Índice

Psicoauditación - DSG

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

Página anterior

Sesión 10/08/2017

Sesión 28/08/2017

Sesión 30/10/2017

Sesión 29/01/2018

Sesión 31/01/2018

Sesión 15/02/2018

Sesión 20/02/2018

Sesión 06/03/2018

Sesión 12/03/2018

 


Sesión 10/08/2017
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

El mejor astrónomo de Ran II estaba preocupado por unos experimentos que se hacían, con los cuales podría abrirse un universo alterno peligroso para aquella humanidad. Además, traía de lejos problemas consigo mismo acerca de su relación con otras personas y el entorno. Se encontraba con un terapeuta del alma.

 

Sesión en MP3 (3.315 KB)

 

 

Entidad: Por favor... En cada vida siempre traté de evitar los inconvenientes. Me acusaréis de que era poco audaz o quizá monótono, rutinario. Yo lo veo de otra manera, veo gente que le gustan los deportes extremos arriesgando su propia vida, veo gente que hace experimentos al límite exponiéndose a sí mismo y a los demás, que es más grave todavía. Entonces monótono, rutinario, ¿quién lo dice?, ¿por qué lo dicen?, ¿qué se meten? Sí, claro, Nambo Flagan es rutinario. ¡Je!

 

Me seguían considerando el mejor astrónomo, el mejor investigador de Ran II, prácticamente había investigado con grandes telescopios orbitales todo nuestro sistema solar.

Fui uno de los que ayudé a detectar en profundidad la edad de nuestra estrella de nada más seiscientos millones de años. A diez años luz estamos investigando un sistema estelar de una estrella amarilla que tiene más de ocho veces la antigüedad de Ran, casi cinco mil millones de años, y por las perturbaciones que detectamos sé que tiene un sistema planetario complejo y una zona habitable de por lo menos tres planetas. A cincuenta millones de kilómetros hay un mundo muy pequeño. A aproximadamente cien millones de kilómetros hay un mundo que podría ser habitable. A ciento cincuenta millones de kilómetros de la estrella hay un mundo que aparentemente es sideral. A doscientos veinte millones de kilómetros hay otro mundo rocoso más pequeño. Y después viene una zona de asteroides para que finalmente estén los gigantes gaseosos, es el sistema solar que más me interesa. Pero me desvié del tema porque lo que estaban haciendo mis compañeros era algo que yo no, no, no recomendaba, no recomendaba.

Lo hablé infinidad de veces con Tadeo Armani. Le decía:

-Tú, prácticamente, estuviste en las fuerzas de paz. Tú, Rendo Javier, profesor de historia de objetos antiguos. Tú, Julius Delfor informático cuántico... ¡Ahhh!

 

Lo conversé con Raúl Iruti. Le digo:

-No estoy conforme, no estoy de acuerdo con lo que están haciendo.

Raúl Iruti, siempre centrado, me dijo:

-Siéntate, Nambo, ¿qué es lo que te preocupa?

-Mi hipótesis sobre los universos alternos. Luego se transforma en teoría y luego demostramos que era real cuando esa joven, por un vórtex provocado por algo anormal, pasó a nuestro mundo.

Raúl Iruti me dijo:

-Te refieres a Hidden Fazer.

-Sí, me refiero a ella. Y la vez pasada hicimos una teoría que la desplegamos en la pizarra holográfica, pero era nada más para demostrar cómo a través de determinada vibración podríamos abrir vórtex, pero en este lapso de seis meses lo han llevado a la práctica. Mi ordenador holográfico es especial, capta la sintonía de nuestro plano físico, no es sencillo de explicar, pero esa sintonía se perturbó, mi ordenador detectó singularidades por lo menos en tres lados, se les está yendo de las manos el experimento. Esto significa que por lo menos se abrieron tres vórtex, y honestamente, tengo miedo porque la joven explicó que su mundo era un calco de Ran II pero distinto, un mundo totalitario gobernado por el terror, el despotismo, la tiranía, muertes, esclavitud. ¿Y qué sucede si llegan a venir en masa a este mundo?

Raúl Iruti me calmó.

-Si piensas que no estoy informado te equivocas -me dijo con voz pausada-. Sé de los experimentos y sé que son micro vórtex de apenas milímetros. Y hemos enviado sondas. Exactamente hay tres microvórtex en los cuales hemos enviado una sonda a cada uno.

-¿Y cómo se recupera la sonda?

-¡Caramba, Nambo! Tú lo tienes que saber mejor que yo. Está enlazada por energía cuántica.

-¿Y ya hay holovideos?

-Sí, ya hay holovideos.

-Soy el último en enterarme -confesé-. Tadeo Armani, Rendo Javier ¿ya están al tanto?

Entró a la habitación Alexis Anasio, y le dije-. Tú que eres tan buen genetista como Iruti, ¿qué dices al respecto?

Alexis me dijo:

-Entiendo que estáis hablando de los microvórtex. Apenas se ha visto nada en la sonda cuántica, pequeños panoramas. Aparentemente los tres vórtex fueron al mismo universo alterno de donde vino la niña esta, hace poco tiempo atrás, Hidden Fazer.

-¿Y qué se ha visto?

Alexis respondió:

-Un panorama sombrío, edificios grises, cielo nuboso y no mucho más. Las sondas ya están de regreso y los vórtex están cerrados.

-Bueno, les diré algo que no son buenas noticias, en mi ordenador se siguen viendo oscilaciones, como que la cohesión entre esos dos universos alternos no hubiera quedado resuelta, como que hay inestabilidad y en este momento se puede abrir un vórtex independientemente de vuestros experimentos.

Alexis me miró a los ojos, y me dijo:

-Tú estabas entusiasmado, incluso has, no sólo formado parte de estos experimentos sino que has ayudado a dar con la tecla.

-¿Con la tecla?, no entiendo.

-Claro, a dar con la clave.

-Sí, fue un momento de arrebato, como a veces la euforia te ciega. Y ahora estoy como acobardado, se me pasó la euforia, y en cualquier momento se puede presentar un vórtex grande como el que hizo pasar a la joven Hidden Fazer. ¿Y qué sucede si pasan tropas de ese mundo? Aparte, hay algo que no es coherente.

Iba a responder Alexis pero Raúl Iruti se anticipó, y dijo:

-Sé a qué te refieres, a que la sonda dio edificios sombríos, cielo nuboso... Eso no tiene nada que ver con el estado tiránico de nuestro gemelo Ran II. Puede haber tiranía, muertes, salvajismo, esclavitud en un mundo donde la estrella brilla permanentemente, donde todo el año sea primaveral y puede haber libertad y fraternidad en un mundo donde sea destemplado la mayor parte del año, donde llueva o nieve. El clima no tiene nada que ver con el comportamiento humano, pero dio la causalidad de que eso es lo que la sonda registró.

-A eso me refería -dije-, pero me siento inseguro, me siento inseguro en todo momento. Siento como que... como que no tengo alicientes en este momento. Mi aliciente era investigar este sistema solar vecino a diez años luz, en este momento esto del universo alterno me sacó de contexto, me sacó de quicio, me sacó de mi vida, es como que mis inspiraciones están todas relegadas, mis proyectos relegados, mi vida relegada, mis ganas relegadas, mi todo relegado, relegado, relegado, relegado.

-Cálmate, cálmate, cálmate. Cálmate -pidió Raúl Iruti.

 

Yo estaba agitado, completamente agitado, me sentía mal porque había tenido fracasos a nivel personal que para mí tapaban, ocultaban, ponían bajo tierra todos los éxitos que había tenido en lo profesional. De qué me sirve un éxito a nivel profesional si a nivel personal no me atrevo a hacer cosas, y a la menor situación complicada me escondo en un rincón o quiero pasar desapercibido y es como que me baja mi autoestima. Y es como que de repente me interesa alguien y ese alguien no me registra, como si yo fuera invisible. Y a veces es como que quisiera ser invisible, y a veces es como que quisiera ser notado, a veces es como que quisiera mostrarme ante todos.

 

Iruti me dijo:

-Entiendo que no tienes vergüenza o pudor en dar cátedra, has estado en televisión holográfica, gracias a ti sabemos el funcionamiento de nuestro sistema.

-¡He caído yo!

-Explícate -dijo Alexis.

-Claro, hay dos yo; hay un Nambo Flagan que se siente seguro en lo que hace, explicando que nuestro mundo gira alrededor de su estrella en ciento veinte y dos días, que orbita a ciento veinte millones de kilómetros. Pero hay otro Nambo que es tímido, que le cuesta tener amigos.

-Pero nos tienes a nosotros.

-Sí, con vosotros tengo una confianza tal que puedo abrirme, mostrarme, ser yo, pero con gente que recién conozco me cuesta muchísimo porque no sé que van a pensar de mí.

Iruti dijo:

-Esto lo hablamos muchísimas veces, Nambo, "No sé que van a pensar de mí". O sea, ¿te preocupa lo que piensen de ti?

-Claro -asentí.

-Pero esto lo hablamos. La aprobación de los demás ¿hasta qué punto te interesa eso?

-No sé cómo explicarlo, no sé cómo explicarlo. A ver, mis alumnos o profesores de otras regiones me aplauden, me mandan cartas... Con mi control holográfico pego -si se puede llamar así-, las cartas en una pantalla y las leo, y son gratificantes, pero después voy a una reunión donde quizá no me conozcan y paso inadvertido.

-Habías dicho que era eso lo que querías -comentó Iruti.

-¡Ahh! Por eso digo que hay dos yo, a veces quiero pasar inadvertido, que no me vean, para evitar los problemas.

-Te entiendo.

-A ver, explícame lo que yo no entiendo de mí mismo...

Iruti dijo:

-Es fácil, quieres pasar inadvertido ante los problemas y quieres sí ser advertido, ser visto ante gente que te interese.

-Quizá sea así, como tú dices.

-Pero estás buscando algo fácil.

-No entiendo -dije.

-Claro, eso es lo que querría todo el mundo, cuando hay un problema, que me pase de largo. Cuando hay algo me interesa, que me pegue de lleno. Se trata de confrontar todo.

-Qué fácil Iruti, tú eres experto del tema, un terapeuta del alma.

-¿Y te piensas que yo no tengo inconvenientes?, soy un ser humano como tú, también tengo altibajos.

-Nooo, no, no, no, no, no me digas eso, es como que estamos nosotros y tú estás más allá.

-Es tú visión, es tú visión. Lo que pasa que siempre trato de resolver el tema de mis amigos o de mis consultantes, jamás hablo de mí, quizá con Alexis, que está aquí a mi lado converso de mis cosas. Pero no es el tema, el tema es saber por qué te desdoblas, Nambo. La misma energía, seguridad que tienes para poder hablar en público de astronomía tendrías que utilizarla para hablar ante gente que no conoces o ante alguien que te atraiga.

-¿Y de qué depende? -pregunté.

-Exclusivamente de ti, de ti. Ya te lo he dicho en sesiones personales...

Vi que Raúl Iruti se frenó, y le dije:

-Puedes hablar adelante de Alexis, con vosotros no tengo porqué tener secretos.

-Bien, continuaré entonces -dijo Iruti-. Depende de ti. O sea, más de una vez te dije "Tú eres importante", lo que te falta es asumirlo, entenderlo, digerirlo, profundizarlo, y si a veces en tu vida personal ves altibajos, confróntalos, no los ocultes. Como decís vulgarmente vosotros, no lo ocultéis bajo la alfombra. "Que se acumulen los problemas, que se acumulen, total no los veo"... No, no es así, Nambo, no es así, para nada.

-Sabes, Iruti, que soy muy analítico -confesé-, pero me dejo ganar por la emociones y las emociones me obnubilan. Todo lo que tú me dices lo razono, todo lo que tú me dices lo entiendo, y te habrá pasado con otros también que entienden todo lo que les dices, y te preguntarás "Pero, entonces, ¿por qué no lo llevan a la práctica"? ¿Por qué yo no lo llevo a la práctica? Porque las emociones me frenan. El miedo es una emoción, la vergüenza es una emoción. Tú le llamas rol del ego. Sí, será un rol del ego, al fin y al cabo el rol del ego se alimenta de las emociones perniciosas. Porque tú mismo, Iruti, me has enseñado que hay emociones sanas, como de repente hasta romper en llanto por ser compasivo con alguien que está sufriendo, porque te duele el dolor del otro, tú me lo has enseñado eso, eso es una emoción sana, esa emoción no te provoca miedo, ni vergüenza, ni temores, ni inhibiciones... Yo quiero vencer mis inhibiciones, y las tengo adentro, aquí, aquí, aquí en mi pecho... ¡Me las quiero sacar de encima esas emociones!...

-Estás muy exaltado.

 

Y sí, como rol de Nambo estaba exaltado al punto tal que a este receptáculo que me alberga y me permite descargar esos engramas, le estoy estrujando el pecho, cerrándole la garganta, provocándole un dolor tremendo por encima del esternón. ¡Ahhh!

Lo voy a dejar descansar. Y si me permitís esta broma, que quizá no sea de buen gusto, pero lo dejo descansar para cuidarlo, porque sin receptáculo no hay descarga de engramas.

 

Gracias por escucharme.

 

 

 


Sesión 28/08/2017
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

Nambo Flagan, el mejor astrónomo en Ran II, pasaba por una situación anímica baja. Un genetista y consejero le marcó una línea de conducta para superar aquellos momentos.

 

Sesión en MP3 (2.347 KB)

 

 

Entidad: Toqué el visor y me abrió. Cuando llegué al apartamento vi esa sonrisa entre simpática y firme, entre segura y agradable que me dijo:

-Te esperaba, Nambo.

Me sorprendió. Le dije:

-Pensaba venir la semana que viene. ¿Cómo, me esperabas?

Raúl Iruti respondió:

-Me imaginé que no ibas a esperar tanto.

-Hay muchas cosas que tengo que contar.

-Dime.

-Bien. No puede ser que haya tenido tres fracasos afectivos, el último me dejó incómodo porque quedé en una dualidad.

-Explícate.

-Claro. El carácter de ella era muy fuerte, pero aparte vivía demandando, me reclamaba.

-A ver si entiendo -dijo Iruti-, no sólo eres un afamado astrónomo, eres el que más descubrimientos has hecho en todo Ran II. ¿Qué te reclamaba?

Le respondí:

-Me reclamaba más atención. Pero ella sabía que yo me debo a mi trabajo y ahora me estoy reuniendo con vosotros para planificar algo nuevo, algo que de repente me da ansiedad pero a su vez temor de no poder controlar los vórtex. Además no sólo me reclamaba atención sino que de repente preparaba una bebida y me decía "Yo no te pedí esto. No conoces mis gustos". Estoy ahogado, estoy ahogado, Raúl.

-Serénate, serénate. Te alcanzo un vaso con agua.

 

Bebí un poco de agua. Pero tenía la garganta como seca, quizá de la misma ansiedad. Me senté en un sillón, que era un poco reclinable. ¡Ah!

-Continúa -me dijo Iruti.

-Bien. Finalmente rompimos, lo decidió ella, yo siempre estuve muy pasivo. Me reprocho eso, tenía que haber terminado yo la relación. ¿Por qué pones esa sonrisa?

Iruti me dijo:

-Porque parece un juego de egos, como que si tú hubieras roto la relación te hubieras sentido mejor. Por lo que me dices no eran compatibles.

-Ella no era compatible con nadie -afirmé.

-No, quizá habrá cientos de personas con su misma afinidad. Tal vez tú la elegiste por disfrazar tu soledad, y eso no es amor, eso es un engaño. Estar con una persona para no estar solo no... no tiene sentido porque lo que haces es camuflar esa soledad. Al contrario, por momentos te sientes invadido con ese tipo de relación, no con una relación afín pero con una relación donde te demandan, donde te viven reclamando. Terminas estando invadido y si bien el no tener vida social, el encerrarte en tu apartamento, el quemar las pestañas en tu trabajo creyendo que eso te va a dar vida social cuando no es así porque tus alumnos no son tus amigos, tus oyentes no son tus amigos, son gente que te admiran pero no te conocen, no conocen tu interior, tu persona, tu vida, tu familia, tu historia; conocen tu historia que conoce todo el mundo, tu historia relacionada con la astronomía, no la historia del humano, no la historia de la persona que sufre porque no sabe para donde arrancar. -Agregó Iruti-: Y si bien es cierto que la soledad te deprime y la depresión te puede afectar en la parte psicofísica, eso está comprobado, ten en cuenta que yo soy genetista y sé que el ADN puede modificarse a favor o en contra de acuerdo a los estados de depresión, de tristeza o de felicidad, de euforia...

-¿Pero hasta tal punto? -pregunté.

-Sí, hasta tal punto. Si vives en un estado de tristeza al punto tal de que pueda ser una depresión, incluso tu parte inmunológica puede debilitarse.

Me quedé pensando.

-¡Pero vivir con ella era un infierno!

-Sí, a eso me iba a referir; el estar ansioso, con angustia, llegando al apartamento y teniendo todos los días una hipótesis de conflicto de que por cualquier cosa te iba a discutir, debatir, a gritar o lo que fuera, esto desgasta horrores y te quita energías al punto tal de caer en la cama fundido, desgastado como si hubieras corrido cuarenta kilómetros, con la diferencia que si haces gimnasia duermes plácidamente, en cambio cuando te quitan energía te acuestas agotadísimo energéticamente, pero no puedes pegar los ojos, das vueltas y vueltas en la cama.

-Otro poco de agua, Iruti.

-Sírvete.

-Gracias. -Tomé el vaso con agua y lo tomé en segundos-. ¿Ahora cómo sigo? ¿Qué hago?

-Bueno, te lo había dicho la vez pasada, aquí tienes amigos.

-Pero muchos de vosotros tenéis vuestras historias, ¡je!, muchos de vosotros tenéis una vida.

-Discúlpame, Nambo, yo soy divorciado, Alexis es divorciado.

-¿Y no tenéis el anhelo de volver a formalizar?

-Sí, cuando sea el momento.

-¿Pero el momento no se busca? -pregunté.

-Sí, yo no me quedo todo el día en el apartamento y tampoco me quedo todo el día en el laboratorio; hago laboratorio, voy al apartamento, un fin de semana salgo, hago vida social. Cuando quieras venir con nosotros hay un club que se escucha música, incluso se puede cenar.

-No, pero a mí no me gustan esos clubes.

-No, espera, espera, ¿qué estás pensando, esos clubes de mujeres? No, no, no, Nambo, has entendido mal.

-Me extraña.

-¿Tú me ves a mí yendo a clubes... fáciles? No, no, estamos hablando de lugares con personas que tienen también sus vidas, sus problemas, que buscan divertirse, distraerse. Puedes conocer una persona con la que te puedes llevar bien o no. A veces nos juntamos varios y hacemos pequeños debates sin levantar el tono, sin discutir. Así que si este fin de semana, Nambo, quieres venir...

-Por qué no -respondí-, por qué no. Lo que pasa que, como dije al comienzo, la soledad me agobiaba, pero el estar con una pareja que me reclamaba permanentemente me agobiaba más y a veces es muy difícil dar marcha atrás. ¿Y si ella hubiera quedado embarazada?

-No sirve, Nambo, el "Y si", "Y si tal cosa", "Y si tal otra". Pero bueno, en el caso de que hubiera sido así, como se dice desde hace cientos de años, nuestros abuelos y bisabuelos ponen los puntos sobre las íes.

-¡Ah! No había escuchado esta frase. ¿Qué significa?

-Poner los puntos sobres la íes, siglos atrás en una especie de idioma coloquial significaba dejar las cosas en claro, poner reglas.

-¿Y si la otra persona no las aceptaba?

-Bueno, Nambo, no puedes ser esclavo de otra persona, no puedes estar pendiente de su carácter, de si viene con mal genio, de si viene con buen genio, de cómo está, de decir a todo que sí para que la otra persona no discuta. Eso no es vida, eso no sirve, Nambo, eso no sirve.

-Y entonces qué hacemos, ¿vamos al choque en un enfrentamiento, llegado el caso?

-Mira, lo que yo te puedo decir es que nosotros somos espirituales siendo serviciales. Pero somos muy bajos, caemos muy bajo si somos serviles. Quiero que entiendas la diferencia entre servicial y servil, Nambo, servicial es el que tiende una mano permanentemente, servil es el que sirve de alfombra al otro, o a la otra. ¿Te interesa ser servil?

-¡No, por supuesto que no! -argumenté.

-Perfecto. Entonces, como tú decías: "Y si tal cosa", "Y si tal otra", "Y si hubiéramos continuado"... Se ponen los puntos sobre la íes, se ponen reglas. Y si no, hasta más ver.

-¿Pero y si hubiera quedado embarazada?

-Bueno, existe lo legal.

-Pero eso es huir como un cobarde.

-Tampoco vas a hacer de tu vida un infierno. Lo que pasa es que si tú... yo no digo que grites, porque eso también es aversivo, eso es una agresión verbal, el gritar, aunque no le digas epítetos negativos a la otra persona, sólo el hecho de levantar la voz es agresión. Pero a veces un poquito más de volumen en tu voz, es imperativo y sirve: "No me hables así, no me merezco, no te he tratado mal para que me respondas de esta manera". Argumenta, argumenta sabiamente y si la otra persona no quiere entender es un problema de la persona, no tuyo, no te hagas cargo por los errores de los otros.

-Bueno -dije-, pero eso ya pasó de todas maneras, ya nos separamos.

-Está bien, esta es una conversación hipotética porque te puede volver a pasar.

-Espero que no.

-De todas maneras está bien que tengas las herramientas de cómo desenvolverte. Yo no digo que no tengas que tener un carácter permisivo, está bien ser permisivo por compasión, por afecto, pero de ser permisivo a ser felpudo donde el otro se limpia los pies, no. Hay una línea, la línea es tu dignidad, nadie la tiene que cruzar, ni amigos, ni pareja, ni familia, ni nadie.

-Entiendo. ¡Ufff! De todas maneras, una cosa es entenderlo y otra cosa es llevarlo a la práctica. Yo no tengo tu carácter, Iruti.

-Mira, todo es de a poco, pero se trata de comenzar. Yo siempre digo: "Jamás vas a alcanzar el horizonte, pero si quieres ponerte una meta empieza dando el primer paso".

-Sí, se la escuché esa frase, es una frase de cuando comenzó el tema de ayuda interior.

-¡Trátame de tú!

-Me cuesta.

-De repente la vez pasada pasó lo mismo; de repente me dices Raúl, de repente me dices Iruti, de repente de usted... Trátame de tú. Y prepárate para este fin de semana, se trata de relajarte, de disfrutar.

-Ya estoy tenso si tengo que conocer a alguien.

-Eso es un error, Nambo, porque tienes que ir libre. Tú estás yendo con una expectativa, y el ir con una expectativa te frustra. No vayas con expectativas, ve con el ánimo de disfrutar, de conversar, y si no conocemos a nadie nuevo estamos nosotros. Vamos a ir como seis, por lo menos.

-Está bien. -Nos dimos un apretón de manos. Le dije-: Cuando llego te pongo créditos por el holovisor.

-Está bien.

 

Y me fui. No digo más esperanzado, tampoco digo más seguro; con más información. Con más información para usar, con más información para aplicar.

 

Gracias.

 

 


Sesión 30/10/2017
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Eón

Eón brinda una Psicointegración a la parte encarnada para que potencie la autoestima y la confianza en sí mismo, poniendo énfasis en la frase de un Excelso Maestro: "Todo pasa por uno". Esta Psicointegración es válida para todo ser conceptual, en el estado que esté, suprafísico o físico.

 

Sesión en MP3 (2.008 KB)

 

 

Jorge Olguín: Voy a canalizar a Eón, el Absoluto.

 

Entidad: Enésimas veces me he manifestado a través de distintos universos a lo largo de la eternidad, un universo formado por super galaxias, galaxias, millones de estrellas con planetas habitados por diferentes unidades biológicas.

 

Y tú, Daniel, pensarás "Pues vaya, cómo puedo ser importante si hay millones de super galaxias, cientos de millones de galaxias, miles de millones de sistemas estelares, millones de seres en cada sistema ¿cómo no sentirse insignificante?". Más no es así, no es así porque formas parte de mí.

Pensarás "Entonces ¿por qué no somos todos iguales? Si tú, Padre, eres Magnánimo y todo Amor ¿por qué no lo somos nosotros?".

Mi respuesta es que os he dado a todos libre albedrío.

 

Entiendo tu pensamiento. Te cuestionas: "Sin creer en las religiones tradicionales, entiendo que si nos has criado y creado a tu imagen y semejanza, Padre, no en el sentido físico, en el sentido de esencia, entonces ¿por qué hay egoísmo, vanidad y todas las pasiones negativas?: Falta de tolerancia, descreimiento, etcétera...".

 

La respuesta, mi querido hijo, es: Cuanto más compleja es la unidad biológica más complejo es su decodificador, un decodificador que se divide en mente analítica y mente reactiva -simplificando el tema, porque es mucho más complejo-, una mente reactiva que aviva, como la fragua al fuego, las bajas pasiones.

 

Pero os he dado algo que se llama dignidad. Como dice un excelso hijo: "No permitir que el otro te haga lo que tú no le harías a él", desde el amor. Pero desde el amor aprender a decir 'No', porque a veces se malentiende cuando se afirma "Todo pasa por uno", se lo confunden con egocentrismo.

Y no. Si tú no te amas, hijo ¿cómo puedes pretender que la otra persona te ame? Si tú no te respetas ¿cómo puedes anhelar que la otra persona te respete? Si te amas y te respetas a ti mismo ¿dará resultado que los demás me respeten, me amen, me acepten como soy? No, no siempre. Y ahí te consulto: -¿Tú qué piensas?, porque tú lo tienes que decir. Yo ya sé tus pensamientos, pero tú lo tienes que decir.

Y tú estás pensando en este momento "Entonces ¿de qué me vale si no tengo garantías que aún amándome, respetándome y aceptándome, la otra persona también lo haga?". Y te voy a señalar, mi querido hijo, el error: tu aceptación, tu autoestima no pasa por la aprobación de los demás, pasa por tu aprobación, independientemente de que los demás te acepten, te avalen o te quieran. Pero eso sí, hijo mío, el hecho de que todo comience en ti, en tu interior, las posibilidades de lograr las metas deseadas serán mucho mayores.

 

Como alguna vez dijo un excelso hijo, si estás en una fila buscando un empleo y ves muchas personas y dices "Seguramente no tendré chance(suerte)", automáticamente no la tendrás porque tú mismo has negado la posibilidad. Y si te quedas en la fila ¿tendrás un 100% de posibilidades? Seguramente no, pero sí muchas más que si dieras media vuelta y te marcharas. Lo mismo en la vida, en los afectos, en la familia, en los compañeros, en los conocidos. Y estoy hablando en un terreno que conoces, en un terreno que entiendes porque en varias vidas has repetido situaciones similares. En la vida de Nambo, sin pensar que son vidas paralelas, porque no, no lo son, otra es la actividad, otro es el entorno que te rodea, pero los cuestionamientos son similares. Y todo pasa por ti, por tu ser.

 

Y ahora me conceptúo a ti, como thetán: Debes entender que los roles son representaciones y a veces tienes por costumbre de apegarte a ellos. Es más, a veces te apegas a los roles más sufridos, como que marcan tu concepto y al volver a encarnar, tu parte genética lleva esa muesca.

 

Querido hijo, el plano físico es hermoso, el disfrutar de los cinco sentidos físicos es algo maravilloso. Es cierto que pasáis por penurias, desencuentros, desamor, egoísmo, y lo más grave: problemas de salud físicos o de decodificador.

Y quizá te preguntes, hijo mío "Si nuestra unidad biológica es una maravilla ¿por qué, entonces, esa entropía?".

Porque todo tiene un ciclo, hasta en el plano espiritual donde al final de cada universo os fundiréis por enésima vez conmigo. Y sois tan apegados a vuestra esencia que aún en una distancia temporal inconmensurable, a veces incapaz de imaginar en vuestros decodificadores, os preguntáis "Yo quiero seguir siendo esa gota. ¿Dejaré de ser esa gota?". Porque no pensáis "Seremos el mar", estáis tan apegados con vosotros mismos que queréis seguir siendo la gota. Pero está implícito el libre albedrío, como dijo ese excelso hijo en más de una oportunidad.

Os he dado los dos tesoros más grandes: mi Amor y mi Libre Albedrío. Usadlo para bien.

 

Tú, querido hijo, levanta la cabeza, fortalécete, aprende a decir 'No' con firmeza, pero con amor, con amor.

Sí, te estás preguntando "¿Y si el amor no da resultado? ¿Y si la otra o las otras personas hacen caso omiso de ese sentimiento puro?".

Eso es un tema del otro, no tuyo, hijo mío. Tú tendrás la conciencia tranquila de que has hecho lo posible y más. Pero es importante recalcar que cuando se afirma "Todo pasa por uno", no es egocentrismo, porque debe pasar por uno el amor, la compasión, la misericordia y la tolerancia. Esta última no en todos los casos. Obviamente que no vas, hijo mío, a tolerar el mal.

 

Puedo conceptuarte tantas cosas, este receptáculo podría hablar horas y horas con todo lo que tengo para transmitirte, pero tampoco deseo agotarlo. Tú entiendes, Dani, que tienes -te lo digo yo, tu Padre Original-, tú tienes esa fuerza interna. Búscala, está ahí. Hazlo sin prisa pero sin pausa. Estoy contigo, siempre.

 

Todos tenéis por costumbre cuando habláis de mí mirar hacia el cielo. Casi nunca hacéis introspección de mirar hacia adentro. De todas maneras no está mal en ambos sentidos, yo estoy aquí y allá y más allá.

 

 

 


Sesión 29/01/2018
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

Tenía que abandonar su entorno para sobrevivir a unos roles del ego que le tenían atenazado, pero no sabía cuál era la decisión peor. Y ya estaba montado en su cabalgadura.

 

Sesión en MP3 (2.366 KB)

 

 


Sesión 31/01/2018
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

En un pueblo había un grupo de monjes que predicaban que un ser que habita en el inframundo influía en las personas para provocar el mal. Esos monjes tenían al pueblo amedrentado y pensó que tenía que ayudad en algo.

 

Sesión en MP3 (2.104 KB)

 

 


Sesión 15/02/2018
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

La entidad sigue relatando una vida en Umbro, cuando huyendo de una relación se encontró en un pueblo dónde había habido muertes y un monje mandaba el templo. La entidad comenta la angustia que sintió aquella vez.

 

Sesión en MP3 (2.937 KB)

 

 


Sesión 20/02/2018
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

En un pueblo donde había habido mujeres muertas presenció un combate entre dos mentos. Aunque era muy diestro con las armas se sintió pequeño en aquel momento. Sus engramas crecieron.

 

Sesión en MP3 (2.226 KB)

 

 


Sesión 06/03/2018
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

Con su amigo consiguieron descubrir el origen de las muertes en aquel pueblo. Siguieron camino hacia el sur.

 

Sesión en MP3 (2.551 KB)

 

 


Sesión 12/03/2018
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de DSG

Donk era transparente para un mento, que le señaló puntos débiles. Más tarde se encontraría con unos conocidos guerreros. Buenos guerreros.

 

Sesión en MP3 (2.339 KB)