones, quieren encarnar porque quieren gozar del tacto, de la vista, del oído, del gusto, del olfato, de una caricia, de una buena comida, de una buena bebida, cosas que nosotros no podemos hacer.

Ya os habló este receptáculo mucho tiempo atrás de que hay espíritus pero tan y tan apegados al plano físico que experimentan los apetitos y las sensaciones del plano físico y no tienen ninguna dependencia porque las dependencias son OR-GA-NI-CAS. Un espíritu no tiene órganos porque es un trazo de luz energético. Si embargo sé de muchos espíritus que tienen unos deseos inmensos de fumar o de tener una relación sexual, al punto tal que hay espíritus que cuando alguien está fumando se quedan pegados a ese individuo y tratan como de olfatear el aroma del cigarrillo. Obvio que no lo consiguen, porque repito y no me canso de repetirlo, no tenemos ninguno de vuestros sentidos. Lo mismo que con la relación sexual. Hay espíritus que ven una joven medianamente excitada y eso los atrae, y tal vez esa joven de noche pueda tocarse y el espíritu lo que hace es hacer foco energético para que la joven tenga la sensación de que está con una pareja. Siente el tacto, siente el genital, siento todo. Ha habido casos donde la joven ha quedado satisfecha de la relación, pero el que no ha quedado satisfecho es el espíritu; porque como el espíritu no tiene un órgano no tiene como satisfacerse. El hacer foco es algo que le sirve al del plano físico, no al espíritu. Y si no satisface su deseo de fumar o si no satisface su deseo sexual, que son deseos mentales, conceptuales, el espíritu se pone de mal humor. Siempre hablamos de espíritus con apegos del plano 2 y 3. Más sucede con el plano 2 en este caso. Y entonces es como que a veces cobra odio hacía la mujer en cuestión, y si ve que no puede satisfacer sus necesidades sexuales lo que hace es molestarla no dejándola dormir mediante toques, mediante golpes, y así sucesivamente.

¿Qué opinión me merecen esos espíritus? Por un lado me dan una pena tremenda. Les tengo una tremenda compasión porque son presas de los apegos. Apegos que nunca se van a modificar a menos que ese ser integre sus roles. Lo que sucede, que ya se ha dicho antes, es que los roles de esos planos son tan o más densos que cualquier rol del plano físico. Y no se dejan. Digamos que es como que el ego tiene un espíritu de supervivencia, si se me permite esta expresión, y no quiere ser integrado. ¡Lucha para no ser integrado! Por eso muchas veces aún vuestras mejores técnicas no es que fracasen, pero demoran más porque el mismo ego es como que se camufla y la persona cree que ya está libre de roles y al poco tiempo otra vez emerge con más virulencia si se entiende. Entonces el rol del ego quiere sobrevivir porque siente que al estar integrado ya no participa. Y crea dependencia en la persona. Ya lo ha dicho este receptáculo Jorge en sesiones anteriores que hay personas que incluso mediante distintos roles se auto-enferman, y la persona puede llegar a sufrir serios daños por rol de víctima.

Volviendo al tema de la vibración, la vibración sirve para reconocer a la entidad espiritual. Pero la vibración también va cambiando a medida que el espíritu va evolucionando en cuanto a compasión, en cuanto a servicio, etc. Si bien el espíritu no pierde su vibración base, no es lo mismo un espíritu que está en el plano 2 que un espíritu que está en el plano 5. A medida que ese espíritu fue siendo útil, fue sirviendo, fue ayudando, fue despersonalizándose, ya libre de ego sube al plano 5º, pero la vibración base queda. Lo que cambia es el modo de vibrar. Vibra de una manera más sutil, pero siempre dentro de una misma tonalidad, obviamente cambiando su timbre para aquellos que entiendan de música.

Pueden ser reconocidos incluso de otra manera. Me ha pasado en muchos casos donde yo confraternizaba por así llamarlo con una entidad espiritual a la que durante un siglo terrestre no conceptuaba y un día se me cruza, la conceptúo tirándole mis seudópodos mentales y ¡veo que cambió! Veo que está más lúcido, más razonable, menos errado, con más devoción de servicio, etc. Es el mismo espíritu que un siglo atrás, quizá, tal vez, estaba en el plano 2 y ahora está en un plano 4 o en un plano 5. Pero el que sabe leer la vibración, cuando hablo de leer siempre es sinónimo de percibir, ¿sí? porque nosotros no leemos, no tenemos vista, pero como el idioma es pobre lo aclaro para que se entienda, yo percibo al espíritu aunque haya cambiado. Lo percibo más fácil yo que vosotros si de repente veis un párvulo, un niño y al cabo de 10 años veis a un joven de 22. ¡Qué parecido que es a aquel joven que vivía en tal dirección, en tal calle! Pero quizá no lo reconoces, porque de 12 años a 22 años cambió, tiene otro rostro con barba, un metro más alto, etc. y tal vez no lo reconocéis. En cambio nosotros podemos estar un siglo o más sin conceptuar con una entidad espiritual y lo reconocemos igual. ¡Eso es lo que yo investigo! Así como Johnakan-Ur-El es un espíritu creador, yo soy un espíritu investigador. ¡Me encanta investigar! No para llevarme ninguna gloria porque en el plano suprafísico no tiene ningún sentido.

No tenemos ni posesiones, ni títulos, ni acomodos en el sentido de decir que uno está mejor que el otro. No, no, no. ¡Nada que ver! Porque no habitamos en lugares como vosotros. No tenemos ciudades, países, fronteras, etc. Cualquier espíritu va a cualquier lado. El único respeto que el espíritu pide es cuando quiere meditar. Entonces baja la cortina conceptual y todos saben que no tienen que meterse, ni siquiera por la fuerza porque deben respetar el libre albedrío divino. Pero no tenemos propiedades como vosotros. No luchamos por las cosas que lucháis vosotros. ¡Nuestras metas son otras igual de importantes! Metas de servicio, de ser útiles, aprender como servir mejor a una entidad que está en un estado desesperado.

En vuestro plano físico existen médicos del alma. Este receptáculo que me alberga es un médico del alma, aunque la palabra médico esté mal utilizada. Bueno, en mi plano yo hago lo mismo. Soy un investigador espiritual. Y cada vez que quiero encarnar busco encarnar como investigador. ¡No siempre se me da! Porque también tiene que ver con la familia que ha criado a ese niño que es mi 10% a medida que va saliendo del cascarón, qué es lo que quiere, qué es lo que no quiere. Hay muchos maestros terrenales que justifican eso diciendo que evidentemente uno arrastra un karma de una vida pasada y entonces uno tiene que pasar por esa familia, etcétera. Hay cosas con las que coincido y hay cosas con las que no. Yo sigo creyendo que nosotros en el plano físico optamos. Yo sigo creyendo que nosotros en el plano físico elegimos. No estoy en desacuerdo con la teoría de que todo está escrito, pero como nosotros estamos subidos arriba del tren para nosotros el tiempo corre. Entonces no nos tenemos que romper la crisma elucubrando lo que no es porque no tiene sentido. Es como si vosotros tuvierais un apetito voraz y os traen un bistec y tú en lugar de comer dices: - Bueno, voy a mirar a ver cuantas proteínas tiene, cuantas grasas tiene, si tiene carbohidratos… Lo voy a investigar y después lo como. - ¡No! Tú lo comes. ¡Qué vas a estar investigando si en este momento tienes un apetito feroz! En este caso es exactamente lo mismo con las investigaciones.

¡Toda impaciencia es negativa! Pero qué bien que logré investigando. El hecho de que yo tenga una cualidad, porque para mí es una cualidad el querer investigar, hace que mi parte encarnada en cada una de sus encarnaciones en este mundo Sol 3 o en otro mundo, como pasó anteriormente, sea un gran investigador. ¿Que tenga un resultado potable? A veces se da y a veces no se da. Nosotros no podemos saber el futuro. Entonces lo que tiene que hacer mi 10% es seguir en la huella investigando. ¡Ese es el secreto! Porque la mejor manera de crecer, a parte de ser útil al otro y prestar servicio, es investigar; porque esa investigación es fruto para la propia persona que investiga y para todas aquellas personas que deseen servirse de ese fruto. ¡Ese es el secreto!

Gracias por escucharme.

Interlocutor: Gracias Morgan-El.

 

Este tema y otros se trataron en la sesión del 2/1/08.

 

Páginas relacionadas