Índice

Psicoauditación - María G.

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

Sesión 13/10/2016
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de María G.

En un mundo al límite del Universo penetraban entidades del Caos a alimentarse de la energía de los seres de la Creación. La entidad y el mejor psicoanalista del planeta relatan cómo ocurría y lo que percibía la gente.

Sesión en MP3 (2.623 KB)

 

Entidad: En distintas vidas estuve lidiando con algo que tenía en mi interior, supongo que en mi mente, algo que se dividía en infinidad de fracciones las cuales manejaban y manejan aún hoy mi vida como si yo fuera un títere de esas fracciones, hoy las llamáis roles de ego.

 

Recuerdo una vida como Sotela, era maestra. La civilización de nuestro mundo era similar a nuestro actual siglo XXI de Sol 3. Teníamos dos satélites, ya los habíamos conquistado de la misma manera que pasada la mitad de nuestro siglo XX conquistamos nuestra luna, si se le puede llamar de esa manera. A diferencia de Sol 3, en nuestro mundo -al que desde la más remota antigüedad se lo había llamado Términus, un nombre muy similar a vuestro latín. Desde la antigüedad no existía lo que vosotros llamáis religión pero había un miedo, un miedo en lo que hoy llamáis inconsciente. Hubo mucha gente que desde la antigüedad tenía ataques de locura, sentía voces dentro de su cabeza, o estaban solos en una habitación y tenían visiones sobre seres que ya habían muerto.

Nosotros creemos, en Términus, que existe el espíritu. Es más, uno de los mayores analistas humanos, lo que hoy en vuestro mundo se llamaría psicoanalista, quizás el más grande analista humano de Términus, Máximo, explicaba que existía un mundo espiritual con distintas categorías de seres conceptuales y quizá los seres más densos eran los que se dejaban visualizar ante nuestros ojos en formas horribles, horripilantes.

 

Recuerdo que yo había perdido a una hermana en un accidente de carro en una autovía hace años atrás, era la única familia que me quedaba, Mariela, la extrañaba muchísimo. Un fin de semana estaba cansada, tenía los ojos pesados, ya se habían marchado los alumnos y me iba para casa, vivía en las afueras de la ciudad. A mis treinta y seis años, a diferencia de muchos, rara vez había sentido voces y jamás había visto nada fuera de lo normal. Cuando llego a casa encuentro la luz encendida y sentada en una de las sillas estaba sentada Mariela, delgada, con el rostro chupado.

-¿Por qué me has dejado ir Sotela? -Me quise acercar para abrazarla y me dijo: ¡No!, no me toques, me has dejado ir.

-Pero Mariela, tú estás muerta.

-¿Cómo sabes? ¿Me has ido a ver? ¿Has visto mi cadáver?

-Me aconsejaron que no, me dijeron que no porque estabas muy lastimada, me iba a hacer mal, sabes que yo soy muy vulnerable a las emociones. Fíjate que en el colegio a veces los adolescentes me hacen llorar, soy muy vulnerable.

Pero Mariela, dura: -Y si no me has visto, ¿cómo sabes que era yo?

-Porque era tu carro, tu número de chapa, el camión había perdido los frenos y te embistió. Tu carro cayó de la autovía, quedó destruido, tuvieron que cortar las chapas y sacaron tu cuerpo en partes.

-Pero tienes dudas. Y así me quieres, así me extrañas. -Caí de rodillas.

-¿Pero dónde has estado todo este tiempo?

-¿Ahora te preocupas?, ¿ahora? Mira mi cara.

Miré sus ojos. Sus pupilas, dilatadas, empezaron a caer gotas de sangre por sus ojos y por su nariz. Mi mente se nubló y caí desmayada.

 

No sé cuánto tiempo estuve sin sentido. Me desperté en la oscuridad, recordé el episodio y me sobresalté, corrí y presioné el botón, la luz inundó el lugar, la silla estaba acomodada, no había rastro de Mariela. ¿Eran roles de ego esas entidades espirituales que hablaba el analista humano Máximo? No era sencillo contactarse con Máximo pero tenía un amigo, Irdino, que a su vez conocía a Justo, uno de los mejores informáticos de Términus, cuatro años menor que Máximo, Justo era su hermano menor. Por medio de Irdino, el fin de semana me comuniqué con Justo quien a su vez me contactó con Máximo.

 

Máximo era bastante alto, más de un metro ochenta, cabello oscuro, tez morena, ojos oscuros. Le conté el episodio y le expliqué. Su teoría es que hay seres espirituales negativos.

Máximo me dijo:

-Por favor Sotela, toma asiento.

Se sentó enfrente mío y mirándome fijo me dijo:

-Creo que en este caso es algo más grave.

-Por favor Máximo, no me asuste.

-Mi intención no es asustar, mi intención es divulgar lo que está pasando. ¿Te gusta de noche ver las estrellas? -Asentí con la cabeza-. ¿Sabes que cada una es un Sol -Asentí nuevamente-, y que tienen sistemas planetarios? ¿Pero qué ves? ¿Qué ves?

-Veo miles y miles de estrellas -respondí.

-Muy bien. ¿Qué ves cuando miras a tu derecha?

-Nada, oscuridad.

-¿Y cuando miras a tu izquierda?

-Miles, quizá millones de estrellas.

-¿Sabes que esas estrellas conforman una Galaxia? -Asentí-. ¿Sabes por qué los antiguos, a este mundo le pusieron Términus? -Me encogí de hombros mostrando ignorancia-. Entiendo que le pusieron así porque es un planeta terminal.

-¿En qué sentido? -inquirí.

-En que estamos en el borde de la Galaxia, en el borde de lo que es la Creación.

-¿Y qué hay más allá?

-Absolutamente nada, el vacío más puro y absoluto, pero moran entidades.

-¡Ahora entiendo! Yo soy maestra pero me especializo en historia, desde siempre la humanidad ha tenido miedo a los etéreos, como se llamaba a esos seres invisibles que se metían en nuestra cabeza, en nuestros sentidos.

-Bueno, esos etéreos existen más allá de la Galaxia.

-Quiero preguntar algo.

-Adelante, Sotela.

-Si el Universo está compuesto por millones de galaxias, ¿por qué hacia nuestra derecha no se ven más galaxias?

Máximo hizo una pausa y dijo:

-Porque este mundo, como otros tantos del borde, no está solamente en el borde de la galaxia sino en el borde del Universo.

 

Sentí como náuseas en el estómago, como cuando tú estás en un lugar muy alto y miras hacia abajo y sientes como un vértigo y te tienen que sostener. Por suerte estaba sentada.

 

Máximo intuyó mi pensamiento y se adelantó a mi pregunta.

-Tú pensarás: ¿Si los etéreos moran en esa oscuridad absoluta por qué los sentimos en Términus? Porque se alimentan de nuestros miedos, de nuestros temores, de lo que tú llamas esas partículas que te manejan y te manipulan.

 

La respuesta de Máximo no me dejó tranquila, quedamos en que nos veríamos de nuevo. Antes de irme conversé con su hermano menor, con Justo, era de rostro más delgado, a pesar de ser menor tenía algunas canas, los ojos eran un poco más claros y luego hablé con Irdino. Irdino era más joven, más relleno de cuerpo, intranquilo, siempre su mente ocupada con las cuentas pero tanto Irdino como Justo sabían la hipótesis de Máximo, que los etéreos que durante miles de años han atormentado a esta humanidad en Términus moraban allí, en esa oscuridad más allá del Universo. O sea, que no sólo teníamos que lidiar con esas partículas, a las que hoy llamáis roles del ego, sino que encima esos mismos roles que fomentaban nuestros temores eran un festín para esos etéreos. Pero antes de irme, Máximo dijo: -Podemos impedir que nos atormenten.

 

Y me quedé con esa... me quedé con esa esperanza. Me quedo con esa esperanza de que esas partículas llamadas roles se integren y dejemos de ser vulnerables para que nada suprafísico nos atormente.

 

Nota: Los seres llamados etéreos en aquel lugar son los aquí llamados primordiales. Aunque están referenciados en Grupo Elron desde 1999. Hasta la Sesión con el Maestro Morgan-El y con Johnakan Ur-El no se empezaron a estudiar convenientemente.