Frase aleatoria: El incentivo de encarnar es la responsabilidad misma. Un verdadero ser espiritual no precisa tener un incentivo delante suyo que lo vaya guiando, su propio interior lo tiene que ir guiando. Otra